jueves, 29 septiembre 2022 07:59

Los venezolanos afectados por los errores en sus pasaportes temen por sus trámites migratorios

Al calvario que supone para los venezolanos, tanto dentro como fuera de su país, obtener un pasaporte nuevo, se le suma ahora una nueva irregularidad en el trámite: los errores de impresión en la fecha o el lugar de nacimiento, de los nuevos documentos que llegaron en la más reciente valija diplomática que llegó a España. Esto mantiene con temor a un grupo de afectados que no saben cuáles serán las consecuencias que ello pueda tener para completar sus trámites migratorios en el país.

«Yo tengo temor de lo que pueda pasar ahora con mi trámite para obtener la nacionalidad española, porque cómo le explica uno a las autoridades españolas que es un error que cometió el organismo que emite el pasaporte en Venezuela y que yo no tengo opción de resolverlo, porque tuve que esperar un año para que me llegara ese pasaporte», expresó Carlos, uno de los afectados que acudió el pasado lunes a recoger su documento.

La irregularidad es completamente atribuible al Sistema de Administración de Identificación, Migración y Extranjería de Venezuela (SAIME), que es el organismo encargado de hacer la captación de datos y la impresión de estos documentos. Esta institución, bajo el mano de funcionarios del régimen del dictador Nicolás Maduro, dilata el proceso de asignación de citas, verificación de datos y de huellas dactilares e impresión hasta por un año, y encima de eso, ahora entregan los documentos con errores que a la larga podrían perjudicar a los venezolanos, así como ocurrió con los carnet de conducir, que al no haber un documento único, con las características de seguridad óptimas para que las autoridades españolas lo validaran y se mantuviese el tratad de canje.

Ya no es solo que los venezolanos deben pagar uno de los pasaportes más costosos del mundo, pues cada uno de los ciudadanos del país suramericano que desea obtener el documento, estando fuera de su país, debe pagar 200 euros al organismo que los tramita, más 80 euros en efectivo a la representación consular el día de la cita para la captación de huellas y la toma de fotografía. Esto sin olvidar que, normalmente, deben esperar un año o más tiempo para recibirlo y ahora el documento les llega con errores de impresión.

Otra de las víctimas que conversó con Moncloa señaló que ella comenzó el trámite de su pasaporte en junio del año pasado y que el lunes, cuando acudió a retirarlo, se percató de que le habían cambiado el lugar de nacimiento del estado Zulia al Distrito Capital.

Ante este fallo, la joven cuestionó lo sucedido ante las autoridades del consulado y la respuesta fue «ese documento te sirve para viajar, pero si tienes que hacer un trámite en Extranjería, se te da una constancia de que tiene un error, o en todo caso, si no lo quieres, puedes pedir otro». Con estas palabras la representación consular se lavó las manos ante un error del organismo venezolano.

Estos documentos con errores que están siendo entregados esta semana en el consulado de Venezuela en Madrid, forman parte de un lote de 4000 pasaportes venezolanos que llegaron junto a unas 2000 prórrogas en la última valija diplomática que enviaron desde el país caribeño. Antes de este envío, los últimos documentos habían llegado cinco meses atrás.

En Monlcoa.com intentamos obtener una respuesta por parte del director del SAIME en Venezuela, Gustavo Vizcaíno, pero no obtuvimos ninguna respuesta del funcionario. Es la segunda vez que desde este medio se intenta conversar con el funcionarios del régimen chavista, sin éxito, pues el mes pasado la página del organismo tuvo una falla que la mantuvo fuera de línea por más de 20 días, lo que imposibilitaba la gestión para solicitar los pasaportes aún más.

La respuesta que ofreció el organismo a los ciudadanos, después de más de 20 días de silencio, fue que se trató de un «bloqueo tecnológico», pese a que en los medios venezolanos trascendió que la caída del sistema se debía a que se estaba haciendo un traspaso en la administración de la data de la compañía cubana que se encargaba de esa gestión desde hace años, a una empresa argentina que será la encargada de manejar los datos de identificación de los venezolanos a partir de ahora.

Para quienes se están viendo afectados ante este nuevo error del régimen de Nicolás Maduro, que ha utilizado los trámites para la obtención de documentos de identidad como una herramienta de control para sus ciudadanos, el mayor temor es que las autoridades españolas comiencen a presumir que los venezolanos están falsificando los documentos y comiencen a judicializarlos, tal como ha ocurrido con los casos de los permisos de conducir, pues hay cientos de venezolanos que han sido procesador y reseñados policialmente por presuntos casos de falsedad documenta, por el tipo de licencia que otorgan las autoridades venezolanas.