viernes, 30 septiembre 2022 06:04

Denunciadas en los Tribunales las jornadas abusivas de los bomberos de Castilla y León

Los incendios están asolando la península ibérica y los archipiélagos españoles. Miles de hectáreas se han calcinado este año debido a los diversos fuegos que se han producido durante el país. Además, este verano la situación de los incendios se ha agravado debido a las sucesivas olas de calor que se han dado en España. La impresionante propagación de incendios ha hecho necesaria la actuación de los bomberos forestales que este año han echado más horas que nunca. Es por ello que el sindicato Comisiones Obreras ha denunciado ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Castilla y León las jornadas «abusivas» y la «absoluta impunidad» con que las empresas y la Junta «desregulan un día sí, y otro también, los horarios de trabajo de los trabajadores», así como la «falta» de cuadrillas en los operativos de prevención y extinción de incendios. Y es que la propia Junta de Castilla y León ha tenido que recurrir a solicitar voluntarios una vez más para apagar los fuegos.

Esta falta de personal ha hecho que los bomberos actuales tengan que echar más horas de las previstas en sus contratos. De este modo, el sindicato CC.OO. ha decidido interponer su denuncia. Para la organización sindical, «ha quedado patente que el modelo del operativo de la Administración autonómica no se ajusta a la realidad de lo que necesita la superficie forestal, como tampoco se acerca ni de lejos a lo que sería una adecuada gestión de los montes». En un comunicado remitido a los medios de comunicación, CC.OO. «lamenta profundamente que este año trágico y maldito aún no sirva para que los gobernantes vean necesario un cambio radical en la política forestal», lo cual configura «un desastre para la superficie forestal de Castilla y León y para las personas que viven en el medio rural. Pero la mayor calamidad está siendo para los trabajadores del sector».

Ante esta situación, Comisiones Obreras ha decidido interponer una denuncia ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social del Gobierno de Castilla y León. El sindicato ha exigido a la Junta liderada por Alfonso Fernández Mañueco «que no pretenda solucionar la situación con ligeros cambios, que no satisfacen en ningún caso sus reivindicaciones, sino que atiendan lo que está siendo el clamor de la sociedad castellanoleonesa, el cual es que los fuegos se apagan en invierno, con una gestión forestal adecuada, con más personal y más tiempo de trabajo». «No valen parches», ha sentenciado CCOO, para después añadir que lo que se necesita es «un cambio de 180 grados en la gestión forestal, por el tan ansiado bien de la gente en los pueblos y de los bosques». Habrá que esperar para ver si la Inspección de Trabajo y Seguridad Social demanda responsabilidades al Gobierno de Castilla y León que está haciendo frente a una impresionante oleada de incendios.

CON CURSOS DE TRES DÍAS, ASÍ SE FORMAN A LOS «BOMBEROS» VOLUNTARIOS QUE TRABAJAN EN CASTILLA Y LEÓN

La falta de bomberos ha hecho que la Junta de Castilla y León, capitaneada por Alfonso Fernández Mañueco, tenga que buscar efectivos entre otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e incluso voluntarios para tratar de contener las llamas. Agentes de la Guardia Civil y jóvenes formados en cursos de tres días sobre extinción de incendios se han sumado a las labores de los bomberos que ya no dan abasto. Los fuegos están protagonizando el verano.

Las llamas están devorando miles de hectáreas de Castilla y León. Actualmente, las provincias de Zamora, Burgos, Ávila y Segovia han sufrido incendios devastadores que han calcinado sendas zonas de masa forestal. Hasta 15 incendios activos se han llegado a contabilizar en la región castellanoleonesa que ha tenido que pedir auxilio para apagar las llamas que están asolando la Comunidad Autónoma.

alfonso fernandez mañueco
Alfonso Fernández Mañueco (PP)

Entre esta ayuda se encontrarían precisamente voluntarios que han decidido colaborar para tratar de extinguir los incendios. Ejemplo de ello son los jóvenes que la Junta de Castilla y León ha reclutado en provincias como Segovia para que echen una mano a la hora de apagar los fuegos. A estos jóvenes tan solo se les ha dado un curso de apenas tres días en los que se les ha formado en las tareas sobre extinción de incendios. Mientras los bomberos pasan años estudiando una oposición para adquirir estas competencias, a estos jóvenes tan solo se les proporciona un curso de tres días para que aprendan a apagar un fuego. Asimismo, estos voluntarios formados en tres días han denunciado a MONCLOA.com su situación laboral a la hora de llegar a los fuegos. Según estas personas, la Junta de Castilla y León les proporciona escasa comida durante las duras jornadas laborales que soportan al lado de las llamas en plena ola de calor. Además, en ocasiones tienen que acudir hasta en sus vehículos privados hasta el lugar de las llamas con el objetivo de apagarlas.