viernes, 17 septiembre 2021 03:12

Ciudadanos y su purga autodestructiva: mentiras, supuestos ceses y sin explicaciones

Ciudadanos está dando sus últimas pedaladas en la política española. El partido ha entrado en un bucle derrotista que está teniendo graves consecuencias de cara a las municipales de 2023. La formación liderada por Carlos Carrizosa en Cataluña y por Inés Arrimadas a nivel nacional está realizando una purga sin precedentes en la formación.

Ya no se trata de expulsar a exdiputados, sino también a concejales en activo y mediante burdas maniobras. MONCLOA.COM ha hablado con los dos concejales más importantes que pretende cargarse el partido, que ha pinchado en hueso. Desde aquí les avisan que no van a dejar las actas municipales.

El partido ha anunciado a bombo y platillo varios supuestos ceses de concejales en Lleida y Girona. Según la formación, son «ceses», pero no. La primera mentira. A través de comunicados y ruedas de prensa repletas de mentiras, Ciudadanos ha pretendido cargarse a una histórica concejal como Ángeles Ribes, con quince años de antigüedad. No ha sido la única, también se ha intentado con Daniel Pamplona, portavoz en el Ayuntamiento de Girona.

Los «ceses» -según Ciudadanos- no son más que aperturas de expedientes de expulsión, sin que se haya tomado una decisión sobre ello. ¿Maniobra Ciudadanos para que los comités estatutarios tengan su veredicto en favor de la línea de los dirigentes lo antes posible? ¿Dónde está la transparencia y la independencia de estos órganos? Los purgados creen que no hay posibilidad alguna, que la decisión está tomada, aunque no dudan en dar la batalla legal.

carrizosa

NINGUNO HA SIDO CESADO DEL CARGO, PESE A QUE CS ASÍ LO ASEGURA

Todo ha sido «muy cutre«, ni un recién llegado a primero de Derecho podría sostener la burda maniobra de Carrizosa y Arrimadas para tratar de cargarse a los díscolos. MONCLOA.com ha hablado con varios de los presuntos cesados. Ninguno de ellos ha sido cesado, pese a que así lo ha pregonado el partido, a última hora de este viernes.

Los protagonistas niegan su cese y de hecho estarán en los próximos plenos, según han asegurado. Los díscolos purgados por la directiva no van a entregar el acta de concejal y se plantean incluso mantenerse en el grupo político hasta que se resuelva su expediente de expulsión.

Además, uno de ellos, Daniel Pamplona, portavoz de Ciudadanos en Girona, estudia iniciar una batería legal contra la formación por romper la confidencialidad a la hora de comunicar un expediente. «Me he enterado por la prensa. (…) Es muy poco elegante«, ha asegurado en declaraciones a este medio. Su supuesto cese se ha comunicado desde Barcelona, pero tan sólo se le ha abierto expediente, sin que éste se haya resuelto.

ÁNGELES RIBES, DE HISTÓRICA A INTENTO DE PURGA CON MALAS ARTES

Ángeles Ribes es una histórica de Ciudadanos. La concejal de Lleida ha llegado a un pacto férreo con el PSC en la pasada legislatura, 2015-2019, para evitar que el Ayuntamiento fuera gobernado por los independentistas. De hecho, cada mes se revisa el acuerdo para conocer de primera mano su cumplimiento y ver en qué puntos se pueden implementar las medidas que se adoptan en el pleno municipal.

La concejal ha denunciado la purga a la que se le ha sometido públicamente en una conversación con MONCLOA.com. La situación es «terrible e insultante«, ha afirmado la actual concejal y portavoz en Lleida.

Ribes es una política reconsiderada entre los pocos afiliados que quedan en la formación en esta provincia. Un número que el partido se niega a facilitar a los medios, pero que según ha podido conocer MONCLOA no llegan al medio centenar.

LA PURGA EN LLEIDA SE INICIÓ EN LOS ASESORES DE CIUDADANOS

Para prescindir de Ribes, la cúpula envío un correo con una orden directa. Dejar la portavocía en manos de María Burrel. Antes de esta directriz directa, y a la que se negó en rotundo la concejal, Joan García, diputado en el Parlament, había exigido el despido del único asesor de Ribes para colocar a un exdiputado en su lugar. «Me lo envió por Whatsapp«, ha afirmado la ilerdense.

No hubo ni explicaciones ni llamadas. Ribes se negó a acatar estas órdenes del partido y procedió a realizar una votación en su grupo municipal para solventar el asunto. Era «lo más democrático e higiénico», a partir de ahí, todo se vuelve más «chusco». «Salgo reforzada y eso es lo que no admiten», ha indicado.

Su cabeza, políticamente hablando, hubiera sido una pieza importante para la directiva, un aviso a navegantes. O estás conmigo o serás apartado. En su expediente, que no tiene argumentación alguna, es ella quien tiene que defender el honor y su nombre. Ciudadanos no tiene que demostrar nada, tan sólo denunciar supuestos hechos y sería suficiente, como el caso de Pamplona.

Ciudadanos hace que te vayas, un partido que presume de liberal y creer en la separación de poderes

Ha presentado recurso, aunque cree que no dará resultado. Y es que, todos los miembros del comité disciplinario son nombrados por la misma ejecutiva de Ciudadanos. «Qué te esperas», ha reflexionado. «Ciudadanos hace que te vayas, un partido que presume de liberal y creer en la separación de poderes, pero el comité de garantías y el disciplinario son nombrados a dedo». «Soy escéptica» en cuanto a la deliberación de su expediente de expulsión. Eso sí, mantendrá el acta y el grupo municipal. «No nos pueden expulsar del grupo», ha puntualizado. «Nosotros nos quedamos. Somos los que estamos representando los valores de Ciudadanos, los del principio y no estos».

EL CASO DE DANIEL PAMPLONA: CONCEJAL PURGADO POR UN TUIT

A Pamplona no le ha denunciado el partido para iniciar el expediente, sino el secretario de Acción Institucional de Girona, un cargo orgánico de la formación. Según ha explicado, el denunciante afirma que hay una serie de puntos de los Estatutos internos de los naranjas que se habrían vulnerado. Justo después de la denuncia, la formación emite un comunicado en el que se asegura que Pamplona «está fuera» del partido y de sus funciones como portavoz. Sin embargo, el expediente «sólo acaba de empezar«, no hay una resolución ni tampoco conclusión alguna sobre un supuesto cese, como se ha afirmado.

«Tengo derecho a hacer mis alegaciones e interponer un recurso una vez finalice el expediente». Además, en caso de que no sea favorable, Pamplona aún podría continuar recurriendo hasta un contencioso-administrativo, que «no dudaré en hacerlo«. «Se vulneran al menos dos derechos muy evidentes: la confidencialidad del expediente y la presunción de inocencia». Es muy «feo» por las formas y la denuncia «carece de fundamentos sólidos».

El anuncio de su expulsión «es una interferencia al Comité del régimen disciplinario» que debe revisar y pronunciarse su expediente, además de salvaguardar la «neutralidad». De esta forma, el comunicado oficial de la formación podría estar asignando una orden a los miembros de este grupo que debe resolver el asunto. Cabe recordar que es la dirección nacional del partido la que escoge a estas personas, sin votación alguna.

CIUDADANOS EVITA DAR ARGUMENTOS EN LOS EXPEDIENTES

«A mí no me ha expulsado nadie», ha enfatizado Pamplona. «Jurídicamente sigo siendo portavoz y no cabe otra«, ha continuado cuando se le ha preguntado si va a dejar el acta del partido. Según ha deslizado, la denuncia para la apertura de su expediente se debe a un «tuit» que ha publicado en su perfil y está llena de «generalidades«. En concreto, son tres motivos, que guarda confidencialmente tal y como establecen los estatutos, incluso la mera apertura del expediente es absolutamente confidencial, y por tanto no debería haberse hecho pública, y menos con tanta publicidad, como ha mostrado el partido. «No he hecho ni las alegaciones al expediente«, ha puntualizado.

Ciudadanos «se ha tirado a la piscina con un comunicado», ha considerado el aún concejal naranja en Girona. «El expediente que han abierto es muy cutre«, muy limitado y muy poco argumentado. De hecho, el expediente que han abierto está repleto de «generalidades», sin señalar los motivos por los cuales se habría vulnerado algunos artículos del reglamento de Ciudadanos.