viernes, 30 septiembre 2022 06:09

Los bomberos forestales, quemados ante la inacción de José Luis Rubio

Como cada verano, los incendios están asolando el país. Sobre todo en zonas de campo donde los bomberos forestales actúan durante los meses de verano tratando de sofocar los fuegos que se producen en plena naturaleza. Sin embargo, las condiciones laborales de estos profesionales a menudo se ven mermadas. Desde trasladarse en su propio coche al incendio, hasta solo contar con un escueto bocadillo para comer pasando por realizar trabajos preventivos hasta el agotamiento. Precisamente en este último punto se encuentran los bomberos forestales de La Rioja que han denunciado ante el sindicato Comisiones Obreras (CC.OO.) que la dirección general de biodiversidad de La Rioja, liderada por José Luis Rubio, les tenga durante horas en los montes realizando tareas de prevención en plena ola de calor. «No se ha aprendido que el personal que participa en la extinción debe estar descansado y preparado ante un incendio», denuncian los bomberos forestales que dicen estar «quemados» con la gestión política.

La organización sindical CC.OO. se hizo eco el pasado junio de las reivindicaciones de estos bomberos forestales riojanos. «En plena ola de calor, con alerta por riesgo extremo de incendios forestales y temperaturas batiendo récords la Dirección General de Biodiversidad mantiene a los Bomberos Forestales realizando trabajos preventivos. Ello comporta que el personal se encuentre agotado tras largas horas de duro trabajo y que si se produjese un incendio forestal su eficacia y seguridad se vieran mermadas gravemente», denuncian a través de CC.OO.

c87051bc3b5369e9e1fd4c4aa6af9ef4000067 Moncloa

Y es que a pesar del agotamiento que sufren estos profesionales, las tareas de limpieza de montes se hacen imprescindibles para tratar de aminorar los efectos del fuego. Los trabajos de desbroce son trabajos preventivos a los que el propio Gobierno de La Rioja, por medio de la dirección general de biodiversidad, liderada por José Luis Rubio, han decidido dar prioridad. No obstante, se han encontrado con las críticas de los bomberos forestales que trabajan en la comunidad autónoma que dicen que ya en el mes de junio, antes de comenzar las oleadas de incendios, ya se encontraban agotados. «Parece que no se ha aprendido que el personal que participa en la extinción debe estar descansado y preparado ante un incendio, ya que las jornadas de trabajo en un incendio pueden superar las 10 horas en condiciones de calor, esfuerzo y penosidad extremas», denuncian los bomberos forestales.

las jornadas de trabajo en un incendio pueden superar las 10 horas en condiciones de calor, esfuerzo y penosidad extremas

De este modo, los bomberos forestales exigieron a través del sindicato que se paralizasen los trabajos preventivos durante los periodos de alerta por incendios forestales y en los casos de ola de calor, con el fin de salvaguardar la seguridad de los integrantes de los dispositivos de extinción y obtener la mayor eficacia y eficiencia en la lucha contra los incendios forestales que amenazan La Rioja. Precisamente, este verano ha estado marcado por sucesivas olas de calor que han tenido que soportar los bomberos en el monte con o sin fuego para realizar tareas preventivas.

La Rioja es un territorio donde los incendios han provocado tragedias. El año pasado, La Rioja vio como se calcinaban 500 de sus hectáreas en los incendios que se produjeron en Yerga y Azarruya. Estos fuegos se iniciaron junto a un área recreativa situada al sur de Autol, donde no está autorizado hacer fuego y aunque no llegaron a los núcleos urbanos si se propagaron por una amplia zona forestal. La magnitud del mismo hizo necesaria la actuación de los bomberos forestales que aseguran estar «quemados» ante la gestión política de estos desastres.

LOS BOMBEROS FORESTALES

Los incendios están asolando España como cada verano. Sin embargo, este periodo estival la situación se está agravando por las altas temperaturas y la falta de medios para limpiar los bosques con el objetivo de minimizar riesgos. Una de las Comunidades Autónomas más afectadas es Castilla y León cuyo operativo de incendios no está siendo capaz de apagar con celeridad los distintos fuegos que se han originado en la región. La falta de bomberos ha hecho que la Junta de Castilla y León, capitaneada por Alfonso Fernández Mañueco, tenga que buscar efectivos entre otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e incluso voluntarios para tratar de contener las llamas. Agentes de la Guardia Civil y jóvenes formados en cursos de tres días sobre extinción de incendios se han sumado a las labores de los bomberos que ya no dan a basto. Los fuegos están protagonizando el verano.

Las llamas están devorando miles de hectáreas de Castilla y León. Actualmente, las provincias de Zamora, Burgos, Ávila y Segovia han sufrido incendios devastadores que han calcinado sendas zonas de masa forestal. Hasta 15 incendios activos se han llegado a contabilizar en la región castellanoleonesa que ha tenido que pedir auxilio para apagar las llamas que están asolando la Comunidad Autónoma.

Entre esta ayuda se encontrarían precisamente voluntarios que han decidido colaborar para tratar de extinguir los incendios. Ejemplo de ello son los jóvenes que la Junta de Castilla y León ha reclutado en provincias como Segovia para que echen una mano a la hora de apagar los fuegos. A estos jóvenes tan solo se les ha dado un curso de apenas tres días en los que se les ha formado en las tareas sobre extinción de incendios. Mientras los bomberos pasan años estudiando una oposición para adquirir estas competencias, a estos jóvenes tan solo se les proporciona un curso de tres días para que aprendan a apagar un fuego.