Por qué no deberías comprar una piscina hinchable para tu terraza si vives en un piso

Con la subida de las temperaturas y la cercanía del verano, sumado al confinamiento por coronavirus, son muchas las personas que han pensado en comprar una piscina hinchable para hacer frente al calor.

Esta es una buena opción para refrescarse, pero siempre y cuando se coloque en el lugar adecuado. Recurrir a la compra de piscinas es aconsejable para quienes quieren darse un chapuzón en su propio hogar, pero no debes hacerlo si vives en un piso y quieres colocarla en la terraza.

Te vamos a explicar las razones por las cuales es un riesgo situarla en este espacio de estos hogares.

UNA TERRAZA NO ES LUGAR PARA UNA PISCINA HINCHABLE

Una terraza no es lugar para una piscina hinchable.

Una piscina hinchable no debe ser colocada en una terraza, fundamentalmente porque estas no están diseñadas para soportar su peso.

El forjado, como elemento estructural se encuentra concebido para un determinado peso, pero al sobrecargar la estructura esto podría provocar incluso un derrumbamiento.

En todo caso, hay que tener en cuenta que depende principalmente de dos factores: el tipo de estructura del forjado y el año de construcción del inmueble. En cuanto a esto último, hay que tener en cuenta que cuanta mayor sea su antigüedad, habrá una mayor limitación.

El cálculo de la sobrecarga de la normativa de aplicación de la época de construcción. Puede incluso no estar presente en los edificios más antiguos. En ellos el peligro es mayor y se deben adoptar medidas de prevención, entre ellas la de no colocar una piscina hinchable.