viernes, 7 octubre 2022 16:54

El Senado comprará con dinero público un iPhone 13 a cada senador por el miedo a Pegasus

Han llegado los reyes magos para los senadores de la Cámara Alta. La crisis suscitada por el ‘caso Pegasus’ ha provocado que las instituciones públicas hayan decidido blindarse. El espionaje a través del programa de software israelí, llamado Pegasus, ha puesto en jaque a toda la Administración. Y es que, diversos miembros del Gobierno han sido espiados a través de este programa y el Senado tenía claro que no iba a dejar que los miembros de su cámara sufrieran la misma suerte. Así, la Cámara Alta ha decidido gastarse alrededor de 250.000 euros en móviles gratis para los senadores. En un primer momento, según han confirmado fuentes del Senado a MONCLOA.com, los informáticos pretendían analizar los teléfonos de los senadores. Sin embargo, esta idea fue rápidamente descartada tras observar todo el trabajo que ello requería y prefirieron invertir una elevada cantidad como forma rápida de evitar que los políticos sufrieran espionajes.

La Cámara Alta ha decidido tomar cartas en el asunto ante los casos de espionaje que han sufrido distintos miembros del Ejecutivo en sus teléfonos móviles. Para ello, ha decidido regalar a todos los miembros de esta Corte un teléfono móvil de la marca iPhone, en particular el modelo de iPhone13, cuyo precio de mercado supera los 900 euros. Un coste elevado al que se suma el número de políticos que componen la Cámara Alta, cuya cifra se sitúa en 265 senadores. Es decir, esta institución va a invertir cerca de 250.000 euros para evitar que los políticos sufran espionajes en sus dispositivos. A esta decisión que ya resulta llamativa, se suman otra dos.

En primer lugar, el hecho, según han detallado fuentes del Senado, que en un primer momento se decidiera analizar los móviles para comprobar si alguien había accedido a ellos sin el conveniente permite de su dueño. Un actuación dentro de lo normal, ya que es lo que han hecho con los dispositivos de otros políticos como el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, o la titular de Justicia, Pilar Llop. Ambos entregaron sus dispositivos para que fueran examinados y comprobar si habían sido hackeados a través del programa de software de Pegasus. Sin embargo, parece ser que esto era demasiado trabajoso para los informáticos que trabajan en la Cámara Alta, quienes no estaban por la labor de ir uno a uno inspeccionando los móviles de los 265 políticos que componen el Senado.

Por eso, decidieron seguir una estrategia distinta a la de analizar estos teléfono. Así, optaron por cambiar el dispositivo a todos los senadores de esta cámara como medida para agilizar el trabajo y dar carpetazo cuanto antes al caso del espionaje, adelantándose a las posibles intromisiones que podrían haber sufrido estos políticos. A pesar de que ni el Boletín Oficial del Estado (BOE) ni en ninguna página oficial aparece recogida esta inversión, fuentes del Senado han confirmado esta actuación a MONCLOA.com, que, ya sea a través de un correo electrónico o a través de una llamada telefónica, los políticos de esta cámara han sido convocados por los informáticos para pasar por este departamento a recoger su nuevo dispositivo.

Por otra parte, también sorprende que sea Apple la marca de teléfonos que han decidido comprar para llevar a cabo el cambio de los móviles. Y es que, está marca no se «casa» con nadie, es decir, no suele llevar a cabo convenios con empresas ni organismos. Así, probablemente si hubieran elegido otra marca de teléfonos para reemplazar los de los senadores podría haberle salido más barato a las arcas del Estado. Y no solo eso, sino que además Apple es más vulnerable al espionaje con el programa de Pegasus que otras marcas. Una cuestión que no deja de sorprender, ya que si precisamente lo que quieren es evitar intromisiones en los móviles de los senadores, Apple no es la mejor opción para ello.

Lo que está claro es que los políticos de la Cámara Alta han tenido unas Navidades adelantadas, han recibido un regalo por adelantado, ya que el coste de estos móviles les saldrá gratis a los senadores. Eso sí, el peso de este coste los soportarán las arcas del Estado, es decir, lo soportará el dinero de todos los ciudadanos españoles. El ‘caso Pegasus’ ha supuesto un duro golpe para el Gobierno de España y para las instituciones públicas. Parece ser que se ha instaurado el miedo a que más departamentos sufran este tipo de actuaciones, que ya se han cobrado la primera víctima, la presidenta del CNI, Paz Esteban. Una decisión del presidente de España, Pedro Sánchez, ha tomado por el escándalo del espionaje con el software espía Pegasus y porque ha cedido a la presión de los independentistas, que pedían responsabilidades políticas.