miércoles, 17 agosto 2022 06:31

Las fábricas de pienso paran su producción mientras Luis Planas subestima los efectos de la huelga

Se paraliza la producción en las fábricas de pienso. La huelga de los transportistas está perjudicando gravemente a esta industria que ha tenido que parar su fabricación al estar bloqueados los puertos centrales de compras de industria alimentaria. Las fabricas de pienso españolas llevan ya varios días sin producir ante la pasividad del Gobierno que está esperando a una reunión en Bruselas para solucionar la subida del precio de los carburantes que ha ocasionado la huelga. Por su parte, el ministro Luis Planas guarda silencio y subestimó hace días las consecuencias de la huelga de transportistas en el sector agroalimentario.

Los transportistas se han puesto en pie de guerra al ver como los combustibles han pulverizado récords en sus precios. Los carburantes han tocado picos de 2 euros el litro en algunas estaciones de servicio provocando un paro masivo en el sector transportes. Es por ello que la Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías ha decido frenar su actividad provocando graves consecuencias en el sector agroalimentario.

luis planas

Este bloqueo ha hecho que no lleguen las importaciones a las fábricas de pienso españolas que necesitan sus compras para poder producir. Como no podría ser de otra manera, la paralización en las fábricas han preocupado a todo el sector. Las empresas agroalimentarias están viendo mermar sus ingresos al verse alterada la cadena de producción. Y esto afectará a las consumidores ya que sin pienso, no hay cómo abastecer a los animales que producen alimentos.

Asociaciones interprofesionales de ganaderos, patronales de la industria de piensos y de la acuicultura han alertado de este cierre. En un comunicado conjunto, las asociaciones Afhse, Anprogapor, Apromar, Aseprhu, Federovo, Asoprovac y Provacuno, Avianza, Cesfac, Interpalm e Interporc, han anunciado que la industria de alimentación animal no puede abastecerse de materias primas en la mayor parte del territorio español como consecuencia de la huelga. “Numerosas fábricas, particularmente de la zona centro y sur de España, han debido ya cerrar su actividad. Consecuentemente, muchas explotaciones ganaderas se encuentran sin pienso para sus animales” reza el comunicado que prosigue alertando sobre “los consiguientes problemas de bienestar animal que ello conlleva cuando los desplazamientos no se realizan en los tiempos programados”.

Mientras la preocupación llega a agricultores y ganaderos, y las fabricas de pienso cierran, el ministro Luis Planas guarda silencio. De hecho, hace tan solo unos días el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno de España había dicho que las incidencias del paro de transportistas en el sector agroalimentario iban a ser “puntuales”. Sin embargo, ya hay varias fábricas del sur de España que han tenido que paralizar su actividad y no pueden abastecer de alimento a sus animales.

ESPERANDO A EUROPA

La única solución para restablecer la normalidad al sector agroalimentario es que los transportistas cesen la huelga. De momento, los convocantes del paro han insaturado una huelga indefinida hasta que no se baje el precio de los carburantes. Hasta ahora, la Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías no tiene previsto finalizar la huelga con el objetivo de presionar al Gobierno para que mueva ficha.

Por su parte, el Ejecutivo ya ha trasladado su intención de rebajar el IVA de la gasolina y el diésel con el objetivo de rebajar el precio de los carburantes que se ha disparado en la última semana. Cabe destacar que los impuestos alcanzan la mitad del precio de los combustibles por lo que supone una fuente de ingresos muy importante para el Estado.

los impuestos alcanzan la mitad del precio de los combustibles

No obstante, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha hecho pública su intención de rebajar estos tipos impositivos. Pero lo hará con matices, según lo que le permita la Unión Europea, ya que también hay que cumplir los equilibrios de déficit instaurados por Bruselas. Con tal de conciliar ambos intereses, las institucionales españolas se reunirán el próximo martes 29 de marzo donde se especificará cómo y cuánto bajar los impuestos a los combustibles.

No obstante, hay fabricantes para los que supondrá un problema seguir sin suministros. Empresarios del sector aseguran a MONCLOA.com que será muy difícil aguantar hasta la reunión del día 29 de marzo que previsiblemente acabará con la huelga de transportistas. Por el momento, la Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías no tiene ninguna intención de recuperar su actividad lastrando los ingresos del sector agroalimentario que ya agoniza con la clausura de las fábricas de pienso.