El flan de leche condensada de la abuela que da mil vueltas al de Eva Arguiñano

El flan, al igual que el bizcocho casero y las natillas, es un postre clásico que ha conquistado paladares de todo el mundo con su suavidad y sabor inconfundible. Entre las muchas variantes de este delicioso postre, el flan de leche condensada se destaca por su cremosidad y dulzura característica. En este artículo, te llevaré a través de un viaje culinario donde aprenderás a preparar un flan de leche condensada que hará que tus comensales pidan una segunda porción.

Además, te proporcionaré consejos y trucos para que tu creación culinaria sea aún más espectacular. ¡Así que, manos a la obra y prepárate para sorprender a tus seres queridos con un flan de leche condensada de primera!

Preparación Paso a Paso

2 4 Moncloa

1. Preparando el Caramelo

El caramelo es una parte esencial del flan que le da ese toque dorado y deliciosamente pegajoso en la parte superior. Para hacer el caramelo, sigue estos pasos:

  1. En una sartén antiadherente, calienta el azúcar granulado a fuego medio-bajo sin revolver. Deja que el azúcar se derrita gradualmente. Esto puede llevar unos minutos, así que ten paciencia.
  2. Una vez que el azúcar se haya derretido por completo y adquiera un color dorado, retira la sartén del fuego inmediatamente. Si dejas que el azúcar se queme, puede darle un sabor amargo al caramelo.
  3. Vierte el caramelo caliente en el fondo de tu molde para flan. Gira el molde para asegurarte de que el caramelo cubra uniformemente la base.
  4. Deja que el caramelo se enfríe y se endurezca en el molde.

2. Preparando la Mezcla de Flan

Mientras el caramelo se enfría, es hora de preparar la mezcla de flan. Aquí tienes los pasos a seguir:

  1. En un tazón grande, combina la leche condensada, la leche entera y la esencia de vainilla. Mezcla bien hasta que todos los ingredientes estén completamente incorporados.
  2. En otro tazón, bate los huevos. Añade los huevos batidos a la mezcla de leche condensada y mezcla hasta que todo esté uniforme.

3. Llenando el Molde y Cocinando al Baño María

Una vez que el caramelo se haya enfriado en el molde y tengas tu mezcla de flan lista, sigue estos pasos:

  1. Vierte la mezcla de flan en el molde preparado con caramelo. Asegúrate de hacerlo con cuidado para no alterar la capa de caramelo en el fondo.
  2. Cubre el molde con papel de aluminio de manera segura. Esto evitará que el agua del baño María entre en el flan durante la cocción.
  3. Coloca el molde en una fuente grande y resistente al horno. Llena la fuente con agua caliente de manera que llegue aproximadamente a la mitad de la altura del molde del flan. Este proceso se llama cocinar al baño María y asegurará que el flan se cocine de manera uniforme.
  4. Precalienta tu horno a 350 grados Fahrenheit (180 grados Celsius). Una vez que esté caliente, coloca el flan en el horno y cocina durante aproximadamente 45-50 minutos.
  5. Para verificar si el flan está cocido, introduce un palillo en el centro del flan. Si sale limpio, el flan está listo.

4. Enfriando y Desmoldando

Una vez que el flan esté cocido, retira el molde del horno y déjalo enfriar a temperatura ambiente. Luego, refrigéralo durante al menos 3 horas o toda la noche para que tome su consistencia característica.

Para desmoldar el flan de leche condensada:

  1. Pasa un cuchillo por el borde del flan para separarlo del molde.
  2. Coloca un plato grande sobre el molde y dale la vuelta rápidamente para que el flan caiga sobre el plato.
  3. El caramelo derretido se verterá sobre el flan, creando una deliciosa cobertura.

5. Servir y Disfrutar

Tu flan de leche condensada está listo para ser disfrutado. Puedes servirlo tal cual o acompañarlo con frutas frescas, crema batida o un toque de canela espolvoreada por encima para darle un giro aún más delicioso.