Aunque somos uno de los líderes mundiales en pesca, no comemos tanto pescado como pareciera. Aún así, un país tan marítimo tiene mucha demanda y también muchos platos típicos y deliciosos. Uno de ellos es la lubina al horno con patatas. Es un clásico de muchos restaurantes y menús incluso que puedes emular en tu casa.

La lubina salvaje es un pescado de precio algo inaccesible, pero desde que este rico pescado se cría también en acuicultura, su precio se ha puesto al alcance de todos. Así que ya estás tardando en ir a la pescadería y, eso sí, comprar la pieza entera porque es como queda ideal al horno, con la cabeza incluida.

Los ingredientes para la lubina al horno

Al contrario de lo que pueda parecer, para hacer la lubina al horno, como la mayoría de pescados, no requiere de muchos ingredientes. Siempre la clave es el sabor del pescado y no necesita muchos aditamentos para no taparlo mucho.

  • 2 lubinas de ración (650 g. cada una)
  • 4 patatas medianas gallegas
  • 400 g. de almejas gallegas (japónica o babosa)
  • 1 cebolla mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra (para freír y un chorrito para el horno)
  • Perejil fresco y sal fina (al gusto de cada casa)