El flan de leche condensada de la abuela que da mil vueltas al de Eva Arguiñano

El flan, al igual que el bizcocho casero y las natillas, es un postre clásico que ha conquistado paladares de todo el mundo con su suavidad y sabor inconfundible. Entre las muchas variantes de este delicioso postre, el flan de leche condensada se destaca por su cremosidad y dulzura característica. En este artículo, te llevaré a través de un viaje culinario donde aprenderás a preparar un flan de leche condensada que hará que tus comensales pidan una segunda porción.

Además, te proporcionaré consejos y trucos para que tu creación culinaria sea aún más espectacular. ¡Así que, manos a la obra y prepárate para sorprender a tus seres queridos con un flan de leche condensada de primera!

El Flan de Leche Condensada: Un Clásico de Clásicos

1 38 Moncloa

El flan, en su forma más básica, es un postre que consiste en huevos, leche y azúcar. Pero, cuando le añades leche condensada a la mezcla, obtienes un nivel de cremosidad y dulzura que es simplemente insuperable. Este dulce es ampliamente disfrutado en América Latina, España y muchas otras partes del mundo, y es un favorito en celebraciones y ocasiones especiales.

Ingredientes para un Flan de Leche Condensada Perfecto

Asegúrate de tener a mano los siguientes ingredientes antes de comenzar a preparar tu flan de leche condensada:

  • 1 lata de leche condensada (aproximadamente 14 oz)
  • 2 latas de leche entera (usa la lata de leche condensada vacía como medida)
  • 4 huevos grandes
  • 1 taza de azúcar granulada
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Con estos ingredientes en tu cocina, estás listo para comenzar.