lunes, 26 septiembre 2022 18:10

De Gran Hermano a la ruina y al éxito: así le ha cambiado la vida a esta concursante

Gran Hermano es uno de los formatos más exitoso de la televisión y es un auténtico trampolín a la fama para sus participantes. Todos salen ganando. Los concursantes que pasan por la famosa casa consiguen una gran visibilidad mediática (dependerá de su carisma, su suerte y sus contactos, el poder sacarle todo el jugo), además de recibir unos salarios realmente jugosos, tanto en el periodo que permanecen en la casa, como por las colaboraciones que consigan a su salida en su paso por los diferentes platós de televisión. Sin embargo para muchos este éxito es pasajero y a los pocos meses quedan convertidos en juguetes rotos. Algo así le sucedió a Desirée Rodríguez, más conocida como, simplemente, ‘Desy’. Ha sido una de las pocas mujeres transexuales en participar en el reality y llegó a ser la tercera finalista en la edición de ‘Gran Hermano 14’, allá por el año 2013.

LOS JAVIS LE DIERON UNA NUEVA OPORTUNIDAD

Pero ‘Desy’ estaba viva y a punto de recibir una segunda gran oportunidad. Los Javis se habían fijado en ella y la contactaron para que interpretase a la versión joven de Paca La Piraña en la aclamada serie Veneno. Desde entonces su vida ha dado un giro de 180 grados: está iniciando una nueva carrera como actriz y está a punto de casarse con su novio Luciano Ortiz, con quien lleva un poco más de un año de relación. La pareja vive junta en Torremolinos y ya están pensando en formar familia. “Jamás pensé que sentiría el amor de verdad, ya que, como mujer transexual, todo es aún más difícil”, dice la exconcursante de Gran Hermano con mucho optimismo. La boda está prevista para el 25 de septiembre y ya han iniciado el proceso para la adopción de un hijo.