Alberto Garzón y Antonio Maíllo. Foto: Nueva Economía Forum.

Pablo Iglesias pretende cerrar un ‘Gobierno de cooperación’ con el PSOE para dar paso a sus dos propósitos en el espacio ideológico de Podemos: cerrar una fusión de Izquierda Unida, a la que proporcionarían representatividad y recursos a cambio de estructura; y cerrar el espacio al ‘errejonismo’, que pretende expandirse a través de antiguas confluencias de los morados.

Alberto Garzón es proclive a una ‘fusión moderna’: pretende que Izquierda Unida mantenga su propia marca, pero quiere que su partido comparta estructuras municipales y autonómicas con Podemos para evitar bicefalias o tricefalias al margen izquierdo del PSOE. Quizás con ello compense la grave crisis que atraviesa su partido en diez federaciones.

CRISIS EN CASTILLA Y LEÓN A PESAR DE ZAMORA

Francisco Guarido ha sacado pecho por su mayoría absoluta en Zamora, única capital de provincia que controlará Izquierda Unida. Pero el emblemático edil no pudo ocultar su insatisfacción por el patinazo autonómico de José Sarrión, que había promovido su tesis: acudir sin Podemos a las Cortes de Castilla y León.

La izquierda madrileña afila sus cuchillos para el 29-A: Sánchez Mato vs Carmena

'El año que vivieron peligrosamente'. Este podría ser el título cinematográfico que podría escoger un cineasta de atreverse a narrar los últimos 365 días de la izquierda madrileña, fragmentada en mil pedazos tras un polvorín que ha tenido dos grandes protagonistas: Pablo Iglesias y Manuela Carmena. ...

Sarrión se quedó sin escaño pese a superar los 30.000 votos y dimitió. Guarido ha culpado de la decepción a los pactos de IU con formaciones testimoniales en la comunidad autónoma como Anticapitalistas, Partido Castellano o Alternativa Republicana.

IU está en el limbo en Castilla y León mientras Pablo Fernández ha salido respaldado al frente de Podemos pese a mantener solo dos escaños. El barón morado ha sido integrado en la Ejecutiva de Pablo Iglesias.

‘ANTIGARZONISTAS’ AL FRENTE DE ASTURIAS, MADRID Y CATALUÑA

Alberto Garzón vio con satisfacción como Gaspar Llamazares renunciaba en diciembre a la portavocía de Izquierda Unida en Asturias. Pero la debacle política del excoordinador federal y su retirada tras el fracaso de Actúa no ha templado los ánimos en el Principado.

Y es que Ramón Argüelles, cercano a Garzón, perdió las primarias para encabezar la lista en Asturias ante la ‘antigarzonista’ Ángela Vallina, que solo salvó dos de los cinco diputados que permitían a IU tener su único parlamentario autonómico. El actual coordinador federal ya vio que las bases rechazaban con un 65% el pacto con Podemos para las autonómicas.

En la Comunidad de Madrid tampoco están para tirar cohetes: Sol Sánchez cerró a última hora un acuerdo con Podemos y logró dos de los cinco diputados de la confluencia. La baronesa tampoco tiene buena relación con Garzón, que apoyó sin suerte a Sánchez Mato en las municipales.

Pintoresca es la situación que vive Esquerra Unida i Alternativa, cuyo líder, Joan Josep Nuet, ha dimitido después de impulsar Soberanistes, cerrar un pacto con ERC y entrar en el Congreso del brazo de los independentistas.

Su renuncia se ha cerrado en falso porque sus afines controlan a la hermana catalana de IU y el histórico Francisco Frutos ha apadrinado un nuevo partido, Izquierda en Positivo, que se presentó sin obtener representación a las europeas de la mano de Javier Couso, exeurodiputado enfrentado con Garzón.

DESAPARECIDOS EN CUATRO COMUNIDADES

Izquierda Unida, zambullido junto a Equo en Marea Cántabra, no logró representación en el Parlamento cántabro tras negarse a pactar con Podemos, que tampoco ha alcanzado siquiera un escaño. La baronesa de IU, Leticia Martínez, se ha lamentado por los “pésimos resultados” pero no ha dimitido.

En Castilla-La Mancha también se han quedado fuera de las Cortes: Juan Ramón Crespo ha culpado al acuerdo de última hora con Podemos, que no logró renovar ni uno de sus dos escaños pese a haber ostentado la vicepresidencia del Gobierno desde 2017. El exlíder en la región, Cayo Lara, se ha mostrado muy crítico con Garzón.

Drama también en IU Canarias: Ramón Trujillo lideró sin acuerdos con otras fuerzas una lista que se situó como la novena más votada, lo que supuso cero escaños y la desagradable anécdota de haber sido superados por el PACMA.

José Luis Álvarez-Castellanos tampoco cerró pactos con Podemos en la Región de Murcia, donde IU se integró en Cambiar la Región de Murcia. La plancha logró cero escaños y los morados cayeron de seis a dos.

TOCA RENOVACIÓN EN OTRAS CUATRO COMUNIDADES

Unidas Podemos logró cuatro escaños en las autonómicas de Extremadura, donde la mayoría absoluta de Guillermo Fernández Vara les dejará sin peso estratégico. El líder de IU, Joaquín Macías, ha recibido fuertes críticas desde los Anticapis.

En Andalucía toca renovación tras la renuncia de Antonio Maíllo, único barón de Izquierda Unida que contaba con un peso específico tras haber cerrado un acuerdo con Teresa Rodríguez, que encabezó en diciembre la lista de Adelante Andalucía.

También podría haber novedades en Galicia, donde ejerce un liderazgo en la sombra Yolanda Díaz, más cercana a Iglesias que a Garzón. La excoordinadora federal de IU en Galicia conoce al líder morado desde que el secretario general de Podemos asesoró a Beirás en las autonómicas de 2012 y ahora ejerce de diputada en el Congreso.

La actual líder de IU en Galicia es Eva Solla, única diputada autonómica ‘garzonista’, vicespresidenta segunda del Parlamento gallego y distanciada de Díaz. Solla se ha mostrado muy crítica contra En Marea en la batalla que se vivirá a cinco en la izquierda gallega en 2020: Podemos, Anova, IU, En Marea y PSdG.

Tambores de cambio se escuchan también en Navarra después de que la única diputada de IU haya desvelado que esta será su última legislatura. Marisa de Simón salvó el escaño por 26 votos y vio con pesar como su partido desaparecía en el Ayuntamiento de Pamplona.

El 26-M también fue una noche trágica en Tudela para IU, que se quedó sin el gobierno municipal. Eneko Larrarte, hasta ahora alcalde de la ciudad ribera, es la persona que más ilusión despierta a nivel interno para convertirse en nuevo líder de la coalición Izquierda-Ezkerra.

CIERTA CALMA EN CINCO TERRITORIOS

Cierta calma se respira en cinco territorios: Juanjo Martínez lidera a IU en Baleares, que presumiblemente entrará en el Gobierno del PSOE. Rosa Pérez Garijo, número uno de Esquerra Unida del País Valencià, recogerá la cartera de Calidad Democrática, Buen Gobierno, Transparencia y Cooperación tras renovarse el Pacto del Botánico.

Garzón

La falta de un liderazgo alternativo aplaca las críticas a Garzón en IU

Alberto Garzón pasa sus horas más bajas al frente de Izquierda Unida. Tan solo la falta de un candidato alternativo aplaca las críticas del sector de independientes que se revuelve frente a su liderazgo.El diputado malagueño pretende tutelar junto a Pablo Iglesias una especie de fusión entre Izq...

También existen serias posibilidades de que Izquierda Unida entre en el Gobierno de La Rioja y Logroño tras el pacto del PSOE con Unidas Podemos. Y Álvaro Sanz intentará exprimir el único escaño de IU en Aragón, donde pueden apoyar a Javier Lambán. Isabel Salud por su parte lidera Ezker Anitza, que formará parte de Unidas Podemos en las autonómicas vascas para 2020.

Comentarios