La razón por la nunca deberías dormir con el aire acondicionado encendido

El aire acondicionado tal vez sea uno de los mejores inventos del ser humano. Esta premisa toma un valor agregado en esta época del año. Muchos, sin este artefacto eléctrico, padeceríamos significativamente las altas temperaturas y harían de nuestro día a día algo difícil de afrontar. Conciliar el sueño cuando hace mucho calor es una tarea sumamente complicada. Está estipulado que él “umbral del sueño” se ubica entre los 22 y 24º C.

A pesar de lo útil de este artefacto, dormir con él puede generar varios problemas para la salud. En este artículo te contaremos cuál es la mejor manera de emplearlo y que recaudos se deben tener.

Cuidarse de la ráfaga de aire

Cuidarse de la ráfaga de aire

Otro aspecto a tener en cuenta es el flujo del aire. El chorro del aire acondicionado tiene una temperatura inferior a la del ambiente. Si una persona lo recibe de forma directa sobre su cuerpo, durante un tiempo prolongado, provocará consecuencias como contracturas y dolores musculares. Por este motivo, es necesario tener esto en cuenta antes de instalarlo.