domingo, 23 enero 2022 02:20

Los Mossos incluyen en su lista negra a un concejal y activista de JxCat

Los Mossos d’Esquadra, como todos los cuerpos policiales, tienen labores más allá de ayudar y auxiliar a los ciudadanos. Perseguir a los cacos, narcotraficantes y activistas es parte de su día a día. Si entre estos activistas se encuentra un concejal de JxCat llamado David Torrents no es casualidad sino fruto de una ardua investigación para identificar a los más radicales y cabecillas de las manifestaciones y algaradas. Lo más grave de todo es que Torrents es, además, mosso en excedencia.

No es la primera vez que un agente de la policía autonómica catalana se declina claramente por un bloque ideológico. Lo grave en estas situaciones es que no hay repercusión en su labor. Activista ayer, mosso d’Esquadra mañana, una vez se retire de la política.

El también concejal ha recibido una sanción de 600 euros por participar en una concentración no autorizada ante la delegación del Gobierno en Cataluña para reclamar la libertad de Carles Puigdemont, cuando fue detenido en Alemania, y de Pablo Hasél.

EXTREMISTAS Y NARCOS, EN LAS BASES DE DATOS DE LOS MOSSOS

Su identificación y posterior sanción es fruto de una de las listas realizadas por los Mossos d’Esquadra, según han asegurado fuentes policiales consultadas por MONCLOA.com. «Estas listas existen para cualquier grupo violento, extremista, narcotraficantes o delincuentes comunes, entre muchos otros», han afirmado.

En este sentido, lo más llamativo es que el cuerpo de los Mossos d’Esquadra haya incluido a un concejal de JxCat en ella, más cuando es un miembro en excedencia. Según ha afirmado el propio Torrents a El Món, «antes de identificarme ya sabían quién era y qué presuntas actividades realizaba«. En este sentido, los agentes de los mossos tienen acceso a este listado casi de forma inmediata, más si es un agente.

Lo increíble es que lo haya filtrado un mosso de la unidad de Investigación en excedencia

Para Torrents estas listas no le son desconocidas. Su unidad es la de información dentro de los Mossos. «Lo increíble es que lo haya filtrado él mismo», han asegurado las mismas fuentes. «A nivel interno podría acarrearle una sanción esta filtración», han destacado.

«Las base de datos existe», continúan otras fuentes policiales. «Como también en otros cuerpos policiales», han indicado. «Es necesario tener controlados a todos los radicales de cualquier signo, pero es increíble que la información salga del propio Torrents», han continuado.

UN MOSSO Y CONCEJAL DE JXCAT EN LA DIANA

Así, no es extraño ni ilegal que se realice este tipo de archivos para poder agilizar pesquisas policiales, como ha sido el caso de Torrents. Esta labor favorece la persecución de los delincuentes, son como «viejos conocidos«. Los Mossos suelen identificar a distintos sujetos antes de una manifestación o concentración. Es habitual la revisión de mochilas y bultos sospechosos. No es exclusivo de ellos. La Policía Nacional, por ejemplo, lo hizo en el mitin de Vox en Vallecas, para evitar altercados desde el interior del recinto. Sin embargo, los violentos rodearon el perímetro y arrojaron todo tipo de objetos a los simpatizantes y dirigentes que acudieron al acto.

Torrents, como parte de la Comisaría General de Información, ha tenido que confeccionar estas bases de datos. Existe una unidad especializada para detectar a este tipo de sujetos violentos, como es la Unidad Central de Investigación de Extremismos Violentos.

Esta es una de las unidades que quiere hacer desaparecer la CUP debido a que es una base de datos que tiene incluida a numerosos miembros radicales de la extrema izquierda. Entre éstos, destaca Arran, denominados como los ‘cachorros de la CUP’ pese a su intento de distanciarse de la formación política.

ERC SE PLIEGA A LA CUP PARA DESMANTELAR LA UNIDAD DE INFORMACIÓN DE LOS MOSSOS

Para los antisistema, los registros de mochilas en concentraciones y manifestaciones no están justificados, pese a que son los mismos de siempre y suelen llevar material incendiario en su interior, como botellas de gasolina, pañuelos y otros materiales para prender fuego a las contenedores, inmuebles o mobiliario urbano.

Torrents ha admitido estar en el interior de la delegación de la Unión Europea aquel día; aunque niega que fuera el último en salir. Los agentes, sin embargo, puntualizan una «especial actitud provocativa y que buscaba el enfrentamiento» con los que habían sido compañeros de profesión.

Según la versión del concejal de Badalona, el jefe del operativo policial reprochó a Torrents que fuera precisamente él quien participara en la protesta. Los Mossos tuvieron que sacar a cada uno de los exaltados de forma individualizada para evitar una mayor tensión de quienes esperaban fuera.

Esta protesta fue secundada por una veintena de personas, la mayoría miembros de una plataforma que aboga por la desobediencia civil y quienes reivindicaban la libertad de Hasél. La protesta coincidió con el inicio de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno.

EL NUEVO JEFE DE LOS MOSSOS DENIGRA A QUIEN INVESTIGÓ A BORRÀS Y BUCH

Por el momento, ERC está teniendo en cuenta las exigencias de la CUP en materia de seguridad. Tras el cese fulminante y por sorpresa de Josep Lluís Trapero, el nuevo jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Maria Estela, ha concluido la remodelación de su cúpula en apenas dos semanas. Fue nombrado el pasado 20 de diciembre y ha generado la polémica tras colocar al intendente Toni Rodríguez, que estaba al frente de anticorrupción, en la comisaría de Rubí (Barcelona). Se trata de una deshonra en toda regla, según explican agentes del cuerpo.

Tras liderar la lucha contra el narcotráfico, con importantes redadas, Estela ha colocado a uno de los hombres mejor valorados del cuerpo en un municipio con alta tasa de delincuentes, donde el menudeo de drogas es la tónica.

Asimismo, Rodríguez ha investigado a todos los partidos políticos inmersos en casos de presunta corrupción. Entre ellos, destaca la causa contra el exconsejero de Interior, Miquel Buch, por su presunta prevaricación y malversación para dotar a Carles Puigdemont con un cuerpo de escoltas. Además, Laura Borràs, presidenta del Parlament, ha estado también entre sus investigaciones. Borràs está más cerca del banquillo por fraccionar supuestamente contratos públicos mientras dirigía el Instituto de las Letras Catalanas.

Aún está por ver el destino de Trapero, que algunos independentistas tildan de traidor. El consejero de Interior, Joan Ignasi Elena, esperaba poder trasladarle estas mismas navidades, pero no lo ha hecho. Al menos, públicamente.