lunes, 26 septiembre 2022 01:52

La Comunidad de Madrid premia las confesiones de Rafael Catalá metiéndole en la ley del juego

La Comunidad de Madrid está a punto de sacar adelante la nueva ley del juego. Para ello cuenta con una serie de asesores jurídicos, políticos y empresarios que tienen mucho interés sobre este negocio que debe ser regulado por las instituciones. Uno de los máximos exponentes políticos con vínculos en este negocio es el exministro de Justicia, Rafael Catalá que ha trabajado en la casa de apuestas Codere. Ahora, fuentes de la Comunidad de Madrid aseguran que está metido en la ley del juego. Llama la atención como este trato de favor llega tras convertirse en una pieza clave durante la crisis que vivió el partido hace unos meses. Rafael Catalá se ha convertido gracias a sus hechos en una de las personas de máxima confianza de Miguel Ángel Rodríguez, el jefe de gabinete de Isabel Díaz Ayuso. Gracias a esta fidelidad parece ser que ha sido premiado tal y como ocurrió con la anterior dirección del partido encabezada por Pablo Casado que consiguió colocar a su hijo en el paradigma político.

Rafael Catalá lleva muchos años en el mundo de las casas de apuestas. Antes incluso de ser nombrado ministro ya trabajaba en empresas del sector del juego. Durante los años 2005 y 2011 formó parte del consejo de administración de Codere, una de las empresas líderes del sector. Además, a esta misma compañía volvió tras su etapa en el ministerio como asesor legal y normativo, un cargo que compaginó con otras actividades empresariales. Hay vida más allá de la política, una mítica frase que en el caso de Rafael Catalá le ha llevado de nuevo al mundo del juego.

Sin embargo, este tipo de negocio privado no está exento de ser regulado por las instituciones. Las casas de apuestas se encuentran bajo el punto de mira de los poderes públicos debido al auge de la ludopatía que se está dando entre la población. De este modo, las instituciones autonómicas han decidido regular este negocio que factura cifras millonarias cada año. Este es el caso de la Comunidad de Madrid que ha decidido regular la actividad de los más de 700 locales de juegos autorizados que hay en la región capitolina. En uno de los Proyectos de Orden en torno a esta ley del juego, Sol quería dar luz verde a permitir nuevas formas de pago a crédito, como tarjetas y aplicaciones móviles, en los locales de apuestas y azar. Hasta ahora, las casas de apuestas solo aceptaban dinero en metálico, sin embargo, ahora parece ser que los usuarios ya podrán pagar con tarjeta. Dicha iniciativa no ha sido bien recogida por sectores de la población que consideran que esta facilidad a la hora de pagar no favorece a acabar con la ludopatía. Según cifras oficiales extraídas del documento EDADES y ESTUDES sobre Adicciones Comportamentales que fueron publicados en el año 2020, más de medio millón de españoles podrían estar sufriendo ludopatía sin saberlo. Sin embargo, la ludopatía no ha hecho que las casas de apuestas decidan echar el cierre ni mucho menos.

RAFAEL CATALÁ LE PIDIÓ A PABLO CASADO COLOCAR A SU HIJO EN POLÍTICA

A pesar de su actividad en el mundo del juego, Rafael Catalá siempre ha tenido un ojo puesto en la política. Incluso, para colocar a su hijo a pesar de que ya tenía trabajo fijo como funcionario. Fuentes cercanas al que fuera ministro de Justicia del Gobierno de España aseguran que su padre llamó al entonces presidente del partido, Pablo Casado, para que le incluyera en las listas electorales del Partido Popular en la Comunidad de Madrid. Así, el nombre de su hijo, Nacho Catalá, apareció en estas listas.

Nacho Catalá (PP)

La candidatura del Partido Popular encabezada por Isabel Díaz Ayuso arrasó en la Comunidad de Madrid. Isabel Díaz Ayuso rozó la mayoría absoluta y gracias a ello Nacho Catalá obtuvo su puesto como diputado con tan solo 33 años. Así, el hijo de Rafael Catalá llegaba como uno de los nuevos diputados del grupo popular en la Asamblea de Madrid. Catalá ya lleva más de un año en el Parlamento madrileño donde ha intervenido en acalorados plenos jugándose así su papel político. No obstante, la legislatura ya está en tiempo de descuento ya que en menos de un año se sucederán de nuevo las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid. Quien sabe si ahora sin Pablo, Miguel Ángel Rodríguez quiere seguir metiéndole en las listas. Por el momento, viendo la extrema fidelidad que su propio padre ha profesado a Sol parece ser que lo tiene fácil.

No obstante, Nacho Catalá es mucho más que un diputado al que su padre ha echado un cable. Catalá cuenta con un grado en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid. Tras ello, el hijo del exministro de Justicia estuvo opositando para ser administrador civil del Estado y lo consiguió en tiempo récord. Quien le conoce asegura que es un fiel seguidor del Partido Popular y por ello ha decidido dar el salto a la política.