Rajoy
El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy se ha manifestado este jueves partidario de un acuerdo de gobierno entre PSOE y Ciudadanos, postura totalmente contraria a la que mantuvo en el año 2016, tras las elecciones generales de 2015, cuando ambas formaciones políticas, con 90 y 40 escaños, respectivamente, llegaron a un acuerdo de Gobierno. En esas fechas, Rajoy calificaba ese pacto de “un acuerdo de muy limitada relevancia” o “gran paso histórico”.

En el Foro Premium del Atlántico celebrado en Santa Cruz de Tenerife, Mariano Rajoy ha afirmado que España necesita “un gobierno estable”, un ejecutivo de “176 diputados”, una cifra que superarían PSOE y Ciudadanos si llegasen a un pacto, una opción que gusta al expresidente del Gobierno. Rajoy señaló en su intervención que una de las vías para lograr la investidura es mediante “un acuerdo con Ciudadanos, acuerdo que si además lleva aparejado un pacto en torno a un programa de gobierno permitiría a ese ejecutivo contar con una sólida mayoría”.

“Una cosa es superar la sesión de investidura y otra muy distinta el poder gobernar. Se puede gobernar con un acuerdo con Ciudadanos, porque eso supone que hay una mayoría, más de 176 escaños en la Cámara. Ya es mucho más difícil conseguir 176 escaños con otras fuerzas políticas”, explicaba Rajoy.

EL “GRAN PASO HISTÓRICO” DE PSOE Y CIUDADANOS EN 2016

Mientras que tras las elecciones generales del pasado 28-A, Mariano Rajoy apuesta por un acuerdo entre PSOE y Ciudadanos, en 2016, criticaba tal pacto. Si bien es cierto que a pesar de ese acuerdo entre ambas formaciones políticas se precisaban de más apoyos, al solo lograr 130 escaños, el expresidente del Gobierno criticó ese pacto durante la segunda jornada del debate de investidura del dirigente socialista, Pedro Sánchez. “Toda esta representación ha venido precedida de otra no menos teatral y altisonante. Me refiero a la solemnísima firma de un acuerdo de muy limitada relevancia, pero que se ha presentado sin el menor sentido del ridículo, como una escenografía que nos hacía pensar que estábamos ante una página histórica de dimensiones solo comparables al pacto de los Toros de Guisando”, explicó Rajoy.

“Este gran paso histórico, que sin duda los niños estudiarán en las escuelas con el Compromiso de Caspe y los pactos de La Moncloa, nos ha hecho revivir aquellos felices días de la conjunción interplanetaria que nos anunció una entusiasta señora ministra a cuenta de que en el planeta Tierra iban a coincidir la presidencia americana del señor Obama con la presidencia de turno de la Unión Europea del señor Zapatero”, añadió el expresidente del Gobierno durante su intervención en la Cámara Baja.

Esta crítica de Rajoy en el Congreso de los Diputados no fue la única. Previamente, en una entrevista para Antena 3 señalaba lo siguiente sobre el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos: “Algunos lo califican de pacto de salón, un pacto publicitario, yo no voy a entrar en esas cosas. Yo simplemente digo que ni es de investidura ni es de gobierno y que me sorprende un poco el gran entusiasmo de Ciudadanos por apuntalar al PSOE”.

También por aquellas fechas, en un evento celebrado por La Razón, Rajoy se refería al acuerdo alcanzado por PSOE y Ciudadanos como “cocinado a sus espaldas” y contrario a sus políticas: “El Partido Popular, que es el primer partido de España, no está para firmar contratos de adhesión a pactos que han cocinado a sus espaldas y contra sus logros políticos. Tampoco está para hacer de actor secundario en un sainete que tiene como único horizonte una nueva campaña electoral”.

NO A LOS INDEPENDENTISTAS

Mientras que la opinión sobre un posible acuerdo entre PSOE y Ciudadanos ha variado en estos últimos tres años, aunque se dé en distintas circunstancias, la conformación de una investidura y de un gobierno con el apoyo de independentistas sigue siendo una línea roja para Mariano Rajoy.

Además de la opción de un gobierno entre PSOE y Ciudadanos, el expresidente del Gobierno quiso señalar este jueves otra de las alternativas: “También es posible un acuerdo que repita, eso que era conocido como la mayoría Frankestein, que permitió al PSOE acceder al Gobierno”. Además de diferenciar “acceder” de “gobernar”, Rajoy recalcó las dificultades con las que se encontró Sánchez: “No era, ciertamente, fácil gobernar y por eso hubo que adelantar las elecciones generales, no fue posible tampoco aprobar un presupuesto”.

Podemos Iglesias

En Podemos ya no hablan de negociación con el PSOE, sólo de contactos

La temperatura de la relación entre Podemos y PSOE ha bajado significativamente. En las filas del partido de Pablo Iglesias no se habla de negociación con los socialistas, sino de meros contactos. Los temores de Podemos a que el PSOE se apoye en la abstención de Ciudadanos para facilitar la investid...

A principios del mes de enero, tras las elecciones del mes de diciembre de 2015, Rajoy señalaba, además de un posible acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos que diese “un mensaje de tranquilidad, estabilidad, de seguridad y certidumbre”, que contar con el apoyo de otras formaciones no era lo adecuado para el país. “Estaríamos ante una coalición de ocho o nueve partidos, algunos de planteamientos claramente independentistas, otros partidarios del derecho de autodeterminación y, desde luego, no me parece que eso sea lo más conveniente para España”, explicaba el expresidente de España ante los medios de comunicación.

Comentarios