El futuro líder de UPN niega haber alterado una oposición para perjudicar a las mujeres

El alcalde de Tudela, nuevo vicepresidente de UPN y previsible futuro candidato de la formación regionalista navarra en las autonómicas de 2027, Alejandro Toquero, ha vuelto a protagonizar una polémica.

Pocos días después de que los socialistas denunciasen su gestión «antidemocrática y caciquil», el Tribunal Administrativo de Navarra (TAN) ha tumbado una oposición del Ayuntamiento de Tudela porque fue modificada para dificultar el acceso a las mujeres.

ELA, que fue uno de los sindicatos que interpuso un recurso contra la oposición, asegura que las bases de convocatoria de 3 plazas de Policía Local contenían unos requisitos ilegales porque las pruebas físicas de las mujeres aspirantes vulneraban la legislación estatal y foral sobre el acceso a los cuerpos de Policía.

La resolución anula las pruebas 1 y 4, modificadas respecto a convocatorias anteriores de 2021 y 2022, cuya exigencia física se ha aumentado sin justificación ninguna solo para las mujeres aspirantes, y, además, abre la posibilidad de modificar la convocatoria para realizar las pruebas con los parámetros anteriores.

Según recoge la resolución del TAN, la convocatoria de 2023 para 3 plazas de agente en Policía Local de Tudela introduce cambios sustanciales en dos de las cuatro pruebas físicas, pero solamente para las mujeres aspirantes, aumentando la exigencia física respecto a los hombres candidatos.

El tribunal considera que esta convocatoria es contraria a la Ley Foral de Policías de Navarra, «porque el Ayuntamiento ha adoptado medidas en el sentido contrario, para dificultar la incorporación de las mujeres a la función policial».

ELA considera demostrada «la actitud machista y abusiva del equipo municipal que dirige el alcalde Alejandro Toquero», que según el sindicato «no ha dudado en incumplir la ley para perjudicar a las mujeres en el acceso al empleo público».

En los últimos años ya se han anulado otras convocatorias en la segunda ciudad navarra por población y el sindicato asegura que estos hechos «recaen sobre el bolsillo de la ciudadanía de Tudela, que paga las costas del juzgado por los juicios que este equipo de gobierno pierde y, sobre todo, recaen sobre quienes pasan meses enteros de su vida preparando una oposición que puede quedar anulada, total o parcialmente, por decisiones políticas erróneas cuyos promotores siempre salen impunes».

tut Moncloa
Alejandro Toquero.

Toquero asegura que la anulación de la oposición se debe a «un tema técnico» y ha anunciado que tomará medidas para defenderse: «No voy a permitir que ni ELA ni nadie me acuse de cosas tan graves».

UN SINFÍN DE POLÉMICAS

El ‘Ayuso tudelano’ ha sido noticia en los 5 años que lleva a frente del Ayuntamiento de Tudela por cobrar dietas de forma irregular, gastar más de 400 euros públicos en invitar a casi 50 cubatas en las fiestas locales, decir que en la capital ribera «nadie habla euskera», o denunciar una supuesta trama de empadronamientos ilegales de la que finalmente nada más se ha sabido.

Sus broncas con la oposición, sus problemas con varios medios de comunicación y su eterna guerra contra el Gobierno socialista que lidera María Chivite no han impedido ni que Tudela le premiase con una mayoría absoluta en 2023, en parte porque la ciudad es un tradicional bastión regionalista, ni que se haya convertido en vicepresidente de UPN pese a las amplias dudas que su controvertida figura suscita en la familia regionalista.

REPARTO DE CARTAS EN EL ÚLTIMO CONGRESO DE UPN

La exalcaldesa de Pamplona Cristina Ibarrola se convirtió a finales de pasado mes de abril en la nueva presidenta de Unión del Pueblo Navarro, que cuenta como nuevo vicepresidente al que se barruntaba como candidato alternativo, Alejandro Toquero.

El sector cercano al expresidente de UPN, Javier Esparza, retuvo el control orgánico y aparcó el debate ideológico a cambio de prometer que no rivalizarán por la candidatura autonómica de 2027 contra Toquero, que en 3 años podría competir contra la presidenta foral María Chivite mientras Ibarrola intentará recuperar la vara de mando pamplonica.

Un sector crítico con el apaño renunció a presentar candidatura rival y, finalmente, tampoco peleó por integrarse en la Ejecutiva después de haber retirado sus candidaturas por el presunto trato de favor que disfrutaron las corrientes lideradas por Ibarrola y Toquero, que coparon los 21 puestos del órgano de dirección.