Borrell
El ministro de Exteriores, Josep Borrell, y el diputado de ERC Gabriel Rufián. Foto: Europapress.

Los republicanos lo ven “evidente”. El nombramiento del socialista Josep Borrell como jefe de la diplomacia de la Unión Europea ha sido consecuencia directa del desafío independentista. De hecho, que el todavía ministro de Exteriores se haya convertido en un alto cargo de la UE “evidencia” aún más que el conflicto catalán ya se ha internacionalizado, según aseguran desde Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

“Borrell genera más enfrentamiento que soluciones”, comentan fuentes del partido republicano. No es ningún secreto que el ministro de Exteriores no es visto con buenos ojos por los independentistas. Pero su nombramiento como Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad sí lo ven como una evidencia de que los nacionalistas han conseguido su objetivo de internacionalizar el conflicto.

Aún así, desde ERC no creen que Borrell se haya presentado a las elecciones europeas del pasado 26-M con el objetivo de acceder a la Unión Europea. El ministro podía haber sido nombrado alto representante de la UE sin necesidad de pertenecer al Parlamento Europeo. Por tanto, la candidatura del socialista no fue más que estrategia política, aclaran desde Esquerra. De hecho, Borrell obtuvo mejor resultado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Borrell

Borrell aspira a ocupar la vicepresidencia de la Comisión Europea

Su currículum es largo. A sus 72 años, Josep Borrell ha pasado de ser en 1978 concejal de Majadahonda (Madrid) a estar al frente de dos ministerios e incluso a presidir la Eurocámara. Ahora, tras ganar las elecciones europeas, el todavía ministro de Asuntos Exteriores aspira a ocupar un importante c...

Y en relación con el líder socialista y aún presidente en funciones, ERC también lanza un mensaje. No tienen líneas rojas para facilitar su investidura el próximo 22 y 23 de julio, pero tampoco le llevarán al palacio de la Moncloa con un “cheque en blanco”. Los republicanos sostienen que Sánchez no les ha llamado. No ha habido ningún tipo de contacto entre ambas formaciones excepto alguna reunión esporádica entre la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián.

Al margen de eso, nada. Por este motivo, los independentistas evitan posicionarse sobre si prefieren apoyar un gobierno de coalición entre los socialistas y Unidas Podemos o un gobierno en solitario del PSOE. “De momento no hay nada definido. Que Pedro Sánchez contacte con nosotros y veremos”, destacan desde la formación nacionalista. “Tenemos que hablar para ver qué ofrece”, aclaran.

ERC no pone líneas rojas para dar su apoyo a la investidura. Pero consideran que presentarse ante el Congreso sin los respaldos necesarios es “irresponsable”. Y más si no se ha reunido con los partidos que pueden asegurarle revalidar su cargo. Además de las reuniones entre Lastra y Rufián ha habido “algún contacto más”. Pero esporádico y que no ha trascendido. Una falta de comunicación que también se ha dejado notar con Unidas Podemos.

Desde que el secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, negociara sin éxito el apoyo de ERC a los presupuestos generales del estado con Oriol Junqueras en la cárcel de Soto del Real, se ha mantenido en un segundo plano. Así lo acreditan desde ERC cuando detallan que tampoco ha habido ningún tipo de contactos entre su formación y los de Iglesias. Con el conocido “no me consta”, desde el partido independentista aseguran que no ha habido ninguna reunión formal con Podemos. Razón por la cual prefieren abstenerse de detallar si prefieren un gobierno de coalición o en solitario.

COALICIÓN DE IZQUIERDAS

Cataluña esta polarizada. Pero no en bloques de izquierda y derecha, sino entre independentistas y “unionistas”. Y todos los conflictos políticos catalanes se mueven en ese eje. Tanto es así que la revalidada alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, logró el bastón de mando de la ciudad condal con el apoyo de Manuel Valls, candidato a la misma alcaldía. Es decir, que Barcelona pel Canvi (el partido liberal del exprimer ministro Valls) apoyó la investidura de la candidata progresista de Barcelona en Comú.

Esta dinámica es la que quieren romper los nacionalistas. Al menos según las últimas declaraciones del portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián. “Sin obviar el espacio de centro derecha liberal y conservador catalán, el futuro pasa por coaliciones de izquierdas”, ha destacado este viernes el diputado. “El futuro de este país pasa por coaliciones de izquierdas y pasa por el espacio autodeterminista de los comunes”, ha aclarado.

Valls a Exteriores, las posibles nuevas caras de Sánchez para el Gobierno

Los resultados del PSOE en las elecciones generales del pasado 28 de abril invitan a pensar que Pedro Sánchez estará al frente del Ejecutivo durante los próximos cuatro años. Los socialistas arrasaron, pero quedaron lejos de la mayoría absoluta. Para ser investido presidente del Gobierno, Sánchez ne...

Unas declaraciones que vienen motivadas precisamente por lo ocurrido en Barcelona. Porque según Rufián, su formación política “está condenada a entenderse con los comunes”. Aunque ese entendimiento no tuviera lugar en la ciudad condal. Además, según el portavoz republicano, deben ir de la mano porque son “compañeros de represión”. Ahora queda en el aire si ERC apoyará el gobierno de izquierdas que se pondrá sobre la mesa el próximo 22 y 23 de julio.

Comentarios