jueves, 4 marzo 2021 19:09

El efecto elefante del que alerta la DGT: ¿De verdad te puede matar?

La precaución es el mejor acompañante que podemos llevar con nosotros cuando conducimos. Obviamente, tenemos que tener los cinco sentidos puestos en la conducción, y hacerlo en condiciones óptimas: haber descansado, no haber consumido alcohol ni medicamentos, ser escrupuloso con las señales de tráfico y prestar atención a cualquier circunstancia que pueda incidir en el estado de la carretera, del coche o del tráfico como la lluvia, los baches de una carretera o un pinchazo. Hay muchas cosas que dependen de nosotros que minimizan el riesgo de accidente, otras dependen de nuestros acompañantes. ¿Has oído hablar del efecto elefante? Te contamos en qué consiste este efecto contra el que la DGT quiere luchar.

La explicación física

La explicación física del “efecto elefante” es muy sencilla. Cuando no llevamos sujeción – la DGT advierte de la obligatoriedad del uso del cinturón de seguridad – un pasajero que está suelto, en caso de accidente golpeará a los pasajeros delanteros con la fuerza de su peso multiplicada por la velocidad del coche. Es decir, pongamos que vamos a una velocidad de “solo” 60 km/h – que por cierto, no es mucha, recordemos que en España en autovías se permite ir a 120 km/h – pues a esa velocidad de 60, un pasajero sin cinturón que pese 75 kilos embestiría con una fuerza equivalente a 4,2 toneladas, el peso aproximado de un elefante.