Las joyas más exclusivas de la Tiara Cartier
La Tiara Cartier es una de las joyas más icónicas de la colección de la Casa Real.

Al contrario de lo que ocurre con otras monarquías de Europa, en la Casa Real española no existe una colección que reciba el nombre de “Joyas de la Corona”, las cuales se caracterizan por el elevado valor simbólico y económico que tienen.

Sin embargo, sí existen una serie de joyas exclusivas de la corona, denominadas “joyas de pasar”, las cuales fueron unas piezas constituidas por la Reina Victoria Eugenia de Battenberg, esposa del rey Alfonso XIII.

Este lote de joyas está compuesto por una diadema de brillantes, dos broches, un par de pendientes, dos collares de chatones, dos pulseras y algunos collares de perlas. Tras su fallecimiento en 1969, fueron legadas a Don Juan de Borbón, pasando posteriormente al rey Don Juan Carlos. Te contamos cuales son estas joyas tan preciadas.

TIARA DE LA FLOR DE LIS, UNA PIEZA ÚNICA DE LA CASA REAL

Tiara de la Flor de Lis, una pieza única de la Casa Real.

La única de las tiaras que la Reina Victoria Eugenia decidió mantener vinculada a la Casa Real fue la Tiara de la Flor de Lis. En ella aparecen tres flores de lis, el emblema de la Dinasía Borbónica. Por ello se considera que es la pieza más simbólica y representativa de la monarquía.

Esta joya fue un encargo de Alfonso XIII a la joyería Ansorena y se la regaló a su mujer en su boda en el año 1906. De hecho, Victoria Eugenia la estrenó el mismo día de la ceremonia.

Aunque en un primer momento era totalmente cerrada y circular, se fue abriendo para adaptarse a los nuevos tiempos, hasta ser una tiara abierta como es en la actualidad. Lo que sí se ha mantenido con el paso de los años y las épocas fue un diamante de 10 quilates que está situado en la flor central.

La reina Letizia la ha utilizado en varias ocasiones, al igual que su predecesora, la reina Doña Sofía.

Comentarios