miércoles, 2 diciembre 2020 16:11

Las excusas más habituales de los que ponen los ‘cuernos’

Las personas que ponen los cuernos necesitan de buenas coartadas para poder hacerlo. Sabiendo que España es uno de los países donde más infidelidades se cometen, tanto por parte de los hombres como de las mujeres, no hay duda de que debemos estar más pendientes que en cualquier otro lugar.

Muchas son las cosas que pueden denotar que nos están engañando. Por eso, cuanta más información tengamos, más sencillo será darnos cuenta por nosotros mismos y huir de la necesidad de contratar a un especialista en el tema. Por ejemplo, de acuerdo a una encuesta realizada por la plataforma Victoria Milan, el 76% de los hombres ven a sus amantes en las fiestas navideñas. Y, para eso, necesitan tener una buena excusa, pues son fechas muy familiares.

Si piensas que puede ser tu caso, puedes descubrirlo. Estas son las excusas más habituales de los que ponen los cuernos.

Comprar en el super, una de las excusas más dadas cuando te ponen los cuernos

comprar super cuernos

Cuando no estamos en fiestas ni en ninguna época especial, una de las excusas que más ponen los infieles es también la más básica. En el puesto número uno, tenemos aquella de “Voy a salir porque necesito coger algo del supermercado“. A pesar de su sencillez, es también la más efectiva, pues se puede demostrar volviendo a casa con la cesta de la compra llena.

El tener que ir a por algo que resulta primordial para comer es algo de lo más común. Entre los alimentos que destacan dentro de la excusa podemos encontrar huevos, pollo o incluso leche. De hecho, es curioso cómo, algunas personas, llegan a tirar la leche del brick por el fregadero para tener como excusa el ir a comprar una nueva.

Si es este el caso, debemos estar pendientes de si nuestra pareja vuelve con la bolsa llena de los productos que ha dicho que iba a comprar. En ocasiones, el tiempo se les puede echar encima y se les puede llegar a olvidar que tenían que ir a la tienda. Este es el momento exacto en el que lo puedes pillar en un renuncio.

Ir de compras, de cualquier tipo, en el segundo puesto

ir de compras

Después del supermercado, la segunda excusa que más escuchamos de boca de aquellos que ponen los cuernos, es la de tener que ir a comprar cualquier otra cosa. No siempre ponen como excusa el tener que acudir a por productos de primera necesidad.

En ocasiones, puede ser ir a hacer compras relacionadas con cualquier hobby que tenga, para el coche, de ropa, etc. Aquí también es importante conocer a la perfección las aficiones de nuestra pareja para percatarnos de pequeños detalles. Por ejemplo, si menciona alguna que no conocíamos o que nunca le hemos visto poner en práctica, puede que este sea el detonante de haberlo pillado con las manos en la masa incluso antes de que se vaya a ver a la otra persona.

Cuando llega la época de la Navidad, el 32% de las excusas registradas versan sobre la necesidad de tener que ir a ultimar las compras navideñas, sobre todo en las mujeres. Si tenemos la sospecha porque vemos que nuestra pareja cumple con otros requisitos, quizá sea el momento de comprobarlo a través de este método y escuchar todo lo que dice al pie de la letra, con el fin de ver si lo cumple.

Planes con viejos amigos o trabajo, la baza de los que ponen los cuernos

trabajo cuernos

En el caso de los hombres, una de las excusas que más utilizan aquellos que ponen los cuernos, de hecho se repite en el 33 por ciento de los casos, es la de que van a hacer planes con viejos amigos. Nos dirán que ni siquiera los conocemos, y por eso ni siquiera nos invitarán. Si no tienes conocimiento de los mismos, puede que tu pareja no esté siendo todo lo sincera que se intenta mostrar.

Acudir a una reunión o cena de empresa es otra de esas excusas mejor elaboradas. Casi nadie se mete con el trabajo del otro y menos si este menciona que es importante. Por eso, es común ver cómo tanto hombres como mujeres se ponen de acuerdo en echar mano de la baza del trabajo cuando las demás excusas parecen demasiado obvias.

En la época navideña, por ejemplo, el 20% de las excusas están relacionadas con la necesidad de acudir a la cena de la empresa o a cualquier otro tipo de fiesta con viejos conocidos o compañeros de trabajo. Casi en ningún momento, el infiel dirá que ha quedado con alguien que su pareja también conozca ni con un amigo en común, ya que la mentira podría quedar al descubierto en un corto espacio de tiempo. Por eso, debemos estar atentos a estas señales tan importantes. Cuando se repita eso de que van a salir o quedar con personas que no conoces, puede que tus sentidos tengan que ponerse alerta.

Así serán las excusas que nos podemos encontrar

excusas

A la hora de elaborar una buena excusa, aquellos que ponen los cuernos prefieren dar respuestas simples y sencillas cuando su pareja se interesa por qué tienen que hacer ese día o noche para salir de casa tan apurados.

En materia de excusas, lo que más se lleva es el hecho de no precisar demasiado ante las preguntas, dar respuestas vagas y no realizar excusas muy elaboradas. Esto es para que, si más adelante no se acuerdan, no se lleguen a liar con sus propias mentiras. Cualquier cosa puede resultar fatal para que la pareja les termine pillando, por lo que es mejor dejar las cosas a medio decir que terminar pillándose los dedos demasiado pronto.

Si empiezan a pensar lugares, horas y detalles, como nombres, más posibilidades habrá de que se terminen olvidando de lo que han dicho en primer lugar. Eso convierte a algunas excusas en fáciles de identificar por el otro miembro de la pareja que está siendo engañado. Las excusas, en todo caso, contendrán poca información, para que la tarea resulte más sencilla.