miércoles, 27 octubre 2021 19:15

El papelón de Mercedes González ante la plana socialista a cuenta de la manifestación neonazi

Un grupo de neonazis se ha manifestado por las calles de Chueca profiriendo gritos como «fueras maricas de nuestros barrios», «fuera sidosos» o «se va a acabar el matrimonio homosexual» entre otros cánticos ofensivos al colectivo LGTBI. Esta marcha organizada por grupos neonazis fue autorizada por la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, que no sospechaba como acabó al convocatoria. Esta inocencia de la Delegada ha sido puesta en evidencia durante un desayuno en el que ha estado presente la primera plana del partido provocando en Mercedes malestar por haberse convertido en la «comidilla» del encuentro en el que se homenajeaba la figura de Hana Jalloul.

Engañada o no, Mercedes González ha mostrado su profundo rechazo a los insultos y las amenazas que se sucedieron en la manifestación. González ha pedido perdón al colectivo y ha asegurado que la Delegación tomará represalias contra los organizadores una vez reciba los informes policiales sobre la misma. «Como la mayor parte de los madrileños, mi profundo rechazo y repulsa por las imágenes producidas en un barrio tan emblemático. Mi absoluta solidaridad y cariño a un colectivo últimamente muy vilipendiado. Siento en el alma que tengan que vivir en sus calles imágenes absolutamente lamentables», ha subrayado la delegada socialista.

El organismo que preside Mercedes tiene la potestad para prohibir manifestaciones de forma motivada pero en este caso no lo hizo. La delegada de Gobierno autorizó esta marcha promovida por una serie de grupos de ideología nazi aglutinados bajo la marca ‘Madrid Seguro’. «La delegada fue engañada ya que la manifestación en principio era en contra de la Agenda 2030» han asegurado fuentes de su entorno. Parte de la opinión pública ha acogido con asombro la decisión de la Delegación de autorizar esta marcha que fomenta el odio y que no casa con los valores de convivencia democráticos de España.

«estar en la Delegación es muy difícil y Mercedes ha sido engañada»

La propia Hana Jalloul ha tenido que salir en su defensa durante el desayuno informativo en el que se ha tratado de poner en evidencia la actuación de Mercedes. Jalloul ha destacado que estar en la Delegación es «muy difícil» y que «Mercedes ha sido engañada», unas palabras que la propia González ha escuchado in situ mientras hacia aspavientos de rechazo ante la reclamación.

LA FISCALÍA INVESTIGA EL DELITO DE ODIO

Tal ha sido la polémica suscitada por esta marcha que Mercedes González no ha tenido más remedio que enmendar su error. Mercedes está a la espera del informe policial recabando toda la información con la que acudirán a la Fiscalía para ver si se aprecia delito de odio. La delegada del Gobierno cree que la situación de Madrid «está tan polarizada y confrontada que todos los responsables políticos en Madrid y a nivel nacional tenemos que ayudar a calmar esto porque esta cada vez está más peligroso«.

Mientras Mercedes se debate o no entre abrir expediente, la Fiscalía Provincial de Madrid ha incoado de oficio unas diligencias de investigación penal por la manifestación. La incoación de oficio de las diligencias de investigación se ha hecho en coordinación con el Fiscal de Sala Delegado de Odio y Discriminación.

También el Ministerio de Igualdad y el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 han presentado una denuncia ante la Fiscalía de Sala de Delitos de Odio y Discriminación de Madrid. Irene Montero y Ione Belarra han decido poner estos hechos en conocimiento de la Fiscalía, «por si fueran constitutivos de delito de odio o discriminación del artículo 510.1 del Código Penal» y estimando también concurrentes «circunstancias agravantes». «La homofobia, la transfobia, el racismo o el machismo no tienen cabida en nuestra democracia», han subrayado, al tiempo que han enviado un mensaje a quienes sufren estas discriminaciones.