sábado, 8 mayo 2021 04:24

Cómo hacer fácil y rápido el mítico pollo crispy del KFC

El pollo crispy es uno de los platos más demandados en el restaurante de comida rápida KFC. Con varios años de historia detrás, sin duda es una de las recetas más buscada cuando ponemos un pie en cualquiera de sus locales. Por eso, es una gran alegría saber que lo podemos preparar en casa.

Si eres de esas personas a las que les encanta ponerse manos a la obra en el interior de la cocina, ahora puedes preparar los míticos platos de tus restaurantes favoritos. Tanto si tienes invitados como si no, será una gran idea para usar como receta principal y disfrutar. A los niños les encantará.

¿Preparado para hacer magia? Descubre cómo hacer fácil y rápido el mítico pollo crispy del KFC.

Comenzamos a preparar nuestra deliciosa receta

preparacion receta

Una vez que tengamos todos los ingredientes listos, es el momento de preparar nuestra receta de pollo crispy al estilo KFC, como vemos en este vídeo. Lo primero que tenemos que hacer es limpiar el pollo, en caso necesario, quitándole la piel y el hueso. Nos podemos ayudar de un cuchillo bien afilado. Después, lo cortaremos en trocitos más pequeños.

Cuando lo tengamos bien limpio, colocamos todos los trozos en un plato de tamaño grande y salpimentamos al gusto. En un bol o bandeja hondos, echamos el resto de ingredientes. Añadimos la harina y el pimentón dulce, acompañados de la pimienta molida, el ajo en polvo y la cebolla molida. Removemos bien para que todo quede mezclado e integrado.

En otro bol, echamos los copos de maíz y trituramos para hacer el rebozado de nuestro pollo crispy. Nos podemos ayudar con un mortero para que queden finos y sueltos. La idea es que aporten un toque crujiente pero que no resulten demasiado grandes para que no maten el sabor de la receta.

Continuamos con nuestro pollo crispy del KFC

continuacion pollo crispy kfc

Cuando hayamos terminado de preparar los ingredientes, es el momento de batir los huevos para empanar el pollo crispy y lograr ese estilo crujiente tan característico del KFC. En un recipiente grande, echaremos el pollo sazonado y, por encima, el resultado de los huevos batidos, cuidando que se imprege bien de los mismos. Dejamos unos minutos para que se empapen.

Mientras, vamos calentando un buen chorro de aceite de oliva virgen extra en una sartén. Cuando el pollo esté bien impregnado del huevo, es el momento de comenzar a empanar. Para ello, vamos cogiendo de trozo en trozo y lo mezclamos con el resultado de la harina, pimentón, pimienta, etc. Una vez empanado, lo volvemos a pasar por el huevo.

Ahora llegó el momento más esperado para todos los amantes del KFC. Después de volverlo a empapar de huevo, introducimos cada trozo en los copos de maíz triturados, para empanar una segunda vez con este ingrediente especial. A simple vista, el resultado es ya espectacular.

Ingredientes para hacer el pollo crispy del KFC

ingredientes pollo crispy kfc

Conforme llega el buen tiempo, nos apetecen cada vez más recetas fáciles y rápidas que no nos roben demasiadas horas en la cocina. En un mundo donde cada vez lo hacemos todo más deprisa, siempre es bueno contar con algunos platos en la chistera que podamos preparar en tan solo unos minutos y, además, su resultado sea espectacular.

Para hacer este pollo crispy al estilo KFC tenemos que preparar varios ingredientes, sencillos, que encontraremos en cualquier mercado o supermercado o que incluso quizá ya tengamos en casa. En primer lugar, necesitaremos una cucharadita de pimentón, también una cucharadita de cebolla molida y de pimienta molida, así como una cucharadita de ajo en polvo.

Por otra parte, tendremos que preparar también 100 gramos de harina, 150 gramos de copos de maíz, para darte ese toque especial, tres huevos y seis contramuslos de pollo. Como ves, todos los productos son fáciles y deliciosos, por lo que ponernos manos a la obra será mucho más sencillo de lo que piensas.

[nextpage]

Freímos y presentamos el resultado

presentacion

Si ya hemos repetido el proceso con todos y cada uno de los trozos de pollo y los tenemos empanados de forma doble, una vez que el aceite de oliva esté caliente, es el momento de empezar a freírlo. Los introducimos con cuidado para no quemarnos, y dejamos que se doren. Es importante dejarlos el tiempo suficiente para que no queden crudos y también estar pendientes de que el aceite esté bien caliente. De este modo, nos aseguraremos de que el resultado sea bien cruiente.

Cuando veamos que están dorados por un lado, les damos la vuelta para que se hagan bien. El fuego no debe estar muy alto para que no se quemen por fuera y se queden crudos por dentro. A fuego medio nos saldrán exquisitos. Una vez listos, los sacaremos y colocaremos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Los podemos servir con varias salsas, como ketchup, mostaza o mayonesa, con patatas fritas o al horno o con ensalada. Recuerda que se trata de una receta calórica, por lo que no es recomendable elaborarla a diario. Sin embargo, es perfecta para picar en una velada especial o para celebrar cualquier tipo de evento. Se trata de un plato exquisito y también económico que disfrutaremos haciendo.

[/nextpage]