viernes, 7 mayo 2021 22:53

Pablo Iglesias habla sobre el acoso en su domicilio: “Recibo insultos como garrapata o chepas”

-

Pablo Iglesias e Irene Montero están haciendo frente a concentraciones frente a su domicilio desde mayo de 2020. Las protestas políticas con banderas y el himno de España se han convertido en manifestaciones llenas de insultos hacia el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias y la Ministra de Igualdad, Irene Montero. Detrás de estas concentraciones se encuentra Miguel Ángel Frontera, un hostelero que ha visitado en múltiples ocasiones las calles colindantes a la casa de los políticos de Podemos profiriéndoles graves insultos y grabándoles con su teléfono móvil personal. Esta situación ha provocado que Guardia Civil y Policía Nacional hayan tenido que diseñar un dispositivo de seguridad alrededor de la casa familiar de Montero e Iglesias para proteger a ambos políticos y a sus hijos.

Asimismo, este situación ha provocado que los líderes de Podemos denuncien ante la Justicia el presunto acoso que han sufrido durante meses. MONCLOA.com ha tenido acceso a las intervenciones judiciales de ambos políticos en las que relatan el miedo ante las visitas de este individuo a su casa. “Desde mayo, este señor viene a nuestro domicilio, al principio en grupos organizados, y luego solo y me dedica insultos como garrapata o chepas. También, como se podía leer en la pancarta, dice que el único mérito de mi pareja es practicar felaciones y colocarse de rodillas. Estos hechos son una práctica habitual desde el mes de mayo”, ha explicado Pablo Iglesias ante el juez.

Asimismo, el líder de Podemos se ha mostrado muy preocupado por la seguridad de sus hijos ante los insultos de este individuo: “Nos insulta constantemente, incluso usado megafonía propia, lo que me ha obligado a no sacar a los niños al jardín para que no tuvieran que escucharle. Dentro del domicilio, he tenido que cambiarles de habitación para evitar que le escucharán. No puede sacar a mis hijos al jardín por miedo”.

Pablo Iglesias ha relatado como el presunto acoso de esta persona está afectando a su vida cotidiana. El político morado relata que no puede salir a pasear con sus hijos, que no puede pasear a los perros y que algunos amigos y familiares tienen miedo a venir a su casa.

“Mentalmente es muy difícil esta situación, estas todo el rato pensando como proteger a los niños y que acciones judiciales hay que emprender”

Sobre si este presunto acoso afectaba a su funciones como vicepresidente, Iglesias recalcó que sí. “Mentalmente es muy difícil esta situación, estas todo el rato pensando como proteger a los niños y que acciones judiciales hay que emprender. Afecta a mis funciones como vicepresidente porque tienes la cabeza en otra cosa. Es difícil cumplir con las tareas por el cansancio y estrés para evitar que los niños sufran lo que están viviendo sus padres. Claro que afecta al rendimiento laboral”, ha zanjado Iglesias en su intervención judicial.

“FELICIDADES HIJO DE LA GRAN PUTA”, ASÍ LE FELICITÓ FRONTERA EL DÍA DE SU CUMPLEAÑOS

Cabe destacar que Pablo Iglesias e Irene Montero han coincidido en múltiples ocasiones con su presunto acosador con el que han tenido episodios desagradables en las inmediaciones de su domicilio familiar, un chalet situado en la localidad madrileña de Galapagar.

Una de estas situaciones fue el día del cumpleaños del líder de Podemos, el 17 de octubre. Cuando el político se disponía a salir de su residencia con su mujer y sus hijos se encontraron con Miguel Frontera que le dijo “felicidades hijo de la gran puta” mientras le grababa con su teléfono móvil.

Miguel Ángel Frontera

También, Pablo Iglesias, ha relatado otro episodio desagradable vivido con este individuo. El 12 de julio de 2020, el político se hallaba dando de cenar a sus hijos en el porche cuando reconoció a Miguel Ángel Frontera grabándole y sonriéndole subido a una roca a poco más de un metro de su domicilio. “Fue intimidante ver a este señor grabándome en un momento tan personal en el que acababa de dar de cenar a mis hijos y estaba limpiando las tronas. En cuanto se bajó, le grabe para que pudiera constar e informé inmediatamente a la Guardia Civil”.

¿ESCRACHE?

En su comparecencia Pablo Iglesias ha dejado claro que la situación vivida alrededor de su domicilio no se trata de un escrache con reivindicaciones políticas. El político ha recalcado que un escrache es algo puntual y que las protestas en su domicilio se ha realizado durante meses de forma ininterrumpida.

Asimismo, el líder de la formación morada ha recalcado que las concentraciones no se producen en su lugar de trabajo sino en su residencia familiar y que se profesan insultos hacia su persona, no mensajes políticos. “Nos han arrojado huevos y pelotas de tenis al jardín donde juegan mis hijos. Han hecho pintadas en los muros de la vivienda y en los alrededores”, ha explicado el exvicepresidente del Gobierno de España.

Cabe destacar que Pablo Iglesias defendió en 2013 que los escraches eran “jarabe democrático de los de abajo” en el programa ‘Fort Apache’. “Si no hay justicia, hay escrache”, se pudo leer en un segundo plano de aquella entrevista.

LA JUSTICIA PONE UNA ORDEN DE ALOJAMIENTO A FRONTERA

Tras las denuncias por parte del exvicepresidente y la ministra de Igualdad, la Justicia ha impuesto una orden de alojamiento a Miguel Ángel Frontera. El hostelero no podrá acercarse a menos de 500 metros del domicilio de la pareja en Galapagar aunque se pedían dos kilómetros. El Juez ha considerado que la situación vivida por los líderes de Podemos “está fuera del contexto de una protesta y podría constituir un delito de acoso“.

Además, Frontera está también siendo investigado por los delitos de coacciones, injurias, revelación de secretos y desobediencia a los agentes de la autoridad. En su intervención a la que ha tenido acceso MONCLOA.com, el político ha recalcado que lo que más le preocupa es que esta persona “no atiende a los requerimientos de la Guardia Civil” y que en los videos “se puede ver como le tomar el pelo a las fuerzas de seguridad”.

En su defensa, Miguel Ángel Frontera ha negado que quisiera acosar al exvicepresidente segundo del Gobierno y a la ministra de Igualdad. Él, simplemente, ha argumentado ante el juez que iba a su casa como parte de una protesta política. Sin embargo, la Justicia ha dado la razón a Pablo Iglesias e Irene Montero, Frontera ya no podrá pasear alrededor de su residencia. Como dijo el propio Iglesias: “a la política se viene llorado de casa”.