lunes, 27 septiembre 2021 01:04

Cs pide al Gobierno que no reconozca a los talibán

el corte ingles

Ciudadanos quiere que el Gobierno lidere en la UE el no reconocimiento del nuevo régimen talibán en Afganistán y que limite al máximo sus eventuales contactos con el mismo, centrándolos exclusivamente en facilitar la salida de los colaboradores afganos de España que aún permanecen en el país.

Para ello han presentado una proposición no de ley con vistas a que el Congreso inste al Ejecutivo a que abandere en la UE «el no reconocimiento del régimen talibán como gobierno legítimo de Afganistán» y limite sus relaciones «a las estrictamente necesarias para asegurar la salida ordenada de los afganos que se hayan visto obligados a permanecer en el país».

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, dijo el lunes que el Gobierno no tiene ninguna intención de reconocer un gobierno impuesto por la fuerza en Afganistán, si bien ha mostrado disposición a mantener «contactos operativos», con la vista puesta principalmente en sacar del país a más colaboradores afganos.

Los de Inés Arrimadas también quieren que España plantee en la UE «la necesidad de implementar sanciones específicas contra los principales líderes del régimen talibán para ejercer presión sobre los mismos con el objetivo de dificultar lo máximo posible su toma del poder efectivo en Afganistán».

Además, quieren que el Gobierno paralice la trasferencia de fondos de cooperación internacional para el desarrollo para Afganistán hasta que se pueda garantizar que los mismos no terminan «en manos de los talibán».

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) salió del país en 2013, tras trasferir los proyectos realizados a las autoridades afganas y el país asiático dejó de ser prioritario para la Cooperación Española en 2017.

APOYO A LA RESISTENCIA EN EL PANJSHIR

En relación con la ayuda al desarrollo desde España, Cs plantea al Gobierno que estudie redirigir dicho apoyo «a las fuerzas que se oponen al régimen talibán en la provincia afgana de Panjshir». Esta zona del país se ha convertido nuevamente en el principal foco de resistencia y en ella se han concentrado fuerzas que han protagonizado en los últimos días combates contra los talibán.

En opinión del partido ‘naranja’, esta resistencia «demuestra que aún hay un número considerable de afganos que están dispuestos a luchar de nuevo contra los talibán para evitar volver 20 años atrás».

Como liberales, esgrime Cs, el partido no puede «compartir la opinión de que se debe reconocer al régimen talibán como legítimo al frente de Afganistán», si bien se muestran «conscientes de que será necesario trabajar con los talibán para asegurar la evacuación de quienes se han visto forzados a quedarse en el país».

Pero además, añaden en su exposición de motivos, «hay alternativas para redoblar la presión sobre los nuevos gobernantes que han tomado el poder en Afganistán y para dar apoyo a quienes siguen dispuestos a establecer un régimen más respetuoso con los derechos y libertades de todos los ciudadanos».

Igualmente, Ciudadanos quiere que el Gobierno mantenga «los flujos de ayuda humanitaria, que gestionan directamente las instituciones donantes, para evitar el agravamiento de la situación humanitaria en el país y prevenir así posibles flujos masivos de personas que puedan poner en riesgo su vida por llegar a la Unión Europea».

Por último, la propuesta de Cs plantea al Ejecutivo que redoble, en el seno de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito y de las instituciones europeas, «la lucha internacional contra el cultivo de opioides, su tratamiento y su comercio» puesto que esta es una de las principales fuentes de recursos económicos para los talibán.