sábado, 28 enero 2023 17:11

La DGT incumple su promesa de subirles el porcentaje de productividad a los guardias civiles

Los porcentajes de productividad son una compensación que reciben los agentes de la Guardia Civil como plus en función del trabajo realizado. Una cuestión por la que los agentes del instituto armado han batallado en distintas ocasiones para intentar conseguir que este porcentaje que reciben aumente y parecía que lo habían conseguido. En septiembre del año 2021, la Dirección General de Tráfico (DGT) prometió a la Guardia Civil que aumentaría el porcentaje de productividad de los agentes. De esta forma, el departamento que dirige Pere Navarro se comprometió a aumentar la cifra en 58 euros. Así, el dinero que reciben pasaría de 142 a 200 euros. Sin embargo, según ha explicado su portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Pedro Carmona, a MONCLOA.com, la DGT ha «incumplido su promesa» y siete meses más tarde este incremento ni ha llegado ni se le espera. Una situación que ha provocado la «desmotivación» de los agentes, quienes se encuentran a expensas de que Pere Navarro se decida a cumplir finalmente su palabra.

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil lleva casi 15 años con la misma cifra de productividad. Exactamente llevan 12 años con 142 euros a pesar de que en diversas ocasiones han reclamado a la institución de Pere Navarro la necesidad de aumentar esta cantidad. Y es que , como han explicado desde AUGC, el departamento de Tráfico de la Guardia Civil es la especialidad con más siniestralidad de todo el instituto armado. Por ello, no han dejado de batallar con la DGT para que apruebe este incremento, que consideran que es sumamente necesario debido al sacrificio de los agentes.

Este porcentaje de productividad que reciben los agentes depende de la DGT, son ellos los que deben aprobar la cantidad que se destina a esta cuestión y comunicárselo a la Dirección General de la Guardia Civil, el departamento que dirige María Gámez. Es decir, una vez aprobado este incremento por parte de Tráfico, le transfiere la cantidad al órgano de Gámez para que sea ella quien la gestione. Así, finalmente en septiembre de 2021, AUGC cerró un acuerdo con la institución de Pere Navarro para incrementar la partida que los agentes reciben en concepto de productividad. Desde Tráfico prometieron a los guardias civiles aumentar 58 euros este porcentaje de rendimiento que llevaba 12 años invariable. Es decir, pasarían de recibir 142 a 200, pero según Carmona ha lamentado, no se plasmó en ningún documento este acuerdo.

Ahora, siete meses más tarde estos agentes todavía no tienen constancia de que se llevaba a llevar a cabo este aumento. Tráfico guarda silencio sobre este asunto, la AUGC no ha tenido conocimiento alguno sobre este asunto a pesar de haber enviado diversos mensajes preguntando por esta cuestión. Sin embargo, la DGT guarda silencio al respecto, probablemente para no tener que explicarle a la asociación que el aumento no se va a producir. Carmona ha explicado que no sabe si es que el departamento de Pere Navarro no va a llevar a cabo esta promesa o es que María Gámez ha paralizado la gestión de estas ayudas. El problema del aumento recae sobre las dos instituciones y desde la AUGC no tienen muy claro que cual de las dos es la que esta paralizando el proceso. Lo que sí consideran, según ha explicado Carmona, es que han incumplido su promesa. Aunque esta no es la única cuestión que ha despertado el malestar entre los agentes de la Agrupación de Tráfico.

FALTA DE ROPA Y MATERIAL DE TRABAJO

Otro problema al que se enfrentan los guardias civiles de Tráfico es la falta de vestimenta y material de trabajo. Los agentes del instituto armado ha reclamado en diversas ocasiones a la DGT que les proporcione equipamiento a los guardias adscritos a esta institución con los que poder desempeñar los servicios. Entre otras cosas hay escasez de chalecos airbag, cascos, ropa, vehículos. Tal es el problema que los nuevos guardias que se incorporan a la Agrupación de Tráfico no poseen la vestimenta adecuada. Además, a los agentes trasladados a este organismo les ocurre los mismo, se ven obligados a continuar utilizando el uniforme de su destino anterior mientras esperan la nueva ropa.

El problema con los uniformes y materiales para desempeñar los servicios, suma a la promesa incumplida sobre el incremento del porcentaje de productividad hacen que los agentes estén «hastiados» y «hartos», según define Carmona, de la situación que viven en Tráfico. Además, estas cuestiones han provocado un ambiente de desmotivación entre los guardias, que se encuentran a expensas de que se solucionen estos problemas. Lo que cuenta el portavoz de AUGC es que estas «promesas incumplidas» han provocado que la Agrupación de Tráfico sea un lugar poco deseable al que pocos agentes de la Guardia Civiles quieren ser destinados. Y todo ello por las mentiras de la DGT a los guardias del instituto armados.