martes, 4 octubre 2022 15:22

Yolanda Díaz se divorcia de la UE tratando de imponer un control a los precios

La ministra de Trabajo y Economía Social del Gobierno de España, Yolanda Díaz, ha decidido empezar el curso político con una idea muy comunista. Se trata de controlar los precios de ciertos productos de la cesta de la compra para evitar así que los empresarios se enriquezcan a costa de los consumidores. Sin embargo, esta proposición ha sido tirada por tierra por varios ministros socialistas que han garantizado que en España existe un mercado libre. Además, la propuesta de Yolanda Díaz llega en un contexto en el que la Unión Europea ha planteado subir los tipos. Mientras el Banco Central Europeo ha subido el tipo de interés de referencia al 0,50%, Yolanda Díaz opta por poner tope a los precios del supermercado.

La guerra de Ucrania ha provocado una crisis económica en toda Europa de la que España no está exenta. En el país ibérico el Índice de Precios al Consumo (IPC) se ha disparado superando niveles que no se veían desde los años 80. La inflación en España ha superado la barrera del 10% encareciendo así los precios y obligando a las instituciones a tomar cartas en el asunto. Una de las primeras en mover ficha ha sido el Banco Central Europeo (BCE) que ha tomado una decisión importante: subir los tipos de interés de referencia al 0,50%.

Esta decisión del Banco Central Europeo (BCE) tendrá un impacto directo en los préstamos de los particulares. Es decir, con una mayor subida de tipos los préstamos serán más caros ya que tendrá que devolverse un 0.50% de interés adicional. De este modo, a la inflación se suma la subida de tipos encareciendo aún más el mercado europeo. Sin embargo, esta subida de tipos tiene como objetivo controlar la tormenta inflacionaria que está afectando a países como España. Los tipos de interés establecen cuánto vale el dinero en los mercados por lo que una subida de los mismos es capaz de controlar en cierta medida la inflación. Además, un mayor coste de los préstamos tiene como objetivo que se reduzca el número de solicitantes de los mismos ya que endeudarse ahora es más caro.

Lejos de seguir esta estela de directrices de control de la inflación, la ministra de Trabajo y Economía Social del Gobierno de España, Yolanda Díaz, ha optado por una solución totalmente opuesta. La ministra gallega ha propuesto topar los precios limitando así los beneficios empresariales a pesar de las graves consecuencias en cuanto a escasez de productos que podrían provocar estas políticas como ya ha ocurrido en otros países donde se han implantado. Este es el caso de Venezuela donde la intervención estatal de precios en los alimentos ha llevado a una escasez de productos llegando incluso a tener que imponer un control por medio de huella digital en los supermercados para evitar que los consumidores agoten existencias.

YOLANDA DÍAZ QUIERE INTERVENIR LA CESTA DE LA COMPRA

Contraria a las directrices europeas, Yolanda Díaz continúa tratando de imponer sus políticas comunistas en cuanto a intervención de precios en una economía capitalista. El pasado lunes 5 de septiembre, la titular de Trabajo y Economía Social ha señalado en una entrevista su intención de limitar los oligopolios de las cinco grandes distribuidoras de alimentación que concentran el 50% de los beneficios. En este sentido, la ministra ha denunciado como los intermediarios encarecen los productos de los agricultores como es el caso de las naranjas o las patatas donde el precio final sufre un incremento más que notable.

De este modo, la ministra de Trabajo y Economía Social ha propuesto la puesta en marcha una «cesta de la compra básica», que sea «absolutamente legal sin vulnerar el derecho a la competencia» y en la que se fijen «entre 20 y 30 productos que le garanticemos a la ciudadanía». No obstante, ha matizado que «no se trata de una ley, sino de un acuerdo» con las empresas de distribución. “Si ahora el momento no es excepcional, cuándo lo va a ser”, ha añadido Yolanda Díaz a la vez que asegura que estos topes garantizan a los ciudadanos el acceso a estos productos a un precio más bajo, no sólo “porque pierden poder adquisitivo, sino porque tienen dificultades para mantener una alimentación sana”. “La alimentación está siendo un enorme problema para el país, para la ciudadanía y para los pequeños y medianos productores”, ha zanjado la ministra Yolanda Díaz.

la puesta en marcha una «cesta de la compra básica»

Para llevar a cabo tal cometido, la ministra de Trabajo y Economía Social ha anunciado que se va a reunir con el ministro de Consumo, Alberto Garzón, y las asociaciones de consumidores para topar estos precios. Es importante reseñar que Díaz mantiene una estrecha relación Garzón quien necesita a la ministra gallega para sobrevivir en política una vez que culmine la legislatura. Sin embargo, ya son varios ministros socialistas los que se han opuesto a esta idea de la ministra gallega.