domingo, 18 abril 2021 06:41

Ana Camíns se prepara para ver cómo Ayuso le levanta la presidencia del PP de Madrid

La senadora y secretaria general del Partido Popular de Madrid, Ana Camíns, está preparada para lo que se avecina. La dirigente está viendo cómo sus aspiraciones para presidir la formación conservadora en la capital se alejan poco a poco. Es la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la que tiene el viento a favor y la que espera que se celebre el congreso pertinente justo después de las elecciones autonómicas. La idea de Ayuso es asaltar la presidencia del PP cuanto antes, con el buen resultado de los comicios como aval, y dejar en un segundo plano a quien Pablo Casado ha impuesto como número tres en las listas del PP para que controle que los “ayusistas” no se desmadren. Camíns ya se está despidiendo de la presidencia del PP de Madrid. Y lo hace con asientos de palco.

Camíns ya tiene un máster en creerse promesas incumplidas. La senadora estaba convencida de que su devoción hacia Casado y su proximidad ideológica con la cúpula del partido eran aval suficiente como para merecerse un cargo reseñable. Primero le prometieron ser consejera (y se lo creyó), pero en el último momento todos los responsables que podrían haber hecho realidad el sueño de Camíns se echaron atrás. Tras esto, desde el PP le dijeron que era el momento de postularse para presidir el PP de Madrid y ella se hizo todas las ilusiones habidas y por haber, sin embargo, el empuje de Ayuso la ha apartado y dejado sin posibilidades. 

si la senadora popular tiene un hueco en esas listas no es porque Ayuso haya querido

A muchos sorprendió que Camíns estuviera en las listas del PP a las elecciones de Madrid. Nadie entendía que un perfil como el de la secretaria general del Partido Popular de la capital tuviera un hueco tan importante en las listas cuando no forma parte del equipo de la presidenta autonómica. Lo cierto es que si la senadora popular tiene un hueco en esas listas no es porque Ayuso haya querido, sino porque Casado quiere contar con alguien de su estrecha confianza dentro del gobierno de la Comunidad de Madrid. Es una especie de comisaria de Génova con la que nadie ha cumplido.

Ayuso le ha hecho el hueco y puede que el premio de consolación de Camíns sea incluso una consejería, aunque fuentes consultadas del partido indican que no es la primera opción de la presidenta autonómica. A lo mejor le cae alguna “dirección general”, pero esto no va de cargos, ya que Camíns tiene más puestos de trabajo que el padre del periodista Antonio Maestre. Lo que quiere la senadora es peso y relevancia en el partido, no más dinero ni más trabajos. Y en ello está.

La desesperación de Camíns, aun así, se deja entrever entre los comentarios que suelta a su entorno. Fuentes consultadas del PP aseguran que la senadora está algo frustrada ya que no acaba de dar el salto a la segunda división de la formación conservadora. Se ha esforzado en ser obediente y en complacer a Casado y al secretario general del PP, Teodoro García Egea, en todo lo que le pidieran. Incluso en las entrevistas que ha concedido ha mantenido un perfil tremendamente bajo sin meterse en problemas a la esperad e que sus líderes la ascendieran, pero por el momento hablan más los méritos políticos de Ayuso que el buen comportamiento de cara a la galería de Camíns.

Ayuso, por su parte, lo tiene todo a favor. Su gestión habla por ella y el tirón que ha dado su perfil al PP de Madrid es más que notable. Ya las encuestas hablan de mayoría absoluta con Vox y de un gobierno liberal en la Comunidad que daría oxígeno a un PP que no acaba de levantar cabeza. A esto hay que añadir que Ayuso no ha perdido nunca de vista la presidencia del Partido Popular de Madrid y ha movido las fichas necesarias para tener apoyo suficiente.

La presidenta autonómica ha conquistado los distritos a golpe de apartar a los díscolos y de asegurarse de que quien se pusiera al frente estuviera en el ala “ayusista”. Camíns solo se ha limitado a hacer la pelota a los líderes de la formación sin mover ficha en los estratos políticos más bajos. Ayuso tiene tirón y Camíns cree que la palabra de Casado es suficiente como para asegurarle la presidencia del PP en la capital. Pero todo parece indicar que Ayuso lleva la delantera e incluso puede que doble a la senadora.

En cualquier caso, parece que Ana tiene asientos de palco para ver cómo Ayuso da una lección política y le adelanta por la derecha para hacerse con su sueño. Es posible que por las molestias la presidenta de la Comunidad de Madrid le dé un premio de consolación, pero las fuentes tienen claro que si ese premio se le concede a la secretaria general del PP de la capital, será de poco calado, que no se espere hacerse con la Consejería de Economía. A lo mejor una de Igualdad o de Familia le cae.