viernes, 25 junio 2021 11:36

Policías nacionales se compran sus propias mascarillas en una farmacia de Chamartín

En plena crisis sanitaria por el coronavirus, el Estado no facilita mascarillas ni guantes a los cuerpos de seguridad. Según un audio al que ha tenido acceso Moncloa.com, un grupo de diez policías nacionales han tenido que ir ellos mismos a comprar un equipo básico y necesario para el desarrollo de su trabajo: mascarillas, guantes, gel desinfectante.

“Estoy ahora mismo en la estación de Chamartín y he visto entrar en la farmacia de aquí a diez policías nacionales” contaba la testigo de la escena, que se acercaba a ver que pasaba en la farmacia.  “Están comprándose de su dinero guantes y gel desinfectante, y las mascarillas estaban agotadas” afirmaba, mientras que indignada se quejaba de esta irresponsabilidad del Estado “la policía nacional, que vela por nosotros tienen que estar comprándose material de protección porque el Estado no se lo suministra”.

Según declaraciones de estos policías, el Estado no está suministrando ningún tipo de material de protección a el cuerpo de seguridad del Estado, sino que son ellos mismos quien tiene que pagarlo. Y es que, en un Estado de alarma en el que los propios enfermeros están desprotegidos es igual de descabellado que los policías también lo estén.

Pero así es, es el mundo al revés, en el que el personal esencial esta expuesto al virus, y el resto de la población está confinada en su casa. Y es que el caos está reinando en está crisis sanitaria.

ENFERMEROS Y POLICÍAS SIN EL MATERIAL NECESARIO

Enfermeros y médicos “aislándose” del virus con bolsas de basura, reutilizando batas, lavando mascarillas fabricadas con tela y un largo etcéteras que hacen que la vida de los profesionales sanitarios este en peligro, y de esta manera también la nuestra.

Policías nacionales comprándose su propio material de seguridad para intentar no contagiarse del virus. Mientras políticos en el congreso dando discursos de unión y de calma. La actuación rápida y eficaz del gobierno es lo que recomiendan los expertos para solventar esta crisis, pero mientras ellos hablan es tiempo perdido para el personal sanitario y personal de seguridad, es tiempo más tiempo que se exponen a ser contagiados.

Cada segundo que pasa sin que los problemas de abastecimiento de material de aislamiento se resuelvan, implica una subida de contagios, una subida de bajas laborales en los centros sanitarios por dar positivo en el COVID-19 y una suma de días de cuarentena. Cada error que tiene el gobierno en esta crisis, se verá completamente reflejado, y policías y personal sanitario pueden pagarlo muy caro.