La delegación europea constata el boicot por denunciar la imposición del catalán

El catalán, a examen. Un nutrido grupo de eurodiputados visita Cataluña para conocer de primera mano el fracasado modelo de la inmersión lingüística, donde el catalán es la única lengua vehicular a pesar de las sentencias judiciales. El informe pisa fue muy claro al respecto, con una nefasta nota en las aulas catalanas. La Generalitat, para tratar de hacerse trampas al solitario, llegó a culpar a la segregación e inmigración de los malos resultados, una explicación tan clasista como xenófoba por la que tuvo que pedir disculpas y retirar las palabras, pero el problema sigue ahí.

Durante este lunes y este martes, el grupo de eurodiputados, a petición de Ciudadanos, ha iniciado esta ruta por las aulas catalanas para conocer de primera mano la situación de la educación en español y del catalán en Cataluña ‘in situ’, sin escuchar de oídas.

Los eurodiputados han visitado varios centros educativos catalanes, así como mantener un encuentro con la Generalitat, Síndic de Greuges, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Jesús Barrientos, y familias que han pedido la enseñanza también en español para sus hijos. La delegación de los eurodiputados pertenece a la Comisión de Peticiones de la Eurocámara tras haber realizado la solicitud hace casi dos años tras una denuncia por discriminación presentada por Asamblea por una Escuela Bilingüe.

ASAMBLEA POR UNA ESCUELA BILINGÜE MUESTRA LA REALIDAD DEL CATALÁN

Los eurodiputados de Ciudadanos y del Partido Popular han mostrado cautela en esta primera jornada. Tanta, que no han realizado ni una sola cuestión para no interferir en la labor de la delegación y evitar acusaciones de injerencia por parte del separatismo y catalanismo. Tal ha sido la discreción que han aguantado sin realizar declaraciones durante el recorrido.

El trabajo de inspección está en marcha y un exabrupto o una pregunta a destiempo podría echar por tierra el trabajo. Tal es la situación que el PSOE no ha enviado a ni un solo eurodiputado a realizar el trabajo, una muestra más de la larga mano de Salvador Illa, quien defiende el sistema de inmersión lingüística en Cataluña a pesar de los desastrosos resultados del último informe Pisa.

Una muestra más que hay gente que no entiende que hay muchas maneras de alcanzar el plurilingüismo

«Solo han hablado los diputados oficiales de la Comisión», ha asegurado Maite Pagazartundua, quien ha encabezado la delegación ‘naranja’, al tiempo que ha denunciado los insultos recibidos como «fascistas» y «racistas». «Una muestra más que hay gente que no entiende que hay muchas maneras de alcanzar el plurilingüismo y que promoverlo no es una forma obligatoria, como aquí se está intentando establecer», ha criticado en relación sobre la inmersión lingüística en Cataluña, un sistema único en el mundo.

CADA FAMILIA DEBE VELAR POR SUS DERECHOS

La delegación europea indaga si se están vulnerando los derechos fundamentales de las familias y si se están aplicando las sentencias judiciales que avalan la enseñanza de al menos el 25% de las asignaturas en español. «La gran cuestión se centra en el tabú de la política lingüística de la política y cultura catalanas», ha afirmado.

Con la inmersión lingüística se impone una única forma de aprendizaje, por encima del entendimiento y de las necesidades de los niños. «Cada niño y cada familia debe velar por sus derechos» y no se puede tolerar «que haya arbitrariedad o discriminación a la hora de ejecutar las sentencias», ha sostenido. Así las cosas, ha denunciado que la inmersión lingüística «no puede ser un dogma ni una religión».

Dolors Montserrat, Maite Pagazartundua y Jorge Buxadé en la delegación de eurodiputados para examinar la imposición del catalán
Dolors Montserrat, Maite Pagazartundua y Jorge Buxadé en la delegación de eurodiputados para examinar la imposición del catalán

De esta forma, los eurodiputados se sumergen en el lado más oscuro del nacionalismo identitario y excluyente, donde se impone el catalán y el español es relegado a lengua extranjera, a pesar de las sentencias del TSJC, Tribunal Supremo e incluso del Tribunal Constitucional. Todo ello, con una sangrante vulneración de los derechos del menor, acompañado de una falta de libertad y autocensura.

LA VULNERACIÓN DE DERECHOS DE LOS NIÑOS

Este sistema, vendido como un modelo éxito por parte de ERC, Junts y el PSC, se ha mostrado un fiasco estrepitoso, hasta el punto que el informe PISA llegó a dejar de evaluar la comprensión lectora en castellano debido a los bajos niveles alcanzados.

Se trata de la primera delegación europea que pisa sobre Cataluña para interesarse sobre la inmersión lingüística por primera desde su creación y a pesar de las innumerables sentencias contrarias al sistema educativo catalán. Son más de 40 años desde que Jordi Pujol, expresidente de la Generalitat y defraudador confeso, implementara este sistema con su Plan 2000, donde el catalán es el eje central al ser la única lengua en la que podrían dirigirse los catalanes a la administración.

No obstante, los tribunales han dado numerosos reveses, pero el Ejecutivo catalán continúa haciendo oídos sordos. Sin embargo, hay un grupo nutrido de asociaciones que buscan ahora revertir la situación, con denuncias directas a Bruselas y sin necesidad de acudir con intermediarios.

BOICOT DEL PSOE Y PSC A LA DELEGACIÓN EUROPEA PARA EXAMINAR LA INMERSIÓN LINGÜÍSTICA DEL CATALÁN

De hecho, tanto la Generalitat como los socialistas han decidido plantear un boicot a esta labor. Ahora sí, ‘Europa nos mira’, como tan insistentemente afirman tanto el líder de Esquerra, Oriol Junqueras, como Carles Puigdemont, el prófugo al que el PSOE obedece ahora para obtener el apoyo de los siete diputados. Antes fueron Artur Mas e incluso el PSC se manifestó en contra de la sentencia del Tribunal Constitucional en 2010.

Ahora, serán los padres y madres de los alumnos quienes tengan al fin su voz para denunciar la enseñanza monolingüe en catalán, un sistema único en el mundo. De hecho, España es el único país que permite a una región vilipendiar su lengua oficial. No hay excepciones, más allá de Groenlandia.

La Comisión Europea ha entrevistado a familias que han pedido también el español para sus hijos con la intermediación a Ana Losada, la presidenta de Asamblea por una Escuela Bilingüe.

BOICOT Y PRESIÓN INDEPENDENTISTA A LA DELEGACIÓN

La propia misión ha constatado el boicot de los independentistas y catalanistas, que han arremetido con fuerza contra la misma a pesar de que no se cansan de pregonar su axioma: «Per un país de tots, l’escola en català» -por un país de todos, escuela en catalán-. También se constata la gran estrategia del Ejecutivo catalán para imponer esta lengua en todos los ámbitos públicos y privados, con las conocidas ‘multas de la vergüenza’, impuestas a quienes no rotulen en catalán y lo hagan en otros idiomas.

Pese a que es su premisa, los nervios han aflorado en las asociaciones separatistas y catalanistas, quienes cuestionan ahora que se indague sobre este oscuro lado independentista e incluso el coste de la delegación. Lo preguntan los mismos que han exigido el pago de 300.000 euros para traductores en el Congreso de los Diputados y de otros 120 millones para imponer el mismo sistema en las instituciones europeas.

La inmersión lingüística es la garantía del aprendizaje de la lengua propia del país

Uno de los más beligerantes en estas entrevistas ha sido el sindicato USTEC-STEs, del ámbito educativo. «La inmersión lingüística es la garantía del aprendizaje de la lengua propia del país», afirman el mismo día de la visita de la delegación. A su juicio, aprender en español tres horas a la semana tiene el mismo impacto que las 35 horas lectivas que se dan en Castilla y León, líder del informe Pisa. «Es un derecho para los niños conocerla», afirman desde el sindicato en referencia al catalán, como si el español no tuviera cabida en el sistema.

De hecho, la excusa más repetida se centra en los estímulos que reciben los niños en la televisión, en la calle e incluso en la propia escuela. No obstante, las asociaciones catalanistas e independentistas, con el aval de la Generalitat, han implementado la figura del comisario político para vigilar la lengua en la que se comunican los alumnos. Los profesores también muestran en las propias notas trimestrales la lengua utilizada por los alumnos.

Tras estos dos días de trabajo, los eurodiputados elaborarán un informe de conclusiones y recomendaciones. Se espera con impaciencia el estudio, más por si se constata la realidad de la escuela catalana.