Bien entrada la ‘nueva normalidad’, las terrazas y restaurantes de los bares reciben a diario a clientes que permanecen en sus instalaciones durante al menos una hora o más. Si bien, cuando acudimos a ellas, es para comer y beber junto a más personas, aún hay que tener en cuenta algunas pautas a la hora de compartir alimentos y bebidas en plena situación todavía de riesgo.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba el 9 de junio el Real Decreto-ley 21/2020 por el que se tomaban medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19. Y en concreto, para el sector de la hostelería, lo resumía en una sola medida: 1,5 metros pasa a ser la distancia de seguridad considerada para determinar aforos de los locales, en lugar de los 2 metros considerados en las normas impuestas para las fases 1, 2 y 3.

Cuestión de sentido común

comer-beber-bar-covid-19

Aparte de las medidas de prevención propuestas por el Ministerio de Sanidad en las que se incluye: la toma de la temperatura corporal antes de entrar, la desinfección de manos, utensilios y todos de uso individual, la reducción del aforo, separación de mesas a través de mamparas y otros sistemas, o el uso de la mascarilla, todavía muchas personas se resisten a acudir a estas reuniones sociales por el posible riesgo que podría suponen. ¿Por qué?

En realidad, no solo estas medidas son responsabilidad del los establecimientos hosteleros, sino que todos somos responsables de cumplir con las medidas para evitar posibles nuevos contagio. Así, cuáles son los peligros o riesgos que aun esconde comer o beber en un bar por el covid-19?

Comentarios