sábado, 10 abril 2021 23:31

Los ministros de Podemos hacen piña para sobrevivir al vendaval socialista iniciado en Cataluña

El triunfo del PSC-PSOE en las elecciones catalanas puede marcar una tendencia electoral en favor de los socialistas, que cada vez que suben en votos provocan el derrumbe de formaciones neomarxistas como Unidas Podemos.

Pablo Iglesias, en alerta contra los mass media, está incentivando que los ministros de la coalición que lidera hagan piña para defender la presencia morada en el Consejo de Ministros a pesar del ruido ambiental que pide su expulsión.

ACTORES SOCIOECONÓMICOS

Alberto Garzón no es proclive a realizar declaraciones demasiado partidistas. Pero hace unos días el ministro de Consumo denunció las presiones que está recibiendo el PSOE para echar a Unidas Podemos del Consejo de Ministros.

El líder de Izquierda Unida, quizás alineado con la estrategia de Pablo Iglesias, señaló que “algunos actores socioeconómicos se han llevado una desilusión al ver que sus expectativas sobre una supuesta debacle de Unidas Podemos en las elecciones catalanas no ha tenido lugar”.

Garzón aseguró que siguen “leales a este acuerdo de coalición, somos leales a la letra y al espíritu que aparece en la firma que llevó a este Gobierno y que es el resultado de lo que desean los españoles y expresó la soberanía popular en las últimas elecciones”.

EL ESTABLISHMENT Y PODEMOS

El establishment, según el ministro, “estaba preparando ya sus elementos para lo que siempre han tenido en mente, que es la salida de Unidas Podemos del Gobierno, pero no lo han conseguido por esa vía y lo están intentando con otros argumentos distintos. Conocemos estas estrategias incluso antes de estar en el Gobierno de coalición”.

También asegura que mantenerse en el Consejo de Ministros supone frenar el “poder salvaje de los actores socioeconómicos que utilizan mecanismos para presionar y coaccionar para que no se cumplan los deseos de la ciudadanía. Esta convicción tan firme es lo que nos hace aguantar todos los ataques y amenazas, de toda naturaleza además, para seguir defendiendo este proyecto político que creemos necesario para este país”.

“Se nos trata de demonizar y se nos ha atacado por tierra mar y aire. En estos últimos días asistimos a una repetición, bien conocida por nosotros porque el lenguaje y las formas son los mismos, porque los instrumentos son los mismos”, subraya.

La campaña adversa, según Garzón, estaría focalizada en “ataques feroces contra Pablo Iglesias, a veces con manipulaciones descaradas, falsarias, fake news inventadas para construir en el imaginario una idea falsa de la realidad que, sin embargo, pueda tener efectos prácticos contra nosotros”.

EL FUTURO DE UNIDAS PODEMOS

Las previsiones demoscópicas de Unidas Podemos no son para tirar cohetes. Pero aun así Pablo Iglesias confía en que la coalición morada pueda mantenerse y este hecho facilitaría la renovación de un Gobierno con el PSOE a partir de 2023. 

Iglesias, entre medias, tiene como objetivo tutelar una fusión fría con Izquierda Unida (con la que compartirán estructuras a nivel territorial), recomponer territorios como Andalucía tras la salida de Anticapitalistas y hacer frente a los ataques mediáticos mediante un ‘proyecto guardaespaldas’, La Última Hora. 

El vicepresidente segundo del Gobierno no quiere ni oír hablar de su hoja de ruta para abandonar la secretaría general de Podemos y prefiere poner buena cara a los medios que le preguntan si Yolanda Díaz no será una estupenda candidata morada en el futuro.