martes, 22 junio 2021 11:57

El culebrón de las municipales se acaba: las últimas sorpresas y alianzas

  • En Castilla-La Mancha, el PSOE y Cs tienen acuerdos en tres grandes ayuntamientos.
  • Ciudadanos y PP se han repartido el poder en Castilla y León.
  • La entrada de Vox en los acuerdos de la derecha ha tensado la negociación de los pactos. 
  • Intercambio de alcaldes cada dos años, gobiernos del tripartito o acuerdos que levantan ampollas son los protagonistas de la jornada de investidura en las municipales. Hoy se prevé que cientos de candidatos a la alcaldía tomen posesión de su cargo, pero no todos lo han tenido fácil para alcanzar consenso. Si tras el pleno no se ha decidido a un candidato, ganará automáticamente la lista más votada.

    Las disputas por el Ayuntamiento de Madrid y Barcelona, las dos joyas de la corona, son las más conocidas, aunque no las únicas. Alicante, Santander, Valladolid o Huesca son algunos de los territorios en los que todavía no se ha tomado una clara decisión. Las próximas horas serán claves para erigir un mandato estable para los próximos cuatro años.

    LAS GRANDES CAPITALES: MADRID Y BARCELONA

    Manuela Carmena y Ada Colau
    Manuela Carmena y Ada Colau durante una manifestación en Madrid. Foto: Flickr.

    Madrid y Barcelona son probablemente las ciudades con los pactos más controvertidos, polémicos y menos precisos de esta etapa post-electoral. Si bien es cierto que al contrario de lo que ocurre en la ciudad condal, en la capital, un posible entendimiento entre fuerzas de derechas parece lo más factible.

    PP, Ciudadanos y Vox tienen algo en común en Madrid: neutralizar a Manuela Carmena. En pos de esta premisa podrían dejar de lado sus diferencias y alcanzar una solución para desbloquear el consistorio municipal. En esta amalgama de enfrentamientos, la peor parte la tiene Cs.

    Los populares ya ha manifestado su conformidad con que Vox apoye los gobiernos en los que no sumen solo con Ciudadanos. Sin embargo, la formación naranja está sufriendo presiones desde dentro de su propio partido para que se aleje de Vox. Esto podría enfriar las negociaciones, aunque una posible solución que se está viendo estos días es que Vox apoye pero desde fuera, sobre todo desde el acuerdo de ayer entre PP y Ciudadanos en Madrid. Es decir, un pacto a la andaluza que parece evitar lo que más temen en Cs, que los relacionen directamente con el partido de ultraderecha.

    A priori este será el futuro de la capital, porque la otra alternativa ha perdido fuelle día tras día. La combinación PSOE, Más Madrid y Ciudadanos podría evitar un ejecutivo de derechas, pero Cs ya ha marcado previamente su línea roja con Carmena y es más improbable que ceda en su posición.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”30195″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La situación en Barcelona es, sin duda, aún más compleja. Ada Colau no da por perdida la capital y quiere una coalición con el PSC de Jaume Collboni, una opción que necesita el visto bueno de las bases de las comunes. No obstante, con esta alianza no sería suficiente y necesitaría la abstención de Ciudadanos para poder ser investida.

    Manuel Valls, el cabeza de lista de la formación naranja, ya ha manifestado su postura de favorecer a Colau, pero esta decisión ha abierto grietas en su partido. Cs no quiere apoyar a la barcelonesa e incluso tres de los concejales de Valls se han negado. Aunque para hacer efectiva la investidura solo necesitaría tres de los seis votos que Valls ofrece. Ahora habrá que ver si el francés desafía al partido que le acogió o se somete a las directrices de la Ejecutiva nacional.

    La otra alternativa, que precisamente Ciudadanos no quiere, es que gobierne la lista más votada, la del independentista Ernest Maragall. Para poder ostentar el mandato, Maragall necesitaría el respaldo de Junts per Catalunya y de Barcelona en Comú, aunque Ada Colau no se ha mostrado favorable a esta opción.

    CASTILLA-LA MANCHA, LA COMUNIDAD DE AYUNTAMIENTOS COMPARTIDOS

    Emiliano Garcia-Page
    Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha durante un acto. Foto: Flickr.

    Los pactos en la comunidad manchega se han hecho como buenos hermanos: ni para ti, ni para mí, para los dos. Los representantes de Ciudadanos y del Partido Socialista han tomado la decisión de compartir varias alcaldías en grandes ciudades. Una solución, de dos años de gobierno para cada partido, que muestra el levantamiento del veto que Cs le ha hecho al PSOE, al menos en esta autonomía.

    De esta manera, ya están cerrados los pactos en Ciudad Real y en Albacete. En la primera, el PSOE gobernará durante los dos primeros años, mientras que en Albacete lo hará Ciudadanos primero. Así mismo en Guadalajara la alcaldía será para los socialistas y la primera tenencia de alcalde para los de Albert Rivera.

    Además de los acuerdos por las capitales de provincia, ambos partidos también se han repartido algunos ayuntamientos municipales. Villanueva de los Infantes, Camuñas, Madridejos, Ocaña o Villamanrique serán dirigidas por los socialistas con apoyo de Cs, mientras que en Borox, Dosbarrios y Yunclillos será Ciudadanos quien obtendrá la alcaldía con los votos del PSOE.

    PP Y CIUDADANOS SE REPARTEN CASTILLA Y LEÓN

    PP y Cs Castilla y Leon
    Reunión del PP de Castilla y León con Ciudadanos para cerrar acuerdos en la comunidad. Foto: Twitter.

    Los populares y Ciudadanos han llevado a cabo un intercambio de cromos en la comunidad. El PP ha conseguido revalidar la presidencia autonómica gracias a un pacto con la formación naranja y eso necesita una recompensa en forma de alcaldías y diputaciones. Dos de ellas son la de Burgos y la de Palencia.

    Ciudadanos ha conseguido la alcaldía de Burgos con el apoyo del PP y Vox. Con esta alianza Vicente Marañón releva al popular Javier Lacalle, que ha ocupado el puesto durante los últimos ocho años. La misma fórmula también se ha repetido en Palencia, donde Mario Simón, candidato de Cs, asumirá el mandato.

    En virtud de este acuerdo, la formación naranja también se hará con varias de las diputaciones de la comunidad. Cs presidirá dos de ellas, la de Segovia y la de Burgos. De momento ninguno de los dos partidos ha confirmado alguna otra diputación o alcaldía.

    Mientras tanto, en la ciudad de Valladolid, el socialista Óscar Puente tiene todas las papeletas para perpetuar su mandato. El PSOE ha conseguido ampliar su número de apoyos, al pasar de 7 a 10 concejales, y ahora necesitará solamente el respaldo de Valladolid Toma la Palabra para revalidar el cargo. La formación local ya ha anunciado que está dispuesta a investir a Puente a cambio de negociar su entrada en el gobierno municipal. Puente ya pactó con VTLP en la anterior legislatura cuando fue nombrado alcalde.

    EL PSOE, PENDIENTE DE CIUDADANOS EN ANDALUCÍA

    Susana Diaz y Juan Marin
    Susana Díaz, expresidenta de la Junta de Andalucía, y Juan Marín, actual vicepresidente andaluz, durante un encuentro. Foto: Junta de Andalucía.

    El Ayuntamiento de Jaén contará con un nuevo alcalde después de años de hegemonía popular. O al menos eso es lo que espera el Partido Socialista. El PSOE jiennense cree que la prioridad ahora es acabar con el gobierno del PP y apela a Cs, con quien reconoce tiene varios puntos en común, para alcanzar una alianza que les dé la alcaldía.

    Sin embargo, Cs tiene nuevamente la última palabra, ya que podría revalidar al PP con la ayuda de Vox. Loles López, la secretaria popular en Andalucía, ha corroborado que su formación está negociando con ambos partidos para adoptar esta solución y mantener, al también senador, Javier Márquez al frente del consistorio.

    [td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”34165″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

    La misma situación se plantea en el Ayuntamiento de Granada. La combinación PSOE y Cs podría revalidar en el cargo al socialista Francisco Cuenca. Una opción que parece menos probable que la jiennense dado que Ciudadanos se niega a apoyar a Cuenca por “estar imputado”. Esto plantearía la posibilidad de que se formara nuevamente un ejecutivo a tres con los partidos de derechas.

    DOS DE LAS TRES PROVINCIAS DE ARAGÓN SIGUEN SIN CERRAR UN ACUERDO

    Javier Lamban y Pilar Alegria
    Javier Lambán, presidente de Aragón, junto a Pilar Alegría, candidata a la alcaldía de Zaragoza. Foto: Flickr.

    Los socialistas han ganado en Zaragoza pero no tienen asegurado su futuro, ya que con sus socios preferentes, Podemos, no alcanzan la mayoría. La clave pasa nuevamente por Ciudadanos. Los seis concejales del partido de Albert Rivera son determinantes para que el PSOE vuelva a recuperar el mandato que perdió hace cuatro años a manos de Zaragoza en Común.

    En el lado contrario, la confluencia de las fuerzas de tres derechas suman por primera vez, tras doce años de gobiernos socialistas. Ciudadanos tendrá que decidir si finalmente favorece el continuismo de izquierdas o cambio facilita un nuevo ejecutivo al frente del consistorio municipal.

    Tampoco está decidido el futuro de Huesca. La situación que se presenta en la ciudad es análoga a la de Zaragoza. Ciudadanos es la llave que decidirá si el Partido Socialista asciende al poder o lo hace la suma de partidos de derechas, junto al PP y Vox.

    CIUDADES EN LAS QUE PODRÍA GOBERNAR EL TRIPARTITO

    PSOE en Alicante
    El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana, y el candidato a la alcaldía de Alicante, Paco Sanguino. Foto: Twitter.

    Además de los anteriores municipios, hay un total de cinco ayuntamientos en las que la fórmula PP, Ciudadanos y Vox podría hacerse con el poder. En Alicante, la unión de las tres formaciones parece la salida más probable. La otra alternativa sería que el PSOE, empatado a 9 concejales con el PP, llegara a un acuerdo con Cs y Compromís pero esta solución parece la menos probable a no ser que el PSOE llegara a un entendimiento con Ciudadanos e hicieran un intercambio de cromos. En ese caso, los socialistas podrían cederle el ayuntamiento de la ciudad a cambio de que Cs les apoyara para presidir la Diputación.

    En Cáceres, Badajoz y Santander se plantea la misma situación. En las dos ciudades extremeñas Ciudadanos decide si se queda con el PSOE o apuesta por la fórmula del tripartito. Mientras que en Santander, el bloque de derechas, encabezado por el PP, intentará revalidar el poder, mientras que los socialistas buscarán un acuerdo con la suma del PRC y Cs. De momento, la formación naranja no se ha cerrado a ninguna de las dos posibilidades.

    LOS DIFERENTES ESCENARIOS DE PAMPLONA Y OURENSE

    Gonzalo Perez Jacome
    Gonzalo Pérez Jácome, líder del partido Democracia Ourensana. Foto: Twitter.

    Pamplona ya tiene decidido quién será su nuevo líder. La confluencia Navarra Suma liderará la ciudad después de recibir el apoyo del PSOE. Esta acción está cargada de simbolismo y podría ser clave para la conformación de un acuerdo en la comunidad. La coalición de derechas ha criticado al partido de Pedro Sánchez de apoyar a soberanistas, pero en esta ocasión no ha sido así.

    Por último, en Ourense, el partido Democracia Ourensana tiene la llave para decidir el futuro gobierno municipal: o PP o PSOE. El líder de la formación local, Gonzalo Pérez Jácome, no se cerraba en principio a ninguna alternativa, hasta que finalmente optó por el PP. Por su parte, ni Ciudadanos ni BNG son decisivos para estos pactos ya que solamente cuentan con dos concejales cada uno.