jueves, 29 septiembre 2022 08:57

Isabel Rodríguez evidencia la tensión del PSOE con Emiliano García-Page: «Que se haga cargo de sus palabras»

El presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, no para de protagonizar titulares con duras declaraciones hacia el Gobierno central y hacia su propio partido. A pesar de que Emiliano García-Page lleva desde la década de los 80 en el Partido Socialista parece ser que ahora está comenzando a tratar de ser un verso libre. El presidente manchego ha dudado de las compañías del Gobierno, en alusión a sus socios de Unidas Podemos, y no ha dudado en defender al propio líder de la oposición Alberto Núñez Feijoo. Emiliano García-Page quiere ir por libre y desde Ferraz ya han tirado la toalla hasta el punto de que la ministra portavoz, Isabel Rodríguez le ha instado a que se haga cargo de sus palabras.

Emiliano García-Page ha tildado a los socios parlamentarios del PSOE como «malas compañías». «Intentemos no llegar a las elecciones ofreciendo repetir el puzzle. Esto es un deseo normal, todos los partidos deben aspirar a tener mayoría», ha apostillado el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. Sin embargo, estas palabras han sido recogidas por el Gobierno como un agravio más del presidente manchego al Ejecutivo nacional. De hecho, la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha tenido que salir a defender la gestión del Ejecutivo de coalición del PSOE con Unidas Podemos frente a las dudas del presidente autonómico, que alertaba del coste electoral de mantener las mismas compañías. «No tengo nada que decir, son sus propias declaraciones y palabras y se hace cargo de las mismas», ha subrayado Rodríguez en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

isabel rodríguez: No tengo nada que decir, son sus propias declaraciones y palabras y se hace cargo de las mismas

Pero es que no es la primera vez que Emiliano García-Page ha criticado la acción del Gobierno. El presidente manchego sorprendentemente también ha ensalzado la figura del líder de la oposición Alberto Núñez Feijoo. El presidente de Castilla-La Mancha ha asegurado que el histórico presidente de la Xunta de Galicia «no es una persona insolvente». «No voy a cambiar ahora mi opinión simplemente porque sea dirigente del Partido Popular», ha zanjado Emiliano García-Page causando malestar en su partido.

Emiliano García-Page es uno de los históricos del partido. Desde la década de los 80, el manchego ha estado ligado al Partido Socialista de Castilla-La Mancha. En dicha comunidad autónoma, Emiliano García-Page ha ostentado todo tipo de cargos. Desde Teniente de Alcalde y concejal de Festejos en el Ayuntamiento de Toledo hasta Secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha pasando por ser senador. Desde 2015, es el presidente de la región y parece ser que su forma de destacar a menos de un año vista de las elecciones es acaparar titulares criticando a su propio partido. Pero la ministra portavoz del Gobierno es clara con García-Page y le anima a que se haga cargo de sus palabras.

EMILIANO GARCÍA-PAGE Y SU PÉSIMA RELACIÓN CON PEDRO SANCHEZ

Emiliano no soporta al presidente. Esta frase se ha escuchado tantas veces en Moncloa que ya aburre al propio presidente del Gobierno. Hasta ahora, Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, estaba blindado por las buenas encuestas y los buenos resultados electorales. Sin embargo, Moncloa ha visto el cielo abierto para echar de una patada a ese barón tan incómodo que se ha convertido en una piedra en el zapato de los sanchistas. Emiliano no disimula: tiene una terrible relación con Pedro Sánchez y sabe que no le quieren al frente. El problema es que algunas encuestas internas (y las publicadas) que maneja el partido hablan de que García Page perderá la mayoría absoluta y no podrá gobernar. Y ante las malas expectativas, Ferraz se plantea tomar medidas radicales.

García Page
Emiliano García-Page y Pedro Sánchez (PSOE)

La oposición del presidente castellanomanchego al presidente es tan conocida que incluso el Partido Popular le tira los tejos a Emiliano García-Page para que presione a nivel interno al líder del PSOE en cualquier cuestión. Que el presidente de Castilla-La Mancha tiene una buena relación con el ala moderada del PP no es ningún misterio (especialmente después de que Alberto Núñez Feijoo, presidente del Partido Popular, elogiara las bondades de las plurinacionalidades). Pero tampoco lo es que mantiene un pulso con Ferraz desde hace tiempo considerable porque ha preferido ser un verso libre que someterse al rodillo del “sanchismo”. Y en este contexto, desde Ferraz se empiezan a ver tímidos movimientos para explorar vías alternativas a García-Page.

“No se pueden ni ver”, aseguran fuentes muy cercanas al presidente autonómica en referencia a su relación con Pedro Sánchez. Emiliano nunca ha sido un hombre del presidente y solo la mayoría necesaria para gobernar le ha mantenido relativamente a flote de cara a los suyos. Pero ahora Santos Cerdán y Adriana Lastra han recibido el tímido encargo, según fuentes del PSOE, de explorar alternativas para echar de una patada a Emiliano García-Page para así colocar en la región a alguien afín al presidente. Hasta el momento, los resultados de las encuestas que manejan en Ferraz son relativamente ajustados.