gasolina
El escape un vehículo diésel. Foto: Europapress.

La política medioambiental del Partido Socialista ha golpeado fuerte al sector del automóvil. Las matriculaciones en agosto han descendido un 30,8% en comparación con el mismo mes del año anterior, según los datos de los fabricantes y concesionarios. Se han lanzado a las carreteras 74.490 coches, unos datos que confirman el desplome de las ventas de automóviles después de cuatro meses seguidos en negativo. Las normativas de emisiones, la crisis mundial que atraviesa el sector y la incertidumbre que ha generado sobre el sector la política y los mensajes del PSOE han repercutido en este sector tan relevante en la economía española. Ahora, Sánchez ha propuesto que los españoles no puedan vender coches de combustión en el mercado de segunda mano.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, quiere abordar la transición ecológica partiendo de los automóviles. Sánchez pretendía que a partir del año 2040 no se pudieran fabricar más coches diésel. Una medida que ha avisado en repetidas ocasiones y que ha tenido un impacto notable en la venta de este tipo de vehículos. Ahora, el presidente ha propuesto que los españoles no puedan vender a partir de 2040 sus coches de combustión en el mercado de segunda mano. En mayo de este año, de los coches nuevos, un 28,3% han sido diésel. Durante el mismo mes el año anterior la cuota del diésel, que ya estaba en mínimos históricos, era del 35,3%.

Los socialistas han lanzado el globo sonda de la prohibición del diésel en repetidas ocasiones. Pero la Unión Europea ha salido recientemente a desmentirlo. La comisaria europea de Industria y Mercado Interior, Elzbieta Bienkowska, ha destacado a finales de agosto de este año que una prohibición completa de los coches gasolina y diésel “no es compatible” con la legislación comunitaria. Unas declaraciones a las que el PSOE no ha contestado.

Iglesias Unidas Podemos

Unidas Podemos dinamita la investidura de Sánchez

No hubo acuerdo. Unidas Podemos lo intentó hasta el último suspiro, con una contraoferta en pleno Congreso, pero Pedro Sánchez ya no estaba dispuesto a recular. El PSOE no ha conseguido los apoyos suficientes, siquiera para sumar una mayoría simple. La formación morada ha optado por una abstención...

El otro frente del PSOE son las autovías y autopistas. Los socialistas han comentado en algunas ocasiones su intención de establecer peajes “simbólicos” que ayuden a hacer sostenible el mantenimientos de estas carreteras. Pero a finales de agosto el propio partido desmintió que se tratara de una de las medidas que el PSOE quiere llevar a cabo. Las progresivas restricciones a los automóviles y la incertidumbre sobre el futuro de los coches han motivado a muchos ciudadanos a no renovar su coche.

Aún así, el descenso de las ventas en lo que llevamos de año comparado con el año anterior es más abultado de lo que debería ser. En 2018, los vendedores y los concesionarios rebajaron considerablemente los precios de algunos de los coches más contaminantes ante la inminente llegada de una nueva normativa de emisiones. Les dieron una rápida salida, por lo que el volumen de ventas ese año fue mayor de lo esperado. El resultado de agosto fue una una subida del 50% que se sumaba a la del 19,3% de julio.

Otros de los factores que han azotado al sector del automóvil tienen que ver con la guerra arancelaria entre China y EE UU. Según los fabricantes, esta escalada de aranceles afecta directamente al precio de la fabricación de los automóviles. Tanto por la venta del producto final como por la compra de los componentes para fabricarlos. Al mismo tiempo, los casos de marcas que han trucado las emisiones de partículas contaminantes en sus vehículos se han multiplicado por el planeta, y su infracción se ha saldado con multas multimillonarias, razón por la que la venta de este tipo de coches ha experimentado un descenso importante.

Rey y Pedro Sánchez

Pedro Sánchez contra reloj: leyes e impuestos en el aire son el problema

Pedro Sánchez no ha conseguido ser reelegido presidente del Gobierno tras la sesión de investidura. Los resultados del 28 de abril parecían asegurar un Ejecutivo de izquierdas, pero las diferencias durante la negociación con Unidas Podemos han complicado esta posibilidad. Todavía no está todo decidi...

Aún así, tanto las marcas, como Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones), como los concesionarios (Faconauto), atribuyen el descenso de las ventas a la incertidumbre. Esta se refiere tanto a las dudas sobre qué ocurrirá con los vehículos de combustión como a las señales que indican que se producirá una desaceleración económica. La política del PSOE respecto a los vehículos de combustión ha sido agresiva, al menos verbalmente. Los socialistas han querido apoyar la transición ecológica sobre la prohibición de los vehículos de combustión, algo que afecta a las capas más bajas de la sociedad.

El mayor problema es que el dato de agosto, a pesar de ser algo excepcional debido a las ventas que se realizaron en el mismo periodo del año anterior, prevé un año negro para la venta de coches en 2020. Aún así, desde Anfac esperan que las ventas se recuperen este mes de septiembre. Pero las previsiones globales son pésimas. Al menos siempre que el PSOE, el partido con más opciones para seguir al frente del Ejecutivo, persista en una política medioambiental hostil contra los vehículos de combustión.

El sector del automóvil representa el 10% del PIB nacional. España es el segundo mayor fabricante de automóviles de Europa y el octavo a nivel mundial. Actualmente hay 17 plantas de fabricación de coches a lo largo de la geografía española, de los cuales, el 82% se exportan a más de 100 países distintos. Unos datos que reflejan el paso que tiene este sector en la economía nacional.

Comentarios