Los años no perdonan: los increíbles cambios físicos de Letizia y Felipe VI desde que se casaron

En mayo de 2004 Felipe VI y Letizia Ortiz contrajeron matrimonio. Dieciséis años más tarde ha habido muchos cambios en sus vida, algunos de ellos físicos. Los años no perdonan para nadie y esto se puede apreciar si nos dentemos a observar los increíbles cambios físicos de los monarcas.

Tanto la asturiana como el hijo de Don Juan Carlos I y Doña Sofía han experimentado grandes cambios, sobre todo en el caso de la reina consorte, que, más allá del paso del tiempo, ha ido moldeando su aspecto a través de los tratamientos estéticos. Te contamos su evidente cambios físico desde que se casaron.

UNA APARIENCIA MÁS REJUVENECIDA DE LETIZIA

UNA APARIENCIA MÁS REJUVENECIDA

En los últimos años se ha podido ver como el rostro de Letizia Ortiz ha envejecido con motivo de la edad. Sin embargo, los signos son menos evidentes que en el caso de Felipe VI, con menos arrugas, una frente más lisa y cesas más arqueadas.

Hay quienes aseguran que para lograr lucir una piel así se ha realizado un tratamiento con toxina botulínica (bótox) combinado con ácido hialurónico. De esta forma ha logrado lucir un rostro más joven.

No obstante, en los últimos meses, dentro de la política de mayor austeridad que trata de llevar a cabo, ha decidido no teñir su pelo y dejar que se vean sus canas, llegando incluso a crear tendencia.