martes, 28 mayo 2024

El PSOE de Pedro Sánchez hace realidad los malos augurios de Rubalcaba

El acercamiento del Gobierno de Pedro Sánchez con el independentismo ya es una realidad. Yolanda Díaz, vicepresidenta primera y ministra de Trabajo ha viajado a Bélgica para entrevistarse con Carles Puigdemont, quien exigirá este martes reunirse con los máximos representantes del PSOE, la amnistía y la celebración de un referéndum.

Díaz sigue a pies juntillas los pasos marcados por Jaume Asens, quien ha tomado las riendas de las conversaciones de la formación con los líderes independentistas con el fin de obtener el apoyo de ERC, pero especialmente de Junts. Asens se mueve como pez en el agua en este terreno, toda vez que tiene una buena sintonía con sus dirigentes. Asimismo es abogado y conoce muy bien las bases y entresijos del aparato independentista, hasta el hecho de formar parte de la Comisión de Defensa del Colegio de Abogados de Barcelona.

¿De verdad se puede gobernar España con alguien que quiere romper España?

Esta situación forma parte de la profecía anunciada hace siete años por el fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba. El exministro de Interior y exlíder del PSOE alertó entonces sobre la posible alianza de su partido con los independentistas, pero Pedro Sánchez busca ahora materializar esta sociedad con quienes tratan de romper con España. «¿De verdad se puede gobernar España con alguien que quiere romper España?», reflexionó Rubalcaba frente a Susana Griso en su programa de Atresmedia.

EL PSOE DE PEDRO SÁNCHEZ TRASPASA LÍNEAS ROJAS

Rubalcaba definió estos pactos como una línea roja. El PSOE no debía traspasarla bajo ningún concepto debido a las fuertes contradicciones internas que tendría al ser uno de los principales actores políticos, pero para Pedro Sánchez cualquier negociación que reedite su Gobierno. Rubalcaba, como jefe de la vieja guardia del PSOE, negó cualquier posibilidad de pactar con ERC y Junts. Para el sempiterno dirigente socialista, la dependencia del Gobierno de los nacionalistas sería nefasta, una advertencia que han reiterado otros líderes, como Joaquín Leguina y Felipe González, entre otros.

«Imagínese la que tendríamos montada si hubiéramos ido a una investidura con el apoyo de Podemos, que está en el derecho de autodeterminación, y de los independentistas, que ni le cuento», reflexionaba Rubalcaba. En este sentido, los españoles han dado el visto bueno a un apoyo de PP y Vox, dos formaciones que han obtenido sensiblemente más votos que PSOE y Sumar juntos. No obstante, el PSOE insiste en discursos triunfalistas, e incluso Pedro Sánchez habla de España como si fuera un dique de contención, pese a perder estrepitosamente ante Alberto Núñez Feijóo y Santiago Abascal.

Yolanda Díaz y Carles Puigdemont, flanqueados por Toni Comín y Jaume Asens en Bruselas
Yolanda Díaz y Carles Puigdemont, flanqueados por Toni Comín y Jaume Asens en Bruselas

Aún así, el PSOE apuesta por mantenerse en la pugna por la investidura con el apoyo de quienes buscan romper la nación. Algunos de ellos, como el PNV, tratan de utilizar fórmulas imaginativas, como una reforma de la Constitución saltándose a Las Cortes. Se trata de abrir una peligrosa vía por la puerta de atrás para hacer efectiva la España federal, disfraza de la España plurinacional.

LA ESTABILIDAD DE ESPAÑA, EN MANOS DE QUIENES BUSCAN ROMPERLA

Rubalcaba definió esta estrategia de chapucera, un lavado de imagen de los independentistas, incluyendo a Bildu, que designará a Arnaldo Otegi como su candidato a presidir el País Vasco en las elecciones autonómicas del próximo año. Asimismo, advirtió de los intentos de blanquear al independentismo ante el relato de «vamos a sentarnos con ellos y acabarán siendo buenos». Podrían «acabar siendo malos y que no te hagan caso». «Tú no puedes hacer depender la estabilidad del Gobierno de España con alguien cuyo objetivo político es irse de España, romperla, porque este es el problema», manifestó.

De hecho, Pedro Sánchez ha presagiado el pacto este mismo lunes en la capital. «Se acabará pactando» porque es «necesario», ha augurado. Asimismo, el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno ha negado cualquier posibilidad de permitir gobernar a la lista más votada, mientras Rubalcaba se mostró partidario de facilitar un Ejecutivo del PP. Y es que, pese a escenificar diferencias con Yolanda Díaz por reunirse en Bruselas con el líder de Junts, Sánchez ha augurado que habrá pacto, aunque las negociaciones se intensificarán con el ruido de la hipotético fracaso de la investidura de Núñez Feijóo el próximo 27 de septiembre.

Por el momento, el PSOE ha obedecido todas las peticiones de Junts, ERC y PNV para obtener su apoyo en la Mesa del Congreso. El referéndum y la amnistía serán necesarios para alcanzar el pacto de la investidura, y por ahora los socialistas guiados por Pedro Sánchez no descartan esa vía con tal de permanecer en La Moncloa.

EL PROFUNDO ERROR Y UN NUEVO ESCÁNDALO DEL GOBIERNO DEL PSOE

Ante estos hechos, el PP no se queda impasible y tilda de «escándalo» el inédito encuentro de toda una vicepresidenta y ministra del Gobierno de Pedro Sánchez con un «prófugo de la Justicia» como es Carles Puigdemont. De hecho, ha mostrado las diferencias con la reunión que mantendrán los ‘populares’ con los independentistas en el Congreso.

profundo error para la política española, un error del que nos lamentaremos desgraciadamente en los próximos tiempos

«El Gobierno de España se ha ido a Bruselas para reunirse con un prófugo de la Justicia que no puede entrar en España» con el objetivo de que Pedro Sánchez pueda ser investido presidente, ha sostenido Borja Sémper, vicesecretario de Cultura y Sociedad Abierta del PP. En este sentido, ha señalado que «no es normal, ni en el fondo ni la forma».

En este sentido, ha definido la situación como un «profundo error para la política española, un error del que nos lamentaremos desgraciadamente en los próximos tiempos, porque de los intereses particulares nunca salen beneficios para los intereses generales»