domingo, 9 mayo 2021 22:24

El PSOE y Más Madrid agitan la guerra en el sur de Madrid

Los equipos de Mónica García (Más Madrid) y Ángel Gabilondo ‘el aburrido’ (PSOE) tratan de dar la campanada en el sur de Madrid. El bloque de la izquierda sabe que ganar la Comunidad de Madrid pasa por los nueve municipios del sur más poblados y rascar un gran porcentaje de voto en la capital.

La precampaña hasta ahora de la izquierda se ha centrado en atacar al PP de Isabel Díaz Ayuso, con carteles como “Más Madriz de noches en el centro“, con el toque de queda y numerosos restauradores a favor del PP; o “Gobierno en serio“, de los socialistas, con un cartel que la junta electoral ha ordenado retirar de la plaza de Callao.

La movilización de la izquierda es ahora el ariete, ante una más que previsible dura campaña debido a la fuerte polarización entre libertad y comunismo; así como el desarrollo de los relatos en clave nacional. De hecho, el Gobierno en pleno ha entrado en esta lucha, con Pedro Sánchez a la cabeza para tratar de rebajar el optimismo en la derecha y triturar el mensaje de un PP al alza y al borde de la mayoría absoluta en los sondeos.

LA MODERACIÓN TRAS LA CRISPACIÓN

El PSOE ha tratado de desvincularse de la polarización, tratando de realizar una campaña sin entrar en la arena, como ha escogido Gabilondo, y como ya hiciera Iván Redondo, jefe de Gabinete de Sánchez, en Cataluña con Salvador Illa, a la postre ganador de esos comicios del 14-F.

La ambición de Más Madrid pasa por ganar algún distrito más al PSOE en la capital. En 2019, sólo pudo arrebatarle el primer puesto a los socialistas en el distrito Centro, aunque la estrategia pasa ahora por llegar a más posibles votantes del granero dejado por Ciudadanos y arrebatar también a PSOE y Podemos parte de su electorado el próximo 4 de mayo. Para ello, están utilizando un mensaje moderado, aunque el fondo es exactamente el mismo que el de la formación morada liderada por Pablo Iglesias.

MÁS MADRID SÓLO GANO EN UN DISTRITO AL PSOE EN 2019

En la ciudad de Madrid se cosecha la mitad de las urnas, mientras que el llamado ‘cinturón rojo’ es el 17,5% del total. La periferia será así decisiva para gobernar la Comunidad. La formación de García obtuvo el 15% en los pasados comicios, las encuestas apuntan ahora a entre el 18% y 20%, unos 21 diputados como máximo, aunque el resultado electoral será muy ajustado, según los sondeos publicados hasta ahora.

El PSOE, por su parte, ha preferido la equistancia, tal y como hace el PSC en Cataluña. Distintas campañas, misma estrategia. Gabilondo ha preferido ver los toros desde la barrera, sin entrar en el barro político y en la batalla de las descalificaciones personales que tanto gustan a los extremos de la izquierda y la derecha.

EL PSOE SE RELAJA EN LOS MUNICIPIOS DEL SUR

De hecho, el PSOE ha realizado un vídeo para llamar al voto, a los barrios y municipios del sur, donde habrá que esperar una fuerte irrupción de Vox en algunos de ellos. Fuenlabrada, Parla, Móstoles, Getafe y Alcorcón han sido el gran eje de la precampaña de Gabilondo, pero no descartan ni un solo apoyo en otros municipios, por lo que también pelearán voto a voto en cada uno de ellos.

Los de Santiago Abascal y Rocío Monasterio, por otro lado, ya han advertido que pelearán metro a metro para evitar un Gobierno de izquierdas en Madrid. En el norte, las tornas son más proclives al PP y Vox, que podría obtener mayorías en algunas poblaciones.

Dentro de la pelea entre la izquierda, los de Gabilondo ganaron de largo a Más Madrid y Podemos en la Comunidad de Madrid, cosechando 37 escaños el pasado 2019. El PSOE tratará al menos de aguantar el envite de Ayuso para este 4 de mayo y hacer bueno el refrán español y quedarse como está. La campaña se centrará en captar a los descontentos de Ciudadanos, que podría quedarse fuera del Hemiciclo madrileño, del que pretenden pescar también PP y Más Madrid.

LA BATALLA EN LA CAPITAL, DECISIVA

Pablo Iglesias, por su parte, ha tratado de emponzoñar la precampaña. El candidato de la formación morada ha hecho referencia a la movilización para evitar la “humillación” y que gobierne “el barrio Salamanca”.

Podemos ha tratado de polarizar la campaña con un mensaje agresivo, especialmente contra Ayuso, mientras Más Madrid ha rebajado el tono. El equipo se centra en los pueblos del Sur para tratar de dar la batalla y hacer valer la salida de Iglesias no sólo del Gobierno sino como exlíder del partido, ya que no se presentará a la reelección. Sin embargo, Iglesias tendrá un futuro asegurado al haber sido cesado y percibir una cuantiosa indemniza