La Policía Nacional detiene a cuatro personas por corrupción de menores en Menorca
La Policía Nacional ha detenido a cuatro hombres, todos ellos con antecedentes penales, por corrupción de menores y delitos contra la salud pública en Mahón.

La Policía Nacional, en el marco de la operación “Kislani” ha detenido a cuatro hombres por corrupción de menores y delitos contra la salud pública en Mahón (Menorca). Se sospecha que los arrestados, todos ellos con antecedentes penales, podrían haber drogado y abusado sexualmente de menores con las que contactaban en parques de la ciudad.

La investigación actual deriva de un operativo desarrollado durante el pasado verano, la operación “Skate”. En esta última los agentes de la Policía Nacional detuvieron a 12 personas en la misma ciudad menorquina, al detectar un punto de venta y consumo de droga en un skate park. En ellos los adultos se relacionaban con menores de edad.

CORRUPCIÓN DE MENORES

Los investigadores pudieron comprobar cómo, a lo largo de las últimas semanas, los detenidos acudían con frecuencia a diferentes parques de Mahón (Menorca), donde se relacionaban con chicas menores.

Esta circunstancia provocó que se iniciara la operación “Kislani”. Su objetivo era el de confirmar la posible existencia de delitos por tráfico de drogas y abuso sexual.

En el transcurso de las investigaciones policiales, los agentes pudieron descubrir que los arrestados habían propuesto a varias menores un intercambio de carácter sexual. De esta manera, a cambio de mantener relaciones sexuales con ellos, les daban dinero, marihuana y otras sustancias.

Posteriormente, se comprobó mediante exámenes clínicos cómo algunas de las menores habían consumido diferentes sustancias como cocaína, cannabis y fármacos ansiolíticos.

Además de los intercambios propuestos en diferentes parques de Mahón, la Policía Nacional descubrió que algunas de las menores acudían a un inmueble en el centro de la ciudad, en el que residía uno de los investigados. Cuando regresaban a sus casas tras su paso por esta vivienda, presentaban síntomas de estar influenciadas por los efectos de las drogas.

De esta manera, se procedió a la detención de cuatro hombres residentes en Mahón. Dos de ellos son de nacionalidad española, uno dominicano y otro ecuatoriano, con edades comprendidas entre los 25 y los 48 años.

En la operación han colaborado un policía-tutor de la Policía Local, profesionales del ámbito de Menores y también de ciudadanos particulares.

Acusados de presuntos delitos de corrupción de menores y abuso sexual de varias menores de edad, algunas de ellas tuteladas por el Consell de Menorca, los arrestados pasaron a disposición judicial. Tres de ellos han ingresado en prisión.

OPERACIÓN ‘SKATE’

La operación “Skate” tuvo lugar el pasado verano. Por aquel entonces se pudo comprobar cómo acudían varios adultos a un Skate Park en el que se relacionaban con menores de edad. Este parque se encuentra situado por debajo del nivel de la calle, lo que junto a la existencia de unas cuevas cercanas, hizo que se dificultase la labor policial.

Esta circunstancia provocó que los agentes de la Policía Nacional tuviesen que incrementar el número de controles en la zona. De esta manera pudieron incautar sustancias estupefacientes e identificar a los menores que las consumían.

Ante la presión policial existente en la zona, los adultos que realizaban estas prácticas delictivas decidieron trasladarse a otro parque de esta ciudad de Menorca. Concretamente lo hicieron al de Es Freginal, donde se pudo comprobar cómo los mismos adultos seguían relacionándose con chicas menores. Con ellas consumían sustancias estupefacientes como la marihuana, además de utilizar a algunas de ellas para ocultar la droga.

Este operativo se saldó con la detención de 12 personas de diferentes nacionalidades. Además fueron aprehendidas sustancias como marihuana, cocaína y drogas de diseño. También fueron acusados de corrupción de menores y delitos contra la salud pública, así como por la posible existencia de abusos sexuales.

Cuatro detenidos en Menorca por corrupción de menores
La investigación actual deriva de un operativo policial llevado a cabo el pasado verano, en el que los agentes de la Policía Nacional detuvieron a 12 personas en Mahón.

UN SICARIO ENTRE LOS DETENIDOS

Uno de los detenidos, de nacionalidad dominicana, es el sicario que contrató una pareja de amantes para acabar con la vida del marido de ella. El suceso tuvo lugar en agosto del pasado año, aunque gracias a la actuación policial no llegó a producirse el crimen por encargo. No obstante, sí constan seguimientos a su objetivo.

Por el crimen fue detenida tanto la pareja como el propio sicario, al que pagaron 2.000 euros por adelantado para la comisión del mismo. Tras pasar a disposición judicial, los tres quedaron en libertad provisional.

Todo comenzó en el pasado mes de agosto, cuando una mujer realizó una llamada al 091 alertando del acoso que sufría por parte de un hombre cerca de su lugar de trabajo. El individuo fue detenido y las pesquisas policiales revelaron que ambos mantenían una relación sentimental.

El amante trataba de convencer a la mujer para que confesase su relación a su marido, amenazándola con la difusión de vídeos eróticos de ella.

LATA DE CERVEZA ENVENENADA

En el transcurso de las pesquisas policiales los investigadores pudieron constatar la existencia de una lata de cerveza envenenada. Esta cerveza sin abrir había sido, según la mujer, manipulada por el amante con el objetivo de envenenar a su marido.

Los análisis realizados de la misma confirmaron la existencia de una mezcla diluida de fármacos. Se descartó que la dosis fuese letal en caso de que se hubiese consumido, si bien sí podrían servir para dormir o menguar las facultades de la víctima.

CONTACTO CON SICARIOS

Una vez que el caso pasó a ser visto como un plan homicida, las investigaciones policiales confirmaron los contactos con sicarios por parte de la pareja. Esta se había encargado durante los meses anteriores de estudiar diferentes formas de acabar con la vida del marido. También indagaron sobre las maneras en las que podían ocultar el crimen y enmascararlo como una muerte natural.

El amante, principal sospechoso, trató de contactar con dos asesinos a sueldo en el extranjero sin éxito. Por este motivo la pareja se decantó por un sicario de la isla, el ciudadano de nacionalidad dominicana que ha sido arrestado en la operación “Kislani”. Con él sí alcanzaron un acuerdo y llegaron a abonarle 2.000 euros de adelanto para que cometiese el crimen. La rápida intervención policial lo evitó.

Además, se pudo comprobar que el amante intentó adquirir armas de fuego sin lograrlo, además de fármacos para eutanasia de uso veterinario. Sí adquirió una pistola de electroshock, aunque no llegó a hacer uso de la misma.

Ahora, el dominicano ha sido uno de los detenidos en Mahón (Menorca) por un delito de corrupción de menores y contra la salud pública.

Comentarios