lunes, 30 noviembre 2020 06:08

Desmantelada la primera fábrica subterránea de tabaco de Europa

La Guardia Civil, con la colaboración de EUROPOL, ha desarrollado la operación “Hannibal” íntegramente en la provincia de Málaga, mediante la cual ha podido desmantelar la primera fábrica subterránea de tabaco de Europa.

Los agentes han logrado desarticular una organización criminal compuesta por ciudades de nacionalidad británica, lituana y ucraniana. El grupo se dedicaba a fabricar y comercializar de forma ilícita tabaco, además de al tráfico de estupefacientes.

En la operación, llevada a cabo por el Grupo de Delincuencia Económica de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, han colaborado los cuerpos y fuerzas de seguridad británicos, con el fichero AP SMOKE de EUROPOL, además de otras autoridades policiales de otros países de Europa.

Fruto de la intervención policial han resultado detenidas un total de 20 personas. Además, los agentes han practicado 13 registros domiciliarios y varias naves industriales, en las cuales fue posible intervenir 153.000 cajetillas de tabaco listas para su venta y 17.600 kilogramos de picadura de tabaco. De igual forma se aprehendieron 20 kilogramos de hachís y 144 kilogramos de marihuana, y fue desmantelada una plantación “indoor” de esta última sustancia estupefaciente.

La organización criminal se encontraba integrada principalmente por personas de nacionalidad británica. De hecho, uno de los principales cabecillas del grupo, de 30 años de edad, estaba huido de las autoridades inglesas tras no haber regresado a prisión después de recibir un permiso penitenciario. Este ciudadano cuenta con antecedentes por tráfico de drogas y falsificación de documento de identidad.

Otro de los arrestados, de nacionalidad lituana, también estaba huido de la justicia de su país por delitos relacionados con el contrabando.

3.500 CIGARRILLOS DE TABACO POR HORA

El grupo criminal adoptaba fuertes medidas de seguridad para tratar de eludir cualquier posible acción policial. Sin embargo, los investigadores de la Guardia Civil han podido descubrir y desmantelar una fábrica clandestina de tabaco que se encontraba bajo tierra. Se trata de la primera fábrica clandestina de tabaco “underground” localizada en Europa, con una capacidad para producir 3.500 cigarrillos por hora.

La fábrica se encontraba oculta en una cuadra de caballos para tratar de no levantar las sospechas. En ella se había instalado maquinaria pesada que, empujando un contenedor marítimo de gran tonelaje, permitía tener acceso a las instalaciones clandestinas.

En la noche en la que tuvo lugar la actuación policial sobre la organización criminal fue cuando, tras haber empujado unos metros este contenedor, se pudo descubrir la entrada de la fábrica subterránea, la primera hallada en Europa. Esta estaba situada a cuatro metros bajo el suelo y se accedía a través de un montacargas y unas escaleras.

Desarticulada en Málaga la primera fábrica clandestina de tabaco suberránea de Europa
Al acceder a la fábrica clandestina, los agentes localizaron a seis trabajadores en su interior con grandes dificultades para respirar.

6 TRABAJADORES ENCERRADOS

Después tener acceso al interior de la fábrica clandestina, los agentes encontraron a 6 trabajadores de nacionalidad ucraniana. Estaban en condiciones insalubres y sin contacto alguno con el exterior, estando totalmente encerrados y abandonados debido a que el resto de los miembros del grupo criminal habían sido detenidos ese mismo día por la mañana. Los arrestados no comunicaron a los agentes la situación de estos trabajadores, abandonados a su suerte.

La sostenibilidad de la primera fábrica subterránea de Europa dependía de un generador eléctrico de grandes dimensiones. Este generaba un circuito de aire en las instalaciones. El generador, que era alimentado por gasoil y debía ser repuesto a diario, se apagó durante el día de la actuación policial. Esto provocó que el aire ya no funcionase y que las condiciones en el interior de la fábrica fuesen peligrosas para la salud de las personas halladas en su interior.

Los propios trabajadores, al ser conscientes de la falta de aire, decidieron dirigirse a la salida de la instalación. Sin embargo, pudieron comprobar que estaba bloqueada desde el exterior, por lo que comenzaron a golpear el contenedor que bloqueaba la salida y a gritar.

A pesar de ello, los agentes no se dieron cuenta de las señales de auxilio, ya que la instalación estaba construida de forma insonorizada. De esta forma podían evitar que el ruido de las máquinas en funcionamiento llegase al exterior, reduciendo las posibilidades de ser detectados por la policía.

Tras detectarse el acceso a la fábrica clandestina, los agentes llegaron a su interior y se encontraron inesperadamente con los seis trabajadores. Ellos presentaban dificultades para respirar al estar en un ambiente totalmente insalubre, por lo que se procedió a su liberación y rescate.

GRAVE RIESGO PARA LOS TRABAJADORES

A pesar de que los miembros de la organización criminal detenidos eran conscientes de la dificultad para hallar la fábrica subterránea y que en el interior de la misma había 6 trabajadores, no lo manifestaron a los agentes en ningún momento.

Esto hizo que esas personas estuviesen en un grave riesgo. La desconexión del generador o su paralización por falta de combustible podrían provocar su muerte. De no haber sido hallados por los agentes a tiempo, la falta de oxígeno habría provocado que las condiciones fuesen incompatibles para la vida y supervivencia de los trabajadores.

La fase de explotación de la operación la desarrolló el Grupo de Delincuencia Económica de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Ha contado con la colaboración de varias unidades de la Comandancia de Málaga como la Unidad Orgánica de Policía Judicial, el Seprona y Seguridad Ciudadana. También han brindado su apoyo el Grupo de Acción Rápida, el Grupo de Reserva y de Seguridad, el Servicio Cinológico y el Escuadrón de Caballería de la Guardia Civil.

Toda la operación ha estado coordinada por el Juzgado de Instrucción número 1 de Ios de Coín. Se ha decretado el ingreso en prisión para 12 de los detenidos.

FÁBRICAS CLANDESTINAS DE TABACO EN ESPAÑA

Esta se ha convertido en la primera fábrica subterránea localizada en España y en Europa. Sin embargo, las fábricas clandestinas llevan varios años siendo detectadas.

La primera fábrica ilegal de España se detectó en 2013 en Coslada (Madrid). En esta operación se detuvo a 6 personas y se aprehendieron más de 16 toneladas de picadura de tabaco. Un año más tarde se desmanteló otra en un polígono industrial de Vitoria, la cual producía 6 millones de cajetillas al mes. En esta intervención policial se detuvo a 18 personas.

Posteriormente se produjeron nuevas intervenciones en Toledo, Sevilla, Cáceres y Alicante. Desde 2013 se han desmantelado más de seis centros de producción de tabaco ilegal en España.