viernes, 18 junio 2021 03:53

‘Sálvame’: estos son los colaboradores que podrían ser despedidos

Ha llegado el momento. Sálvame busca cambios, y la forma más fácil de dar una vuelta al programa es cambiar de colaboradores. Unos entran y otros salen. ¿Te haces una idea de quienes pueden ser? Ahora lo vamos a ver. Hace tiempo que se hacen apuestas o que muchos estaban en el punto de mira y ahora se confirmarán salidas y también los nuevos rostros del programa de las tardes de Telecinco.

Durante los años de emisión ‘Sálvame’ ha tenido numerosos colaboradores, más o menos esporádicos, pero también algunos fijos, que están desde el principio y que parecen intocables, como Kiko Hernández, Mila Ximénez, Lydia Lozano, Belén Esteban o Kiko Matamoros. En total han sido 50 nada menos los tertulianos, que han estado de manera continuada, durante muchos años o bien esporádicamente.

‘Sálvame’ necesita una renovación y nuevas caras

Sálvame

Es sin duda el programa por excelencia de la parrilla televisiva. Lleva doce años en prime time, y aunque ha sufrido cambios, es sin duda el programa más visto de Mediaset. Pero el trono no dura para siempre, y ha sido hace apenas unos minutos, cuando la productora ha anunciado algo totalmente inesperado: el programa sufrirá cambios en menos de 24 horas. ¿Cuáles son estos? Ni más ni menos que un cambio drástico de colaboradores. En cuestión de segundos han sido muchas las quinielas que han corrido como la pólvora en el plató de Mediaset para conocer los nombres de los próximos tertulianos.

La bomba ya saltó. El ambiente está más cargado que nunca en ‘Sálvame’ después de que el propio presentador anunciara el pasado día 3 de mayo que entrarán nuevos colaboradores y saldrán antiguos tertulianos. En seguida, los rumores corrían como la pólvora, y el programa anunciaba en directo que en menos de 24 horas se conocerían los nombres. La sorpresa era grande en los rostros de los colaboradores, sabedores de que pueden ser los elegidos para abandonar ‘Sálvame’. Sin embargo, otros como Gema López reconocía la necesidad de “agitar el avispero”. Quizá diga eso porque sabe que su puesto no peligra.