Cayetana
Cayetana Álvarez de Toledo

Cayetana Álvarez de Toledo no era la portavoz preferida de Alberto Núñez-Feijóo y Juanma Moreno, que buscan un público centrista que no vio con buenos ojos que la ex portavoz parlamentaria del PP llamase “terrorista” a un luchador antifranquista como es el padre de Pablo Iglesias.

Tampoco aplaudieron que la diputada del PP tildase de “golpista” a La Sexta (perteneciente a un grupo transversal, constitucional y unionista como Atresmedia). Ni que afirmase en El País que Juan Carlos I, desacreditado por sus escándalos económicos, no debía haberse marchado de España.

HIBERNANDO EN BUSCA DE UN PACTO PP-VOX

Si la crisis económica relacionada con la situación sanitaria provoca un adelanto electoral, quizás a 2022, un pacto PP-Vox podría llevar a Pablo Casado a La Moncloa y quizás a Cayetana Álvarez de Toledo a un ministerio… por petición de Santiago Abascal.

Para ello Álvarez de Toledo hibernará en su silente escaño y se quitará el mono de portavocear mediante un canal de Youtube que puede agriarle la legislatura a Pablo Casado, consciente de que su ex mano derecha ya se revolvió contra Mariano Rajoy.

CALABAZAS PARA CAYETANA

Cayetana pretendía ser una de los 44 diputados del PP que asistieran de manera presencial al Pleno y a las Sesiones de Control, pero su partido se lo ha negado. Y ella no se queda callada: “Yo sigo pensando que la política puede ser una actividad adulta, digna y de calidad”, asegura.

La extertuliana de Es Radio pretendía formar parte de la Comisión Constitucional del Congreso y de Política Territorial, Justicia, Exteriores o Igualdad, pero el PP le dijo que la prefería en Hacienda, Unión Europea y Ciencia y Universidades.

“La nuestra es una democracia con partidos fuertemente jerarquizados y eso merma la libertad, el perfil y la voz de los parlamentarios y, por tanto, también su responsabilidad directa ante los electores y su capacidad de presentación”, asegura la enemiga de Teodoro García Egea.

ALTERNATIVA

Álvarez de Toledo asegura que “una alternativa constitucionalista es posible” en Cataluña y y dice que “España no puede ser un tablero inclinado en el que las formaciones nacionalistas y la izquierda juegan con ventaja”.

Y con esta supuesta anomalía quiso acabar la hoy defenestrada diputada, que aseguró que Casado considera que su “visión de la libertad es incompatible con su autoridad” y afirmó que con su caída se lograba “un PP más homogéneo, pero no más fuerte”.

También asegura que mantendrá el escaño, “creo que la libertad no es sinónimo de indisciplina”, y se muestra orgullosa de su legado: “Lo más relevante que he hecho como portavoz del PP es impugnar la superioridad moral de la izquierda”.

CAYETANA CONTRA RAJOY

En otoño de 2015 Mariano Rajoy ya tuvo que soportar su revanchismo tras la decisión del PP de no contar con ella para las listas de diciembre de finales de año. Álvarez de Toledo, en un tardío ataque de dignidad, quiso ser la que ‘dejaba a su par’ en público: “Anoche comuniqué al presidente Rajoy mi deseo de no volver a formar parte de su candidatura”, escribió.

En El Mundo, que en aquel momento tenía una línea editorial escasamente proclive al PP, dijo que no podía ir en listas al no encontrar “argumentos suficientes para defender la gestión del Gobierno ni para pensar que el presidente Rajoy actuaría de forma distinta a como lo ha hecho hasta ahora”.

“No podría porque creo en la responsabilidad del liderazgo y en la política como una suma de convicciones, coraje y capacidad de desafío. Ni la hipótesis de una renovación profunda de las candidaturas del PP ni la incertidumbre que provoca el resto de opciones políticas pueden compensar lo que me parece un hecho incontestable: en estos cuatro años de mayoría absoluta, la democracia ni se ha regenerado ni se ha defendido”, añadió.

Y remató: “Es verdad que el presidente Rajoy evitó el rescate y que la economía se recupera. Pero el Gobierno ha despreciado la política (…) Para mí, la actitud del presidente Rajoy ante el reto separatista catalán ha sido determinante”. Otros compañeros pensaron que lo que le movió a escribir el artículo fue la actitud del presidente Rajoy ante el reto de confeccionar listas…

Comentarios