viernes, 30 septiembre 2022 06:43

El sueño de Diego Calvo de hacerse con el puesto de Feijoo hace aguas

La polémica lleva días rondando al Partido Popular, a su seno interno, a sus pesos pesados. El pasado miércoles saltó la noticia del espionaje interno de Génova a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, por haber dado presuntamente una concesión pública irregular a su hermano. Esto ha provocado un cambio de planes, de promesas, sueños y aspiraciones. Así, todos esos puestos que el líder del PP, Pablo Casado, prometió con tal de afianzar el apoyo de los integrantes del partido, parece que ahora peligran. Así, el presidente del PP de La Coruña, Diego Calvo, podría ver truncados sus sueños de hacerse con el puesto de Alberto Núñez Feijoo, de hacerse con el liderazgo del Partido Popular en Galicia. Y es que, Feijoo ya está ideando un plan para tumbar a Casado y con él todos los puestos que este haya prometido, como el de su sustituto, ya que previsiblemente sería el propio Feijoo quien lo designaría, haciendo aguas los sueños de Diego Calvo.

Desde que llegó al poder, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha hecho grandes esfuerzos por ganarse la confianza de los barones e integrantes de la formación. Para ello, prometió a diestro y siniestro un sin fin de puesto. Quería ganarse la confianza de los miembros del grupo y su lealtad a través de cargos. Entre algunos que el líder de la formación prometió un puesto cuando llegara a La Moncloa es a Alberto Núñez Feijoo, al que le aseguró que obtendría un cargo al frente de un ministerio. Con estas esperanzas, el presidente gallego decidió esperar con las maletas hechas a que Casado le llamara para poner rumbo a la capital. A cambio, el líder de Galicia ha brindado su apoyo a Pablo, hasta ahora.

Feijóo

La tarea más difícil de Casado al hacer dicha promesa fue encontrar al sustituto del líder gallego. Desde el entorno de Feijoo mantenían que no había ningún perfil claro para sustituir al presidente gallego si éste decidiera dejar su cargo. Sin embargo, desde PP comenzaron a buscar y encontraron un claro candidato que liberaría al presidente de Galicia para nuevos proyectos. Este dirigente es el presidente del Partido Popular de La Coruña, Diego Calvo. Además, es «teísta», corriente en el PP formada por seguidores de Teodoro García Egea. Tanto es así, que Calvo fue uno de los asistes al «retiro espiritual» en el hotel Santo Mauro, en la calle Zurbano de la capital, que organizó el propio García Egea. A ese retiro solo acudieron 25 dirigentes del Partido Popular. Los «elegidos» del secretario general del PP.

Tras dicha reunión, Calvo dejó claro que es el «representante gallego» dentro del partido. Diego Calvo tiene presencia y está bien visto por los suyos. Es un representante que no disgustaba como sustituto de Feijoo. El hecho de que acudiera a la reunión de Teodoro dejó claro que el aparato del partido representado por el secretario general confía plenamente en Diego. Fuentes del PP dejan claro que si le llamaron para que acudiera a este retiro espiritual de 25 elegidos fue porque es uno de los dirigentes gallegos con más posibilidades de hacerse con los galones de Feijoo. O así era hasta ahora.

Diego Calvo es «teísta»

El grupo popular está dividido. Por una lado, se sitúan el líder de la formación, Pablo Casado, y su mano derecha y secretario General, Teodoro García Egea. En bando contrario, se encuentran la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente de la Junta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo. Estos dos últimos ya han llegado a un acuerdo para acabar con el bando contrario, para acabar con Casado y con García Egea. Y parece que los apoyos con los que en un principio contaba el líder del partido están empezando a abandonarle, está comenzando a perder apoyos. Y es que, su guardia pretoriana se está preparando para dimitir y forzar la salido de Casado y García Egea. Se avecinan dimisiones en cascada con un objetivo claro: salvar el partido.

De esta forma, Diego Calvo podría perder toda esperanza de hacerse con la presidencia del PP de Galicia y sustituir a Alberto Núñez Feijoo. Si Pablo Casado y Teodoro García Egea finalmente se ven obligados a dimitir los sueños de Diego Calvo podrían quedar trucados. Diego perdería el respaldo de ejemplo a seguir, de la persona por la que se hizo «teísta» y de la persona que le prometió el cargo, Casado. Y es que, en el caso de que Feijoo consiga tumbar a los dos lideres del partido y hacerse él con el poder, sería el mismo quien designaría a la persona a ocupar su puesto como presidente gallego y sustituirle. Lo cierto es que Feijoo ha comenzado a mover ficha en su estrategia y plan para acercarse cada vez más a Génova y echar a Casado, a la vez que Diego va viendo como sus sueños se hacen aguas. Y es que, ser «teísta» podría salirle un poco caro.