jueves, 28 octubre 2021 10:59

Monasterio y Espinosa de los Monteros colocaron las sedes de Vox en Chamartín por estar «cerca de su casa»

-

Vox tiene nueva casa en Madrid y está muy cerca del domicilio de Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros. El matrimonio de Vox tiene su casa en el barrio de Chamartín, en una de las calles colindantes a Paseo de la Habana, y la nueva sede de la formación política yace en la calle Padre Damián, a escasos metros de su domicilio. También la sede nacional del partido está en Chamartín a escasos metros de la nueva oficina y del lujoso chalet en el que residen Rocío e Iván. El trabajo, mejor si esta cerca de casa.

Estas nuevas oficinas fueron inauguradas el pasado 29 de septiembre con la inevitable presencia de Rocio Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros que tan solo tuvieron que desplazarse unos metros para estrenar la sede. La líder de Vox en Madrid ha colocado la sede muy cerca de su casa, pero también lo ha hecho su marido, Iván Espinosa de los Monteros que tiene desde hace unos años la sede nacional del partido en la calle Bambú 12. Ambos lugares, en los que el matrimonio de Vox desarrolla su vida laboral y familiar, se encuentran en el barrio madrileño de Chamartín, uno de los más caros de Madrid. Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros tienen una espectacular casa de más de 500 metros cuadrados, dotada de gimnasio, solárium y piscina que llega a alcanzar los tres millones de euros de precio de venta. Para Vox este barrio madrileño lo tiene todo, tanto trabajo como residencia.

Tras el boom de afiliados al partido, Monasterio decidió abrir una nueva sede para que Vox Madrid trabajara desde allí. La arquitecta ha encontrado una ubicación idónea, al lado de su casa y próxima a la sede nacional del partido donde trabaja su marido. Este nuevo espacio de trabajo cuenta con salas de reuniones, oficinas e incluso una tienda con productos en los que no falta la serigrafía del logo de Vox acompañada de la bandera de España. Luminosas paredes blancas y amplias cristaleras yacen en este espacio que será testigo de la actividad política de la división madrileña de Vox.

La puesta en marcha de esta nueva sede contó con la presencia de simpatizantes de Vox que acudieron a la calle Padre Damián para ver este nuevo espacio. Hasta la calle madrileña se trasladaron cientos de ciudadanos que se agolparon en la puerta de la sede y no pudieron entrar a ver el local ya que un cuerpo de voluntarios perímetraba el recinto. No obstante, estos simpatizantes de Vox si pudieron hacerse una foto con los dirigentes del partido presentes en el acto en un photocall improvisado en la fachada de la nueva sede.

JAVIER ORTEGA SMITH SE «INSPIRA» EN LA JUSTICIA TALIBÁN Y QUIERE «CORTAR MANOS»

Como no podía ser de otra forma, Javier Ortega Smith ha estado presente en la inauguración de la segunda sede de Vox en Chamartín. El concejal del grupo municipal Vox en el Ayuntamiento de Madrid ha sido el padrino de este singular evento en el que no ha faltado el himno de España y el descubrimiento de una placa conmemorativa por la inauguración del espacio de trabajo.

Durante su intervención, Ortega Smith ha llamado a defender España de la «derechita cobarde» refiriéndose al Partido Popular. Asimismo, el diputado de Vox ha declarado tajantemente que «si alguien mete la mano en la caja, se la cortamos» advirtiendo así a cualquier miembro de Vox que tuviera en mente la posibilidad de quedarse con fondos de las arcas públicas. También, el diputado de Vox ha recalcado su compromiso de «servir» a los españoles desde las instituciones políticas.

«si alguien mete la mano en la caja, se la cortamos»

Actualmente, Javier Ortega Smith ostenta la secretaria general de Vox, ocupa un escaño en el Congreso de los Diputados y es concejal del Ayuntamiento de Madrid. Ortega Smith fue uno de los fundadores del partido y dicha proeza ha sido reconocida con cargos tanto en las Cortes Generales como en el Parlamento capitolino. La Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) permite que Ortega Smith acumule sendos cargos, tanto el de concejal como el de diputado y gracias a su trabajo en el erario público se embolsa anualmente más de 100.000 euros.