miércoles, 14 abril 2021 12:27

Vuelve el miedo a las armas de fuego en Bilbao y blindan a la policía con equipos antibalas

Hacía tiempo que el Ayuntamiento de Bilbao no invertía tanto dinero en protección personal para sus agentes de policía municipales. El Consistorio de la ciudad vasca se ha dejado nada menos que 158.400 euros (aunque en total había destinado a este supuesto hasta 380.160 euros) para reforzar todos los equipos antibalas de su policía municipal. En concreto, la partida municipal pretende dotar “de 160 equipos de protección balística, compuestos por dos paneles balísticos (delantero y trasero), dos fundas exteriores, y una funda interior; de uso mixto ante amenazas de arma de fuego y arma blanca (interior/exterior)” a la policía. Una inversión que pese a que nadie cuestiona, ha despertado las dudas en el área municipal.

Sobre el porqué de esta decisión, no hay muchas aclaraciones. En un documento al que ha tenido acceso MONCLOA.com, se detalla simplemente que los equipos se emplearán en “tareas de vigilancia, defensa y seguridad, estando destinados a la Dirección de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Bilbao”. Poco más. La durabilidad de este equipo se espera que se prolongue hasta, mínimo, el año 2031. “La empresa adjudicataria deberá garantizar una vida útil mínima de los chalecos de 10 años a contar desde el momento en que la Administración reciba de conformidad el suministro contratado”, detallan en el pliego.

El problema llega cuando se plantean los datos objetivos del Ministerio del Interior. Si se atiende exclusivamente a los actos violentos, es decir, peleas, robos, vandalismo, manifestaciones violentas o cualquier otro tipo de actos similares, en Bilbao se han reducido considerablemente en los últimos meses. De hecho, Bilbao, Santurtzi, Barakaldo, Getxo y Portugalete redujeron el total de sus delitos el pasado año, pero crecieron la delincuencia en Basauri y Leioa. Sobre la lectura que han hecho desde Bilbao para comprar todo este equipamiento por un importe superior a los 150.000 euros, no se ha dicho nada en relación al aumento o disminución de delitos. Pero el dato más claro es que el pasado año descendieron los delitos un 25,2% en Bilbao.

Sobre el material contratado, se trata simplemente de equipos de protección. “El chaleco balístico compuesto por los dos paneles balísticos y cualquiera de las dos fundas, tanto la exterior como la interior, que los porten, deben proporcionar protección en el pecho, el abdomen, la espalda y ambos lados del tronco. Todas las capas de los paneles balísticos deberán tener la misma medida y proporcionar la protección en todas las zonas anteriormente descritas”, detallan en el contrato.

chaleco

Esta compra, que no olvidemos que el Ayuntamiento de Bilbao ha considerado lo suficientemente importante como para destinar hasta 380.160 euros, se ha formalizado ahora, este pasado 2 de marzo, pero lo cierto es que se acabó el anuncio el pasado 12 de febrero. Aún así, el estado de la licitación aún no está cerrado del todo, por lo que no se conoce la empresa que recibirá todo el dinero público que ha destinado el Consistorio para proteger a la policía municipal.

El gran detalle del Ayuntamiento es que el material de protección será a medida, y no genérico, por lo que no se darán problemas de tallas o altercados relacionados con los chalecos antibalas para mujeres o para hombres. “El adjudicatario tomará las medidas a los agentes, para las camisetas técnicas y la confección de los equipos de protección, de manera individual y personalizada en las dependencias de la Policía Municipal, quien le indicará el horario para su realización”, detallan en el contrato.

UNA OBSESIÓN NACIONAL

Vienen momentos convulsos y el Gobierno parece que quiere reforzar el material para mantener “la paz”, tal y como lo denominan. Tal y como ha podido comprobar MONCLOA.com, el Ejecutivo ha destinado 31.000 euros para comprar material antidisturbios, especialmente cascos pesados con pantalla para la Guardia Civil, justo los que se emplean para disolver protestas o manifestaciones violentas, como las que sucedieron en Cataluña hace un año. Todo esto responde no tanto a una necesidad, sino a una previsión del Gobierno que se espera que con la crisis económica la sociedad implosione. Desde el PSOE aseguran que es algo rutinario, pero fuentes cercanas al Gobierno no descartan un 2021 convulso.

El Gobierno ha encargado a la empresa especializada Fábrica Española de Confecciones, S.A. (más conocida como FECSA) la compra de un número concreto de cascos para la Guardia Civil que aún no han especificado. Este empresa es la misma a la que acudió la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para vestir con chalecos antibalas a su Guardia Urbana. Ahora, darán un buen impulso a la Guardia Civil con nuevo material antidisturbios para encarar el 2021 en buenas condiciones. Al menos textiles.

La administración pública ha recurrido en repetidas ocasiones a FECSA, muchas veces en fechas oportunas. Cuando Colau dedicó 120.998,79 euros públicos para comprar chalecos antibalas en agosto de este año, Barcelona encaraba la Diada y el aniversario del 1-O. Casualidad no es, o al menos no lo parece. Pero no es nuevo, pues ya se había hecho otro contrato de suministro de chalecos antibalas de 2015 por 758.186 euros. Y en 2018 esta empresa textil también se hizo con un contrato de suministro de chalecos antibalas interiores por 400.000 euros.