PP
Teodoro García Egea, secretario general del PP (d), junto a Pablo Casado, líder de la formación. Foto: Flickr.

El PP no quiere que Pedro Sánchez sea presidente, pero tampoco está dispuesto a investir a cualquier otro candidato socialista. Algunas voces internas lanzaron la propuesta de apoyar a otra persona que no fuera el actual presidente en funciones. Sin embargo, esta posibilidad se trataba de “un farol”.

Fuentes populares aseguran que “nadie del partido” se ha planteado favorecer un gobierno socialista, ni siquiera con Sánchez fuera de juego. “Todo es una estrategia de distracción”, que repite los patrones usados por los socialistas en la última investidura de los populares, la de Mariano Rajoy en el año 2016.

LA MANIDA PROPUESTA DEL PP

Antonio Román, exalcalde de Guadalajara y actual senador popular, fue quien puso encima de la mesa la posibilidad de apoyar a un candidato que no fuera Sánchez. En un mensaje lanzado en su cuenta personal de Twitter, proponía como posible relevo a Josep Borrell, ministro de Exteriores en funciones, o Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha. 

Casado PP

Los sinsentidos del PP con su negativa a la abstención

EL PSOE ha vuelto a reclamar la abstención y el PP, a negarla. Los socialistas no tienen claro que Unidas Podemos vaya a brindarles su apoyo a cambio de un acuerdo programático y por eso fijan las miras en la derecha. Ciudadanos es su opción prioritaria pero Albert Rivera está ya a otras cosas. El...

Esta alternativa, sin embargo, no estaba respaldada por la cúpula del partido. Fuentes populares critican que esta idea copiaba “estrategias usadas por la izquierda” y que carecían de fundamento. “El Partido Popular tiene que utilizar fórmulas propias que le distingan del resto y que no recuerden a lo que ya ha puesto en marcha el Partido Socialista”, indican. 

Estas mismas fuentes se referían así a lo ocurrido en el año 2016, cuando el PSOE usó este mismo argumento para intentar que Mariano Rajoy abandonara su pretensión de convertirse en presidente. En esa ocasión fue Miquel Iceta quien se mostró abierto a que los socialistas se abstuvieran si Rajoy daba paso a otro candidato o si se proponía un perfil independiente. Todo ello en caso de que se fracasara en las dos votaciones a la investidura. 

Sin embargo, parece que esta vez todo se ha tratado de parte del juego entre ambos rivales políticos. Los rumores que mantenían viva esta posibilidad han sido finalmente acallados por Pablo Montesinos. El nuevo vicesecretario de Comunicación de los populares ha insistido en que no hay nadie dispuesto a apoyar otra candidatura, ni de Borrell, ni de García-Page, ni mucho menos de Pedro Sánchez.

UN CANDIDATO DEL BLOQUE CONSTITUCIONALISTA

Por el contrario, el PP sí sigue respaldado una propuesta que de igual manera pretende dejar fuera de juego a Sánchez. El secretario general del partido, Teodoro García Egea, ha vuelto a incidir en la idea de que haya un candidato alternativo. Tras el fracaso de la primera investidura, el número dos de Casado invitó al Rey a que designara a otra persona para formar gobierno, o bien del PP o Ciudadanos e instó al PSOE a abstenerse para “desbloquear el país”.

García Egea ha aprovechado su asistencia a la primera sesión de investidura de Isabel Díaz Ayuso para reincidir en esta propuesta. “Sánchez tiene dos opciones” o seguir intentando alcanzar consenso con Unidas Podemos y los independentistas, o mirar hacia los partidos constitucionalistas, que se trata “un bloque que funciona, que lidera el PP con Cs, con Vox, con más de 12 partidos a lo largo y ancho de toda España”.

La oferta ha sido completamente rechazada por el Partido Socialista. La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, ha tildado de “disparatada” la proposición popular y ha insistido en que “Pedro Sánchez es el líder mejor valorado”. Y por lo tanto, es su misión la de formar un Gobierno estable para España. 

PP, DIVIDIDO POR LA ABSTENCIÓN

A pesar de que los populares hayan manifestado que no están dispuestos a ceder ante Sánchez, no todos los dirigentes del partido piensan de igual forma. Alberto Núñez Feijóo ha sido el último en salirse del camino preestablecido por la dirección de Pablo Casado. El presidente de Galicia afirmó que su partido está “dispuesto a abstenerse e, incluso, a apoyar un Gobierno si el PSOE concreta propuestas” en las que se pueda “alcanzar un acuerdo”.

Casado

Casado desmiente a Feijóo y niega una futura abstención del PP

En el PP hay discrepancias respecto a la postura a adoptar en otra hipotética investidura de Pedro Sánchez. En apenas minutos, Feijóo y Casado han mostrado opiniones distintas. El presidente de la Xunta ha comentado que estudiarían una propuesta "seria" del PSOE, después de que la vicepresidenta Ca...

También ha optado por esta salida Cuca Gamarra. La vicesecretaria de Política del PP insistía en una entrevista con RNE que “el PP tiene que ser el voto del desbloqueo y de la garantía del constitucionalismo, la libertad y la moderación”. Y antes que ella otros dirigentes como Rafael Catalá, Mercedes Fernández, Isabel Díaz Ayuso o Esperanza Aguirre se abrieron a esta opción.

Estas voces discrepantes no han tardado en ser desautorizadas por la dirección del partido. Fuentes populares han reiterado que “el PP va a seguir formando parte de la oposición” y no va a favorecer un Ejecutivo apoyado por Unidas Podemos y los partidos independentistas. 

Comentarios