sábado, 19 junio 2021 10:20

Salsas que le dan mil vueltas al alioli para acompañar tus patatas

Las patatas son muy protagonistas en algunas de las mejores recetas de nuestra cocina, además de poder servir como acompañamiento imprescindible para para multitud de platos en sus diferentes versiones, ya sean patatas asadas, cocidas, salteadas, rellenas, fritas… Además, en muchas ocasiones van acompañadas con salsas como el alioli, una de las más populares.

Más allá del alioli hay otras salsas que a juicio de muchos le dan mil vueltas a la hora de acompañar tus patatas. Te hablamos de las mejores opciones que tienes para ello, pudiendo así disfrutar de un plato muy sabroso.

SALSA BARBACOA, UN CLÁSICO PARA ACOMPAÑAR A LAS PATATAS

SALSA BARBACOA, UN CLÁSICO PARA ACOMPAÑAR PATATAS FRITAS

La salsa barbacoa es una de las preferidas por muchos por su sabor y por las posibilidades que ofrece a la hora de acompañar a carne, pescado, verduras…, y también a las patatas.

Para elaborarla se necesita: 2 kg de cebolla pelada y cortada en dados pequeños; 500 gramos de zumo de naranja natural; 125 gramos de jengibre fresco; 25 gramos de ajo pelado y picado muy fino; 50 gramos de cidronela; 50 ml de aceite de girasol; 450 gramos de azúcar moreno; 200 gramos de miel; y 200 gramos de melaza.

Además, necesitas 2 kg de tomate triturado en conserva; 250 ml de vinagre de Jerez; 1,5 kg de ketchup; 100 gramos de mostaza Dijon; 30 gramos de salsa Worcester; 7 gramos de sal; y una pizca de pimienta negra.

Para elaborarla se debe machacar el jengibre pelado y la cidronela con un mortero, para luego cortar en trozos pequeños. Con la sartén a fuego medio se dora la cebolla con aceite de girasol, y se añade el ajo. Luego se añade el jengibre y la cidronela y se pocha durante 5 minutos más.

Luego se incorporará el azúcar moreno, la miel y la melaza, y se deja caramelizar tres minutos a fuego medio. Posteriormente se añade zumo de naranja y vinagre, dejando que hierva; se agrega mostaza, salsa worcester y ketchup; y se añade tomate triturado, dejando cocer 30 minutos a fuego medio.

Tras rectificar de sal y pimienta se tritura y cuela, y se obtiene una salsa que se debe dejar templar a temperatura ambiente, para filmarla y dejar enfriar por completo en la nevera.