sábado, 8 mayo 2021 00:20

El PSOE ya prepara su excusa para la debacle electoral y quemará a Ángel Gabilondo

La idea de mantener a Ángel Gabilondo al frente del PSOE para las elecciones de la Comunidad de Madrid no solo buscaba explotar el potencial del catedrático, también tenía una cara B. Puede parecer injusto, pero lo cierto es que cuando el director de gabinete de la Presidencia de Gobierno, Iván Redondo, secuestró la campaña socialista en la región y mantuvo a Gabilondo al frente, ya sopesaba la posibilidad de quemarlo como candidato y expulsarlo como redención en caso de que el PSOE se hundiera en las elecciones. Los sondeos son malos. Pero es que cuando los sociólogos hablan con MONCLOA.com, pintan un escenario aún peor. Sea como sea, Redondo ya ha dado orden de radicalizar la campaña y lanzar un órdago mientras mantiene a su equipo elaborando una excusa para justificar que el PSOE haya sacado los peores resultados de su historia. Pero aún hay esperanza y puede que las decenas de encuestas electorales publicadas se equivoquen.

no descartan en absoluto que el partido verde pueda superar en votos y en escaños a los socialistas

Las sensaciones en el PSOE antes de que se hayan celebrado las elecciones ya son malas. En la calle más de uno se acerca a los diputados a decirles que esta vez votarán a Mónica García, la candidata de Más Madrid a los comicios de la Comunidad de Madrid. Los sociólogos se muestran cautos, pero no descartan en absoluto que el partido verde pueda superar en votos y en escaños a los socialistas, algo que supondría un fracaso sin precedentes para la campaña de Gabilondo. Lo bueno es que el catedrático en metafísica ya estaba de salida antes de la convocatoria electoral anticipada y si hay que quemarlo no es una gran pérdida para los socialistas. De hecho, se quitan un problema y evitan cargarse a una cara nueva.

La razón por la que se mantuvo a Gabilondo al frente fue doble. Por un lado, Margarita Robles, la ministra de Defensa, había estado años dejándose largas las uñas para aferrarse al sillón de la sede en el Paseo de la Castellana. Cuando se le propuso a Robles que fuera la candidata socialista para la Comunidad de Madrid, ella se negó en rotundo. Y claro, ya quedaban pocas opciones. Por otro lado, el mantener a Gabilondo era un as en la manga para marcarse un Albert Rivera sin necesidad de quemar a un candidato o candidata con proyección política. El catedrático estaba de salida antes de que se pusieran las elecciones sobre la mesa; por tanto, si perdía las elecciones, podían cargárselo como redención de cara a la galería para dar la imagen de que son un partido serio que renueva a los candidatos que fracasan estrepitosamente.

Este segundo escenario no es el ideal, pero al menos echarán a alguien con quien no contaban incluso si el PSOE conseguía ganar las elecciones. El futuro de Gabilondo al frente del partido en la Comunidad de Madrid no superaba los dos años vista. De hecho, la designación de nuestra querida “Kamala”, alias Hana Jalloul, en el número dos de la lista socialista a las elecciones fue toda una declaración de intenciones. Redondo había apostado por Hana para renovar el PSOE y Gabilondo era una reliquia que soñaba con convertirse en Defensor del Pueblo.

LA EXCUSA

La debacle se aproxima y los que dan más de 30 diputados a Gabilondo en la Asamblea son unos soñadores. El PSOE se estampará y ya preparan en Ferraz la excusa. Por lo pronto, avisan de que no acreditarán a periodistas en su sede. Mal síntoma dado que el resto de partidos sí que lo harán a pesar del COVID pero aplicando las medidas oportunas. Pero en cualquier caso, cuando salga Gabilondo a dar explicaciones por el mal resultado fuentes del partido dan por hecho que presentará su dimisión. Vamos, que se marcará un Rivera en toda regla para intentar redimir al partido de cara a sus votantes. Aunque la gran mayoría sospecha que si el PSOE cae no será por culpa de Gabilondo exclusivamente, sino por el proyecto en sí y por la forma del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de imponer su absoluto criterio en todo lo que se haga.

Una dimisión y una cara nueva que tome el control y que se faje en la Asamblea para lucirse como nueva generación socialista. Hana tomará entonces el control del PSOE con la complacencia de Redondo y los suyos y así empezará la nueva etapa en la formación de la Comunidad de Madrid. Una etapa en la que esperan reavivar las llamas del partido con “Kamala” al frente de aquí a dos años; vamos, a que se celebren las elecciones.

Los resultados desde luego no serán buenos y habrá muchos socialistas históricos del partido que se quedarán fuera no solo por la forma en la que el PSOE se hundirá a nivel de diputados, sino porque Sánchez y Redondo han impuesto en la lista a varios nombres que no venían a cuento y que dejarán fuera a miembros del PSM de toda la vida. El conflicto está servido y empezará con la quema de Ángel. Aunque no sea del todo culpa suya el fracaso.

RADICALIZA SU DISCURSO

La campaña electoral llega a su recta final y el PSOE madrileño ha optado por poner toda la carne en el asador. Varios sondeos ya arrojan que Más Madrid podría superar en votos al Partido Socialista, motivo por el cual los de Gabilondo han decidido radicalizar su campaña. El “sorpasso” en los partidos de izquierdas es una posible opción en las urnas y algunas empresas de demoscopia han alertado a los socialistas de esta tendencia.

La amenaza del partido ecologista ha hecho que los socialistas le vean las orejas del lobo. Tanto que han publicado las amenazas por carta que han recibido algunos de sus políticos, algo muy poco habitual en campaña. Cabe destacar que otros políticos de otras formaciones también han recibido este tipo de amenazas en forma de cartas sospechosas en otras campañas electorales pero que nunca antes se habían hecho públicas. La decisión de hacer públicas las amenazas que han recibido los miembros del Partido Socialista podrían provocar un “efecto llamada” que incita aún más a la crispación política que se están viviendo estos últimos días de campaña.