renta básica universal
Daniel Raventós, gran gurú de la renta básica universal. Foto: Captura Youtube.

Podemos irrumpió en la política estatal en 2014 y provocó el susto en las plantas nobles del país por su controvertida promesa económica: la implantación de una renta básica universal. Hace poco más de cinco años Pablo Iglesias compartía por Twitter, invitaba a ‘La Tuerka’ y masajeaba en público a Daniel Raventós, economista, profesor de la Universidad de Barcelona, editor de Sinpermiso.org y presidente de la Red Renta Básica.

Raventós es desde hace dos décadas el gran gurú de la renta básica universal en nuestro país y ha mostrado su decepción porque el acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos no incluye la implantación de esta medida emancipadora.

Y es que el acuerdo firmado por Sánchez e Iglesias simplemente promete el refuerzo de la renta mínima de inserción, medida que lleva aplicándose con generosidad desde hace décadas en Navarra y Euskadi.

DIFERENCIAS ENTRE LAS DOS MEDIDAS

La renta básica universal implicaría que Amancio Ortega y su jardinero perciban un ingreso mínimo mensual. Los defensores de la medida aseguran que es una idea que apuesta por la libertad del ciudadano y sostienen que acaba con las condiciones de semiesclavitud del ubercapitalismo, que hunde el estrés y que estimula el activismo social.

Viviendas en alquiler

El Sindicato de Inquilinos en pie de guerra contra Blackstone

El Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid está en pie de guerra contra el "mayor casero" del mundo y ha organizado a bloques enteros de vivienda contra la subida de sus alquileres. Este casero posee más de 30.000 viviendas en España, con más de mil en Madrid. Esta compañía americana recibe e...

Los detractores, enfocados en el ámbito del liberalismo económico, aseguran que desincentiva el empleo y que es insostenible sin nuevas vías de ingresos porque, en un país como España, su implantación comprometería alrededor del 15% del PIB.

El PSOE y Unidas Podemos, sin embargo, han apostado por la renta mínima de inserción, medida que principalmente se aplica a los parados de larga duración. El acuerdo asegura que el Gobierno comenzará a aumentar “la prestación por hijo/a a cargo para familias vulnerables, y posteriormente mediante un mecanismo general de garantía de renta para familias sin ingresos o con ingresos bajos”.

Sánchez e Iglesias no se dan plazos para la implantación, hecho que al menos sí que se anunció en el fallido acuerdo presupuestario de otoño de 2018. Raventós, dolido por el incumplimiento de Podemos, ha protestado ante la traición de los morados.

LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL

Raventós define la renta básica universal como “el ingreso pagado por el Estado a cada miembro de pleno derecho de la sociedad incluso si no quiere trabajar de forma remunerada, sin tomar en consideración si es rico o pobre; o, dicho de otra forma, independientemente de cuáles puedan ser las otras posibles fuentes de renta, y sin importar con quién conviva”.

El coautor de ‘Renta básica universal: una propuesta de financiación racional y justa’ ya sabía que Iglesias llevaba tiempo dando marcha atrás sobre este asunto. Podemos llevó la renta básica universal en su programa de las europeas, mayo de 2014, pero medio año después ya habían reculado sobre esta medida.

EXPERIMENTOS A NIVEL GLOBAL

Algunas voces sostienen que la renta básica universal, que también cuenta con numerosos detractores dentro de la izquierda política, puede instrumentarse con un impuesto negativo sobre la renta, idea que tentó a Nixon hace medio siglo. En la actualidad a lo largo y ancho del mundo se están testando pruebas piloto sobre esta medida.

renta básica universal
El acuerdo entre PSOE y UP no implicará la implantación de la renta básica universal.

Alemania, Estados Unidos, Brasil o Kenia prueban, con diversos experimentos, su implantación. Aunque el país que más en serio se ha tomado el asunto es Finlandia, que se volcó en 2017 y 2018 en ver el funcionamiento que tenía este ingreso básico en 2.000 de sus ciudadanos.

Los impulsores de la medida aseguran que acaba con la desigualdad y atenúa la pobreza. En Finlandia sostienen que, por lo pronto, su puesta en marcha hace que mejore el bienestar, optimismo, la autoestima y la salud de sus habitantes.

Cierto es que en el país escandinavo se dio el experimento por fallido al no mejorar la situación laboral de los experimentados. Pero en estos tiempos marcados por esa epidemia silenciosa llamada suicidio no es baladí que se mejore en diversos parámetros relacionados con la estabilidad emocional.

PROMESAS

El PSOE se presentó el 10-N con un programa económico que prometía un “ingreso mínimo vital” para 730.000 hogares “como base de la libertad y los derechos de todas las personas”. Las ayudas que van desde los 426 euros a los 858 euros mensuales tenían un coste anual estimado de 6.500 millones.

Unidas Podemos por su parte prometía un “ingreso básico garantizado” que contemplaba una prestación que oscilaba entre los 600 y los 1.200 euros. Esta propuesta, mucho más ambiciosa que la de los socialistas, preveía alcanzar a 10 millones de personas y tenía un coste de ‘solo’ 12.000 millones anuales que previsiblemente se multiplicaría de ponerse en marcha.

EL ENFADO DE RAVENTÓS

Daniel Raventós comentó hace unos días en el ‘Hora 25’ de la Cadena SER que el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos que implica dar dinero a personas que prácticamente sobreviven sin ingresos “no se parece a la renta básica en nada”.

PSOE franquismo

Todos los partidos dan por hecho que vendrá otra crisis, menos el PSOE

  • Pablo Iglesias y Alberto Garzón han dado por hecho que España afronta una recesión económica y que quien debe pagarla son los ricos.
  • “Estamos hablando de un subsidio condicionado de los que conocemos y de los que han fracasado. Ahora mismo, en el reino de España, sabemos que hay un 19-20% de personas en riesgo de pobreza: de todas estas, no llega ni a un 9% las personas que están recibiendo un ingreso condicionado. Es un subsidio para pobres”, añadía.

    Es evidente que Podemos durante demasiados años ha jugado con la ambigüedad sobre este asunto: la renta mínima vital, que con diversos nombres está implantada en el norte desde hace muchos años, se parece poco o nada a la renta básica universal que prometían y que quizás debieran simplemente estudiar al igual que están haciendo en otros lares.

    Uno de los ejemplos que más se utiliza a la hora de defender esta causa es Alaska. En este estado norteamericano sus ciudadanos perciben alrededor de 2.000 dólares anuales derivados de los ingresos petroleros. Y, en parte gracias a ello, la desigualdad social está en mínimos y sirve de ejemplo para los otros 49 estados que componen el imperio presidido por Donald Trump.