Pablo Iglesias
El chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero con un cartel colocado por varios jóvenes de Vox. Foto: Europapress.

“¿Entregarías la política económica del país a quien se gasta 600.000€ en un ático de lujo?”, se preguntó en 2012 Pablo Iglesias. La respuesta retórica era no. Pero si en vez de un ático, fuese un chalet, el criterio cambia. Al menos para el dirigente de Unidas Podemos. El líder de la formación morada ha dado un giro de 180 grados en su discurso. Primero se jactaba de vivir en un pequeño piso en Vallecas, ahora paga 100 euros al día a una salus para que cuide a sus hijos por las noches, según ha desvelado LOC.

El chalet de Galapagar fue un punto de inflexión para el discurso de Iglesias. Desde el mismo momento que adquirió una hipoteca de 600.000 euros, la famosa “casta”, tan presente en su discurso previo a las elecciones generales de 2015, desapareció. Una parcela de 2.300 metros cuadrados (260 construidos), una piscina y una casa para invitados fueron suficientes para alterar el discurso que el líder de Podemos había adoptado desde su irrupción en la política.

Hasta la sede parece haberse sumado a la antigua casta. “Yo querría una sede en un edificio en un barrio popular, donde hubiera bares de viejos, un parque cerca donde jugaran los niños, poder aparcar…”, afirmó en 2015 Iglesias en una entrevista para Jot Down. El partido ha decidido mudarse a un nuevo edificio, en el número 8 de la calle Francisco Villaespesa (Madrid), por dos millones de euros. Y lo cierto es que se puede aparcar, ya que las tres plantas construidas sobre los 2.180 metros cuadrados cuentan con garaje.

Iglesias Echenique Montero

Amor y ambición en el chalet de Podemos

Los atardeceres en Galapagar, entre pinares, son conspiradores y con un punto de resistencia. Muy diferentes a los de la Gran Vía, en la sede del diario Público, donde se reunían en sus primeros momentos Pablo Iglesias con los fieles de la primera hora, Juan Carlos Monedero, Tania Sánchez e Íñigo Er...

“Vivo en el Puente de Vallecas, en la Colonia Fontarrón y gano menos de mil euros al mes”, reivindicaba en 2013 con orgullo el dirigente de Podemos en La Sexta. Una época en la que al secretario general le resultaba sencillo hacer política y lograr los cambios deseados. Todo era cuestión de voluntad política. “Creo que prohibir las puertas giratorias es sencillísimo. Se hace un decreto ley y ya está. Acabar con los desahucios hipotecarios es sencillísimo, se hace una ley y se acaba con ello”, destacaba el líder de Podemos en mayo de 2014.

Y, en sus inicios, también tuvo tiempo para hablar del amor. “Estaría bueno que uno tuviera que enamorarse o elegir sus amistades en función de que estén en la misma formación política”, afirmaba en referencia a su expareja Tania Sánchez. Ahora, Iglesias tiene una nueva compañera sentimental. La favorita para sucederle al mando de la formación: Irene Montero. Y junto a ella, ha creado una familia que llevan adelante con la ayuda de una salus.

Esta salus es una enfermera que se encarga de cuidar a los gemelos de Iglesias y Montero todas las noches. Estas trabajadoras cobran alrededor de 12 euros la hora y trabajan para que los bebés descansen. Masajes, comida, gases… Todas las necesidades que tenga el niño por las noches, las cubren este tipo de enfermeras. Y así descansan. Y los niños también. Se pueden contratar sus servicios por meses o incluso años (hasta tres, según ha podido saber MONCLOA.COM). Si se hace así, puedes acceder a un descuento de hasta un 10%.

No es la primera vez que este tipo de asistente sanitario copa las portadas. Otros famosos, como Carlos Baute y Astrid Klisans, Sergio Ramos y Pilar Rubio o incluso la Infanta Elena han contratado los sevicios de una salus para que cuidaran de sus hijos por las noches. Se trata de un tipo de servicio no apto para todos los bolsillos, sin embargo, la nueva situación económica de Iglesias le ha permitido que este tipo de experta en puericultura cuide de sus mellizos cada noche. En su propia casa.

Iglesias fue preguntado por todos los medios una vez se compró el ya famoso chalet. Tanto, que para esclarecer dudas, el líder de la formación hizo en 2018 una consulta a sus bases en la que preguntaba si debía seguir al frente de Podemos. Una encuesta que ganó con el 68% de los votos. “Si pensáis que porque me he comprado una casa grande, yo ya no valgo para ser secretario general, me echáis”, recordaba este año Iglesias en el programa de Antena 3 El Hormiguero. Y lo ganó, pero con el 32% de los votos en contra, sin contar con la abstención, que para el líder político significaría un no.

“SOY COMUNISTA”

“Nuestros sueldos nos permiten emprender este proyecto”, destacó en mayo de 2018 el político en Facebook. Juntos pagarían 1.600 euros de hipoteca (800 cada uno). Sin embargo, en menos de un año Irene Montero e Iglesias ya han amortizado más de 60.000 euros de la hipoteca. Y es verdad que Galapagar no es un “barrio popular”, como definía Iglesias a Vallecas , pero le entusiasma igual. Tanto como su programa de televisión La Tuerka.

En este programa Iglesias dio sus primeros pasos como tertuliano. Aquí dijo algunas de las frases que ahora se le han vuelto en contra. Como defender la segunda enmienda de Estados Unidos y el derecho de los ciudadanos a poseer armas. Un planteamiento con el que Vox está de acuerdo. O cuando aseguró que “los presos deberían ir saliendo de las cárceles”, incluidos los de ETA.

Para Iglesias había que “hacer política masculina, con dos cojones”, como aseguró en 2013. Ahora, el programa electoral de Podemos contempla llevar a las aulas una asignatura de feminismo. Y además, había que “romper la cara a los fachas”, o por lo menos pedir disculpas por hacerlo en los debates televisivos. De hecho, afirmó que le gustaría movilizar al Ejército para dejar claro a los mercados que “las pistolas” las tenía él.

Comentarios